4 de abril de 2013

DEMASIADA FELICIDAD, de Alice Munro

"No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo." Oscar Wilde

Portada de "Demasiada felicidad" Lumen
Traducción: Flora Casas
“No hay pesar que el tiempo no cure,
pérdida ni traición
irremediable.
Bálsamo para el alma,
aun si la tumba
cercena
al amante del amado
y cuanto comparten.
Mira, brilla el sol,
pasado el aguacero;
las flores lucen su belleza,
¡qué hermoso día!
Que el amor y el deber
no te inquieten.
Los amigos largo tiempo olvidados
quizá te esperen allí donde
vida y muerte todo igualan.
Nadie largo tiempo te llorará,
por ti rezará, te extrañará.
Tu lugar ha quedado libre,tú ya no est
ás“.
Poema de Walter de la Mare (1873-1956) que aparece en el libro.


Este libro es bueno. Así de entrada. Alice Munro (Canadá,1931) está considerada una de las mejores escritoras contemporáneas en relatos breves y su nombre suena permanentemente como candidata al premio Nobel de Literatura. 
Entrar en el universo de esta autora exige una previa indicación; en sus cuentos no se narran grandes proezas y sus personajes no son gloriosos. No. Aquí, lo cotidiano y los pequeños instantes son los escenarios elegidos para el habitar humano. Proscenios desde los cuales las pasiones, los temores, el hastío, el amor o la más sórdida tragedia darán buena cuenta de sus mejores interpretaciones. Bajo un halo de tangible tristeza, los personajes que lo pululan, son personas corrientes, que se salvan de su mediocridad porque se verán acometidos por unos acontecimientos insólitos e insospechados. La señora Munro -y ésa es la clave- crea ambientes desasosegantes dentro de un marco de normalidad cotidiana para luego regalarlos como pedazos de realidad.
¿Y luego qué? pues ante esos infortunios, ante ese destino desalentador, la canadiense da muestra de una amable sensibilidad y se apiada. Como un bálsamo, obsequia un final inesperado que ni los atribulados protagonistas ni el más avispado lector preveen.

Alice Munro publicó "Demasiada felicidad" a los setenta y ocho años. Es una antología de diez cuentos ambientados en su mayoría, en el Canadá profundo. Todos excelentes. 
De variada temática algunos son duros. Verbigracia el de una joven madre que ha de enfrentarse al duro trance de haber perdido a sus tres hijos de una forma terrible. O aquel que se refiere a la impotencia de unos padres por el cambio de credo de sus hijos, que dotados de un coeficiente intelectual impresionante, abandonan sus respectivas carreras para irse a vivir como hippies o aquella señora enferma de cáncer que es abordada por un asesino en serie. 
Sin embargo, el broche de oro lo pone un cuento, que desmarcándose del resto, narra la vida de la matemática y novelista rusa Sofía Kovalevski. Munro novela ejemplarmente, sus aventuras y desventuras, su lucha contra el sexismo de la época, su desdichada vida amorosa y cómo se convirtió en la primera mujer en conseguir una cátedra en una universidad europea. 
Con una prosa llena de naturalidad y sencillez, ningún relato carece de elegancia y pulcritud narrativa. Tampoco falta el humor. Uno de esos libro que te hace prorrogar la hora de apagar la luz por la noche. 

PD: Os propongo  "My love is gone" de Russian Red


2 comentarios:

  1. Nunca había escuchado hablar de esta escritora, con esta sinopsis, voy a buscar alguno de sus relatos para disfrutarlo, saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bien escribe! es el mejor cumplido que puedo hacerle. Alice Munro tiene una habilidad casi única para envolver al lector dentro de una trama. Por fin se hizo justicia, y le otorgaron el Premio Nobel de Literatura. Espero que su lectura resulte de tu agrado. Un abrazo.

      Eliminar