17 de marzo de 2013

"LA LÍNEA" de Osvaldo Cavandoli

"La originalidad no consiste en decir cosas nuevas, sino en decirlas como si nunca hubiesen sido dichas por otro". J. W. Goethe



Durante los años 70, las televisiones de media Europa emitían una serie de animación (en España no llegó a estrenarse), sobre un curioso personaje construido solamente, a partir de una línea blanca y un fondo oscuro. Concebida inicialmente como logotipo para una campaña publicitaria, poco podía imaginarse Osvaldo Cavandoli, alias “Cava”, que su personaje terminaría con serie propia y que se convertiría en todo un clásico. Cava rompía con los criterios convencionales de animación y creaba un estilo único y personal.
El formato no puede ser más sencillo: una mano, la del propio Cavandoli, aparece y dibuja una línea horizontal de la que surge la silueta de un hombrecillo de amplia nariz. Minimalista, expresivo y lleno de vida, La Línea se desplaza hacia una serie de situaciones inimaginables y divertidas que su creador, como divina providencia le planteará, forjándose entre ellos una complicidad y una entrañable ilación que parecen desafiar los límites de la pantalla. 
El espectador nunca puede adelantarse a la trama dada su espontaneidad e inmediatez. Haciendo alarde de una gran dosis de creatividad y talento, Cava logra hilvanar magistralmente historietas con humor y seducir al público de todas las edades. Los movimientos, los gestos, cambios de color de pantalla (indicador del estado de ánimo) y frases ininteligible conducen la acción y son suficientes para contarnos todo lo que debemos saber sobre este simpático personaje. !Simplemente genial!.






2 comentarios:

  1. Que serie tan creativa. Con algo simple se pueden hacer maravillas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, buen ejemplo de lo que se puede hacer con talento e imaginación....

      Eliminar