4 de junio de 2013

LAS UVAS DE LA IRA, de John Seintbeck

"Cuando nos necesitan nos llaman emigrantes, y cuando ya les hemos recogido la cosecha, somos vagabundos y tenemos que largarnos." John Steinbeck de "Las uvas de la ira"

En caso de incertidumbre, sí alguna vez alguien os pregunta "¿Qué puedo leer?" recomendad algún clásico. La opción Alta Literatura y entretenimiento, nunca falla.
"Las uvas de la ira" ha entrado a formar parte de la élite de los imprescindible por categoría propia. Es un clásico, que a pesar de sus casi 75 años, no ha perdido ni un ápice de vigencia ni de calidad literaria. No es por complacencia esto que digo, su escritor es una de las plumas más lúcidas que ha parido la literatura americana. La obra tuvo una apoteósica e inmediata aceptación tras su publicación en 1939 siendo galardonada un año más tarde con el premio Pulitzer. En 1962 el Premio Nobel tampoco se le resistiría. 
Steinbeck nos legó una de las obras más sobresalientes de la literatura. Su publicación estuvo rodeada de controversia debido a su acerada denuncia sobre el pueblo oprimido, de hecho llegó a estar censurada en varias ciudades de California. Y es que el autor no sólo escribe bien sino que pone el dedo en la llaga y denuncia el salvaje sistema capitalista y la ruptura del sueño americano sacudiendo la lasitud del Congreso que ante una conmocionada opinión pública reacciona y aprueba medidas urgentes para combatir la grave situación. Talla una crónica social donde evidencia sin el menor escrúpulo la mediocridad de la América profunda y de sus instituciones. 

América años 30. Los Joad, una familia de granjeros de Oklahoma, han perdido su hogar y sus tierras. Deciden irse a California, la tierra de leche y miel, recorriendo medio país por la ruta 66, esperanzados de poder encontrar en la recolección de la uva un medio de subsistencia. Pero a medida que se aproximan a su destino, la tierra de promisión se diluye desenmascarando una dura realidad. Lo que se encuentran es una marea humana de refugiados que se agolpan en los campos y que se ven forzados a soportar extenuantes jornadas de trabajo en condiciones infrahumanas a cambio de mezquinos salarios. 
Con una elegante narrativa de amena lectura, Steinbeck plasma magistralmente ese ambiente de desolación y de pobreza que vivió gran parte de la sociedad americana, incluido él. Consigue pespuntear escenas de un dramatismo fuera de lo común, como el dechado de la vida miserable en los hooverville o el aspecto decadente y decrépito que exudaba la vida a pie de carretera: camionetas destartaladas, talleres abandonados, negocios desangelados y todo tipo de trampas para sacarles los últimos rescoldo de dinero a los emigrantes. Muchas escenas son intensamente impactantes siendo el final uno de los momentos más desgarradores de toda la historia. 
El título de la novela proviene de una frase incluida en un conocido himno religioso americano. Su pretensión era hacer referencia a la indignación que suscitaban todas esas indecibles penurias durante la recesión. Porque quienes verdaderamente pagaron las consecuencias del Crac del 29 fueron millones de americanos que jamás habían invertido en bolsa y que sin embargo lo perdieron absolutamente todo. Unos pobres nuevos, que habían vivido en un país próspero y que de repente se había venido abajo como un castillo de naipes. Las similitudes con la crisis económica actual es tan evidente que hace inevitable no establecer un paralelismo y exige algunas reflexiones: encasquetar la decadencia de Occidente a la avaricia y la corrupción que campan por doquier.

Fotogramas de la película "Las uvas de la ira" de John Ford.

John Ford la llevaría al cine en 1940. La película obtendría seis nominaciones a los Oscar, de los que obtendría dos. Fueron muchos los artistas (Pink Floyd, Bruce Springteen, Camel, Woody Guthrie...) que se inspiraron en la novela para crear algunas de sus obras.

