1 de octubre de 2013

AJAMI, de Scandar Copti y Yaron Shani

"Mi hermano siempre dice que el miedo es la mayor vergüenza, y que sólo los cobardes huyen." Ajami


Premiada en diversos festivales internacionales y finalista al Oscar a la mejor película extranjera, "Ajami" (2009) nos sitúa en el escenario de una de las regiones más inveteradas de conflictos del planeta. 
Con más historia de la que puede digerir, Ajami es el nombre de uno de los barrios más peligroso de la ciudad israelí de Jaffa. Un infierno absorbida por Tel-Aviv donde conviven un crisol de culturas que no han sido capaces de integrarse por el conflicto étnico-religioso entre judíos y palestinos. Para sus habitantes, la degradación social, la lucha por la supervivencia, la desesperanza y el fracaso estatal son el común denominador.


Esta realidad no impidió a los directores, el palestino Scandar Copti y el israelí Yaron Shani, trabajar juntos en un guión y un rodaje que se ha hecho bajo un sistema absolutamente original. Buscando el máximo realismo, contó con actores no profesionales que prácticamente fueron los personajes. No se realizaron ensayos y todas las escenas se rodaron a la primera, sin repetir. Escena a escena y sólo un plano. El elemento sorpresa fue la premisa de la película. A veces la escena era tan real e intensa que los directores tuvieron que parar la grabación para que nadie resultara herido. 
Dividida en cinco capítulos, esta ópera prima narra en un tono documental la dura realidad de un grupo de gentes que convergen violentamente en Ajami. Una narración visceral, fidedigna de historias cruzadas -con continuos saltos en el tiempo- que refleja los puntos de vista encontrados y, especialmente, la vida de violencia subyacente al conflicto cultural: corruptelas, mafias y traiciones. 
Una observación: no es para el espectador acostumbrado a desarrollos y desenlaces rápidos. El fluir de las escenas resulta hipnótico pero el espectador se verá obligado a armar el rompecabezas para componer el resultado final de la historia.


Nasri es un adolescente de trece años cuya infancia está marcada por la violencia. Ahora su familia vive bajo el miedo y la amenaza desde que su hermano Omar se enfrentó al clan mafioso del barrio. La solución pasa por lograr dinero para evitarlo, así que recurre a la venta de drogas. Por otro lado, Malek, un refugiado que trabaja y malvive ilegalmente en Israel, nos acerca a la difícil realidad del pueblo palestino. Pero también podemos sentir la angustia del policía judío Dando, que busca dramáticamente a su hermano desaparecido o el del palestino Binj, quien anhela un idílico futuro con su novia de origen judío, junto a la playa. 
Nos encontramos, pues, ante una de esas películas necesarias, cuyas imágenes nos revelan una dramática realidad no siempre bien entendida, no lo suficientemente conocida y, por lo tanto, una realidad doblemente trágica: por su propia naturaleza y por la indiferencia recibida como respuesta desde la comunidad internacional. Enemigos irreconciliables, separados fundamentalmente por sus creencias religiosas, todos están obligados a coexistir en un lugar donde es difícil encontrar la justicia y el orden. La paz tal como la conocemos es un lujo aún remoto para ese caldero de pueblos resentidos con justísima razón. 
La película narra. No pontifica.





Título original: Ajami/ País: Israel/ Año: 2009/ Director: Scandar Copti, Yaron Shani/ Guión: Scandar Copti, Yaron Shani/ Intérpretes: Shahir Kabaha, Ibrahim Frege, Fouad Habash, Youssef Sahwani, Ranin Karim, Eran Naim, Scandar Copti, Elias Sabah, Hilal Kabob, Nisrin Rihan, Tami Yerushalmi,Moshe Yerushalmi, Sigal Harel, Abu-George Shibli/ Música: Rabih Boukhari/ Fotografía: Boaz Yehonatan Yacov/ Duración:120 minutos/ Premios: Nominación al Oscar 2009, Premio de la Academia de cine israelí y mención especial en el festival de Cannes.




8 comentarios:

  1. Planteada de esa manera suena interesantísima, y muy experimental esta película documental. Dejar que cierta improvisación vaya delineando y construyendo la historia es una apuesta muy arriesgada que a juzgar por el resultado ha sido exitosa.

    Como de costumbre Marybel, una excelente reseña muy precisa que invita al lector a sumergirse en el cine.

    ResponderEliminar
  2. Es una historia dura en la que se refleja el conflicto que azota esta parte del planeta, la corrupción y en general, la intolerancia hacia quienes no piensan del mismo modo que ellos. Se ve con interés.
    Gracias por tu participación.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Un palestino y un israelí haciendo juntos una película que aborda la tragedia social y religiosa que azota a esa conflictiva región ...me parece una propuesta de lo mas atrayente. A parte de que parece interesante la manera en que se ha hecho este film, quiero acotar que sus dos realizadores son un ejemplo para quienes lideran la región, las diferencias culturas-religiosas son barreras si, pero no tienen que ser inexpugnables necesariamente. tal vez me equivoque en mi apreciación.
    Un abrazo Mary y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, la propuesta sale de una premisa bastante original...supongo que ha sido una forma de gritarle al mundo que la convivencia es posible. No sé, hay pueblos que llevan toda su historia batallando, no saben lo que es vivir en paz...
      Gracias Ale, otro fuerte abrazo para ti.

      Eliminar
  4. Esta no la he visto, pero sí vi algunas por el estilo y suelen ser duras. Es una realidad muy compleja, así es que supongo que me perdería también yo. Es muy arduo entender bien todos los conflictos en esa región del planeta. Como apunta Alejandra, el hecho de que un palestino y un israelí se hayan unido para mostrar una realidad de manera tan cruda y realista es más que meritorio.

    Un abrazo y buen finde, Marybel!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi ingenuidad me dice que es posible, más te pido tu opinión sobre esto:
      http://internacional.elpais.com/internacional/2014/02/10/actualidad/1392017367_847619.html
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  5. Hola Marybel,yo encantada de vivir estos filmes de la mano de tu pluma,este tipo de historias interesantes porque muestras más allá de las viceras,muestras el esqueleto de estos paises que el abuso del poder y la injusticia los ha llevado al extremo ......Éso en cuanto a la historia,en cuanto a la producción la complicidad que unió a los creadores del film a pesar de sus diferencias y además hacerlo con tanto éxito,mostrando una realidad de tantas que viven estos paises tan radicales... Las causas ya todos las sabemos ...Saludos hermosa,esperando la siguiente entrega,un gran abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En 1940, Joseph Weitz, jresponsable de organizar los asentamientos en Palestina, escribió: «Entre nosotros tiene que estar claro que no caben dos pueblos en este país. No conseguiremos nuestro objetivo si los árabes permanecen en este pequeño país. No hay otra manera más que trasladar a los árabes de aquí a los países vecinos. A todos ellos. No hay que dejar ni una aldea, ni una tribu.» Lamentable!!!
      Abrazos:))

      Eliminar