10 de junio de 2013

NÉMESIS, de Philip Roth

"Nací durante la Depresión, ese mismo mes Roosevelt y Hitler llegaban al poder. El trasfondo de mi infancia fue la Segunda Guerra Mundial. El estallido de la Guerra Fría marcó mis años en la escuela. La Caza de Brujas de McCarthy y la guerra de Corea me cogieron en la universidad. Así pues, como tantos otros miembros de mi generación, crecí y me eduqué rodeado de acontecimientos nacionales de enorme impacto." Philip Roth.

Portada "Némesis". Ed. Debolsillo. 2012
Philip Roth está considerado uno de los grandes autores de culto de la literatura del siglo XX. Hombre de una obra muy prolífica cuenta con una legión de feligreses incondicionales en todo el mundo. Esta novela permite corroborar semejante devoción. 
Wikipedia define a Némesis como la diosa griega de la justicia retributiva, la solidaridad, la venganza y la fortuna. Castigaba sobre todo la desmesura y sus sanciones tienen usualmente la intención de dejar claro a los mortales que, debido a su condición humana, no pueden ser excesivamente afortunados ni deben trastocar con sus actos, ya sean buenos o malos, el equilibrio universal.
Pues bien, Roth se apoya en esta leyenda para seccionar un trozo de vida cotidiana y explorar un misterio: la injusticia de la enfermedad, la tiranía de lo contingente y la consecuente vulnerabilidad de la condición humana. 
La acción se desarrolla en New Jersey durante el verano de 1944. América acaba de entrar en la II Guerra Mundial. El protagonista, Bucky Cantor, es un joven instructor deportivo de niñosque por un problema de miopía se le niega el deseo de ir a combatir al Pacífico. 
Mientras los nazis asesinan a escala colosal en los campos de exterminio, otra tragedia está a punto de cernirse en el barrio judío de Newark en New Jersey. La impronta judía es muy fuerte en la obra de Philip Roth. Una epidemia de poliomielitis se abate en la ciudad ensañándose particularmente con la población infantil. Los efectos son devastadores: parálisis, atrofia muscular o muerte. Los más afortunados podrán vivir en un pulmón de acero durante unos años para sucumbir finalmente. En ese momento, la ignorancia respecto a esta enfermedad era casi absoluta. Faltaban aún diez años para disponer de la vacuna y Bucky contempla con impotencia como el poliovirus va diezmando la población. Una guerra que no sabe cómo batallar a pesar de su buena disposición por hacerle frente. ¿Dónde está el sentido de la vida?, ¿Dónde está la justicia?, ¿Por qué la tragedia golpea siempre a quienes menos la merecen?. No hay respuesta. La enfermedad no sólo trae mutilación y muerte, también va dejando, en orden consecutivo, un reguero de temor, rabia y resentimiento que asedian su integridad moral. Del dolor al miedo y de la huida al más terco remordimiento autodestructivo, Bucky  sufre una gran transformación personal. Pasa de ser la persona más respetable e íntegra de la comunidad a convertirse en un traidor y en una de esas personas rotas, víctimas por la época en la que le tocó vivir. Al hombre bueno también pueden lloverle infortunios. 
“Sólo un demonio puede inventar la polio; sólo un demonio puede inventar a Horace (un retrasado mental); sólo un demonio puede inventar la II Guerra Mundial. Súmalo todo y el demonio vence; el demonio es omnipotente. Dios es un genio maligno”.
Desde luego, lo de Roth es una especie de apocalipsis judaico. Sin digresiones ensayistas, la historia se convierte en una gran parábola existencial que recuerda a "La peste" de CamusNadie sale incólume de la desgracia. La urdimbre se centra en cómo la condición humana hace frente a un castigo divino y abandona todo regla moral frente al pánico y a la incertidumbre. Brillantes reflexiones actúan como una sonda que explora las profundidades del ser y coligen que las reacciones humanas, ante el abismo, son los termómetros morales que revelan de qué madera estamos fabricados.
Su destreza narrativa permiten que la obra sea, más que leída, devorada.­ Parece increíble cómo el señor Philip convierte cualquier tema en un asunto de sumo interés. 

PD: Philip Roth es probablemente el autor más premiado de su generación. Eterno candidato al Nobel de Literatura, ha recibido todos los premios y reconocimientos que se podía ganar.

PD II: "Brothers in Arms" de los 
Dire Straits. Quinto álbum de la banda, el tema está centrada en las guerras civiles que azotaron El Salvador y Nicaragua en los años 80. Exquisito.


8 comentarios:

  1. ¡Que gran reseña! Este es un autor con el que tengo una deuda eterna... ¡Muchísimas gracias por esta reseña!, es fabulosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Alan por colaborar en el blog. Saludos.

      Eliminar
  2. Totalmente de acuerdo: "las reacciones humanas, ante el abismo, son los termómetros morales que revelan de que manera estamos fabricados". Ahí es donde realmente se conoce al ser humano, donde te llevas sorpresas para bien o para mal. Contigo me va a faltar vida con tanta reseña para leer y para ver. Un besazo Marybel.
    P.D. "Brothers in Arms" la canción que más me gusta de los Dire Straits con una letra...para reflexionar. La tengo por ahí colgada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo que he podido ver en tu perfil, coincidimos bastante en preferencias musicales jejeje. Gracias. Un besazo

      Eliminar
  3. Qué estupenda reseña, Marybel, realmente incita a la lectura de la novela.
    Y de la música, qué te voy a decir, Mark Knopfler ha sido parte importante de más de un poema mío. Una banda mítica.
    Me encantó y comparto.
    Namasté.

    ResponderEliminar
  4. Respuestas
    1. La selección musical seguro que sí jajaja
      Gracias a ti por pasarte por aquí.
      Un fuerte abrazo!!

      Eliminar