PD: Tanto la película como la novela estuvieron prohibidas en Rusia. Aunque Steinbeck criticaba el capitalismo, Stalin la censuró. Su alegato era que los más pobres americanos aún podían ir en coche.
Propongo "The ghost of Tom Joad" de Bruce Springteen.




12 comentarios:

  1. Me resultaba familiar esta obra, pero con este articulo, me has alimentado bien, diría que me has sobrealimentado, jejeje, excelente articulo, La historia se repite, los grandes opulentos no escarmientan, o será que como he escuchado a ciertos analistas económicos, están a propósito siguiendo el mismo esquema?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No soy analista pero si de algo estoy segura es que la crisis actual no es fruto del azar, pero sí es el subproducto de una política deliberada...Léete el libro, te gustará. Abrazos

      Eliminar
  2. Adoro a Steinbeck!!! Me devoré Al este del Edén y lo que más me ha gustado de él es una novela muy breve titulada The Moon is Down. Merece un reseña, y te la agradezco, Marybel!!!

    Un saludo!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Steinbeck fue un hábil estilista. Lo que más me gusta de este escritor es el manejo de la frase corta y su manera de retratar al pueblo americano. Hace poco leí "El autobús perdido", una preciosa novela de personajes. Bienvenida Fer y gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. ¿Han leído "La perla"? Este escritor, tanto como Faulkner y tantos otros hermosos escritores que nos legó la literatura estadounidense, es otro de los que ahonda en el ser humano con una delicadeza extraordinaria. Como bien describe Marybel, es una literatura clásica y vigente, sumamente estética y conmovedora. Como los ancianos -como Cormac McCarthy, otro de los estadounidenses a quién admiro-, nos van susurrando las historias al oído. Todo se vuelve extraño, como una especie de sopor interminable, como una nana de esas que nos arrullaban siendo niños. Gracias Marybel, el contenido de tu blog es de una delicadeza y de una calidad extraordinaria. Leer aquí se siente tan bien como leer un buen libro. Muchas gracias. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace años leí "La perla", y que curioso, a pesar de tener pocas hojas y ser de fácil lectura, no lo recuerdo con una excesiva admiración. No es que no me gustara, pero no caló tan hondo como otras lecturas. Cada libro tiene su momento, incluso diría que son ellos quienes te escogen...
      Muchas gracias por tus sugerencias, quedan anotadas, y por tus amables palabras Alan. Saludos.

      Eliminar
  4. Uno de mis pendientes para el 2014. Un verdadero placer leer tus estupendas reseñas. Me anoto "El atobús perdido" y la que anota Fer, muy nutritiva tu web Marybel. Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Sandra. Seguro que Steinbeck te gustará. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. lo que mas me sorprendió fue cuando habla de los lideres (sindicalistas/socialistas) clandestinos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin lugar a dudas, es un libro excepcional!!

      Eliminar

  6. Hola Marybel... ¡Excelente! ... como siempre
    Hay muchos seres que en determinadas coyunturas en su tiempo, llegan a ser refugiados dentro de su propios países, un ejemplo, el Crac del 29, familias haciendo fila por un plato de sopa, paro absoluto, suicidios, miseria lacerante padecida principalmente por quienes ni idea tenían de la Bolsa y sus asuntos. Igual ocurre en los procesos migratorios internos como el núcleo del libro "La uvas de la ira" familias emigrando, buscando una vida mejor, lamentablemente, se llevan la sorpresa que el presunto "Edén" es un reservorio de seres maltratos tirados a la esquina del camino ¡Cuantas similitudes con el momento actual! … y del libro a hoy, ya van 75 años ¿Cualquier similitud con la realidad actual, es una casualidad? Saludos Scarlet (Luna)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo también me lo cuestiono. Esto no es meramente casual sino causal, y ten la certeza de que la misma gente que la provocó, ha sido la gran beneficiada de la misma. Creo que se llama: usura.
      Gracias Scarlet.
      Besos.

      Eliminar