28 de abril de 2013

CRÍMENES, de Ferdinand Von Schirach

" Lo más perturbador es que. situados en las mismas circunstancias, nosotros quizá habríamos cometido los mismos crímenes". F.V.S a "Le Figaro"

Portada "Crímenes" Ed. Salamandra. 2011
No soy una fanática del best seller, tampoco soy una acérrima enemiga, pero desconfío de la narrativa manufacturada impuesta por los intereses de la industria editorial. Lo cual no significa que un best seller tenga que carecer de virtudes narrativas como es este caso. En "Crímenes" Ferdinand Von Schirach puede alardear de haber entregado al mundo un producto inteligente, digerible, entretenido y de haber acertado plenamente en cuanto a éxito comercial, de hecho se ha hecho una serie en Alemania. 
Afamado penalista de Berlín, se convirtió en abogado de la literatura con este recopilatorio de relatos arrastrado por el insomnio. De familia de juristas con pedigrí, es un "von" de verdad que se remonta al siglo XVIII; quizá a alguno le suene su apellido ya que su abuelo Baldur Von Schirach, fue el primer líder de las Juventudes Hitlerianas condenado a veinte años de prisión en el proceso de Nuremberg. Posteriormente escribiría un libro de memorias, "Yo creí en Hitler" (Editorial Barcelona, 1968).
El bufete de Von Shirach se ha ocupado de los casos más famosos de los últimos años en Alemania y en este volumen recoge once relatos judiciales seleccionados de entre los setecientos procesos que llevó. Once casos sobre el insondable comportamiento humano donde nada es lo que parece. Como un entomólogo, bucea por debajo de la superficie para llegar a la verdad de los hechos dejando que estos hablen por sí solos y expongan la realidad en toda su crudeza. 
Declama a los cuatro vientos que la culpabilidad y la inocencia son asuntos escabrosos y su resolución impredecible. La Justicia está pautada por vericuetos legales y por códigos de ética profesionales. No es ajena a la engañosa realidad y los abogados la manipulan para defender la presunta inocencia de sus clientes. En un terreno tan terriblemente resbaladizo como éste, a veces los culpables son exculpados por una defensa inteligente, otras veces el sentimiento de culpa es mucho más duro que la propia ley. En una entrevista Von Shirach declaraba: “Nosotros no podemos saber cuál es la verdad. Eso es una ficción, no estábamos allí. Y no sabemos qué es lo que pasó. El juez se limita a recibir pruebas. Al final tampoco sabe lo que pasó pero tiene una teoría al respecto y en un juicio la cuestión es si esa teoría es buena o es mala. Nada más. Lo cierto es que no tiene nada que ver con la verdad”. Lamentable pero cierto. Sea como fuere, y a pesar de que todas sus historias están salpicados de una extrema brutalidad, el autor rescata al delincuente de sus delitos y nos habla de personas que en la mayoría de los casos no tuvieron suerte. No juzga, sólo advierte de que en cada uno de nosotros cohabita un velado criminal. 
"Crímenes" son crónicas breves protagonizadas por individuos víctimas de sus circunstancias. Hay un hombre con tendencias caníbales que quiere merendarse a su novia y otro sobre el robo de una pieza de cerámica japonesa del siglo XVI que desemboca en la muerte de dos malhechores. Hay una mujer que asesina a su hermano por piedad y un respetable médico maltratado por su esposa durante cuarenta años que un día sufre un erupción de violencia y le parte el cráneo. Su confesión es tan extraordinaria como su castigo: tres años de cárcel. Todos fascinantes. 
Como narrador muestra una sensibilidad especial para incidir en los detalles de cómo se procesa y se castiga un delito, y un don especial para tocar la fibra sensible. Su técnica peca de un diálogo parco en florituras y de una prosa concisa y quirúrgica, muy cercano al estilo judicial. Yo sentenciaría que es un best seller de calidad, muy bien escrito. 

PD: Sólo hay dos tipos de criminales a quienes Ferdinand von Schirach no representa: a pederastas y a extremistas de derecha. Recientemente ha publicado "Culpa", segundo recopilatorio de relatos y continuación de "Crímenes".

PD II: Tracy Chapman y su "Telling stories". Hermosa música la de esta mujer.




4 comentarios:

  1. Hola mi querida Mary, ya me dio curiosidad por este libro, tienes la capacidad de despertar mi apetito literario. Von Schirarch tiene ética para no querer representar a pedófilos.
    PD. Me encanta la música de Tracy Capman

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me gusta mucho Chapman. En cuanto al libro, creo que éste se adecua más a tus gustos, lo digo por lo siniestro y todo eso. Un abrazo muy fuerte.

      Eliminar
  2. ¡Excelente! Tan bueno como siempre. Hermosa reseña. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No la había vuelto a leer desde que la publiqué; lo volví a hacer hoy y he arrugado el entrecejo...será deformación jejeje
      Gracias Alan. Un placer tus visitas.
      Un abrazo.

      Eliminar