23 de junio de 2013

REBELLE, de Kim Nguyen

"Los metales saldrán de oscuras y lóbregas cavernas y pondrán a la raza humana en un estado de gran ansiedad, peligro y confusión…….¡Qué monstruosidad! ¡Cuánto mejor sería para los hombres que los metales volvieran a sus cavernas!. Con ellos, las inmensas selvas serán arrasadas de sus árboles y por su causa perderán la vida infinito número de animales” Leonardo Da Vinci

Fotograma "Rebelle"
Opacando el brillo del oro y de los diamantes, un nuevo tesoro de África está causando furor en Occidente. Es el coltan. Un mineral esencial para la industria de las telecomunicaciones y armamentística y que se ha convertido en el nuevo "oro" azul del continente africano. Sus singulares propiedades consiguen que no podamos imaginarnos un futuro sin su presencia. Así, acabo de enterarme que mi teléfono móvil es más ligero y su batería dura lo que dura, gracias a este valioso mineral. 
Se estima que el 80% de las reservas mundiales se encuentran en la República Democrática del Congo, que paradójicamente lejos de enriquecer a los congoleños ha supuesto la principal fuente de sufrimiento para este vapuleado país. Su explotación ha causado el estremecedor resultado de seis millones de muertos en la llamada Segunda Guerra del Congo (1998-2003). El precio del coltan en el mercado internacional ha llegado a superar al del oro y del diamante por lo que sus vecinas Ruanda y Uganda no dudaron en usurpar estos yacimientos bajo el silencio y complicidad de gobiernos occidentales.
¿Es necesario explicar que detrás de nuestros fabulosos dispositivos tecnológicos hay vidas humanas? 
He aquí la sustancia tremenda con que el director y guionista canadiense, Kim Nguyen nos aproxima a esta triste realidad. "Rebelle" (2012) es una película que denuncia la barbaridad por el reclutamiento de niños para trabajar en las minas y para combatir como soldados.

Fotograma "Rebelle"
Rachel Mwanza interpreta magistralmente el papel de Komona, una niña de catorce años que acaba de escapar de las garras de sus secuestradores. Hace dos años, las puertas del infierno se abrieron de par en par para Komona. Como miles de niños, fue secuestrada para ser usada como combatiente y como casi todas las niñas fue usada para otro tipo de tortura: la esclavitud sexual. Ahora, Komona va a dar a luz y relata al bebé que va a nacer, los dos últimos años de su vida. Le explica cómo siendo una niña de doce años, fue secuestrada por los guerrilleros para ser adiestrada y ser usada para proteger a unos jefes dedicados al tráfico de coltan. Cómo sus raptores no repararon en su corta edad para darle un kalashnikov. Su bautizo de fuego consistió en ejecutar a sus propios padres. Entonces, entendió que la supervivencia no era un estigma personal sino un destino irrevocable y sustancial. Sacó su instinto animal. Eso, o morir.
Aunque Nguyen mezcla con suma eficacia ficción y realidad, "Rebelle" es el eje de una película que apenas deja algún minuto de respiro de una muerte a otra y que nos presenta un realismo estremecedor. Las atrocidades más abyectas y bestiales son moneda corriente en este inframundo. Y todo por culpa de esa aberración llamada lucro. 
Afortunadamente allí se hace amigo de un chico albino (Serge Kanyinda) que le dará un motivo para seguir adelante.


Aunque la película esta rodada en la República Democrática del Congo, el escenario de "Rebelle" está sin determinar. No importa. Sucede en África, en un universo donde la gravedad es mayor que la terrestre y el tiempo carece de importancia. Carreteras sin asfaltar son la parte más visibles de todas las carencias. Tampoco hay agua potable ni otros servicios y con la puesta de Sol el campamento se hunde en las tinieblas.
La primera media hora es muy dura porque es casi documental y se centra en la ruda realidad de estos niños, luego los impactos visuales se suavizan y el desarrollo se torna más emotivo. 
Uno de los festivales más importantes del mundo, la Berlinale, ha distinguido con el Oso de Plata a la mejor interpretación femenina, a la joven actriz congoleña por su excelente trabajo. Rachel Mwanza es una antigua niña de la calle de Khinsaha. Ella misma ha declarado: "He tenido una vida muy dura y me he esforzado mucho porque sabía que con este trabajo tendría una vida mejor. Mi ilusión es seguir haciendo película". 
Una película que reclama a gritos soluciones éticas. Ya.

Fotograma "Rebelle"



Título original: Rebelle/ País: Canadá/ Año: 2012/ Director: Kim Nguyen/ Guión: Kim Nguyen/ Intérpretes: Rachel Mwanza, Alain Lino Mic Eli Bastien, Serge Kanyinda, Mizinga Mwinga, Ralph Prosper, Jean Kabuya, Jupiter Bokondji, Starlette Mathata, Alex Herabo, Dole Malalou, Karim Bamaraki, Sephora Françoise, Jonathan Kombe, Marie Dilou, Gauna Gau/ Fotografía: Nicolas Bolduc/ Duración: 90 minutos/ Premios: Nominaciones en 2012 al : Independent Spirit Awards, Satellite Awards y Oscar en su categoría de mejor película extranjera. Premio Oso de Plata en el Festival de Berlín.

PD: Aquel que desee conocer más sobre el tema le sugiero este interesante documental:  "Coltán Comercio Sangriento. Sangre en Nuestra Tecnología"



17 comentarios:

  1. No creo que el director mezcle ficción y realidad. Lo que sucede es que en ciertas partes del planeta, la realidad supera con creces a la ficción.
    Existió una 3ª Guerra del Congo, que lleva más de diez millones de muertos y de la que nadie absolutamente nadie, habla.
    En ciertas zonas (ahora se ha extendido como la peste durante el medioevo) esto es lo que hay. No hay ninguna otra realidad que no sea ésto. Hay que sumar las innúmeras milicias de diversas facciones fundamentalistas que sirven a uno u otro interés, más los cazadores de carne y las "pruebas" de ciertos medicamentos antes de entrar al mercado.
    Sin embargo, muchos jóvenes huyen de esa realidad como pueden.
    Los que pueden escapan en una travesía increible, tratando de alcanzar el Mediterráneo desde el corazón del África subsahariana, empresa que es casi demencial y que alimenta las pilas de muertos sin estadística que dona el África todos los días a la conciencia general del hombre.

    Luego el rescate de niños soldado es también complicadísimo para los pocos que lo intentan, porque se necesita luego una estructura de soporte para resociabilizar a esos chicos de las bestialización y nadie de occidente quiere hacerse cargo de semejante asunto porque bastante tiene occidente con mantenerse libre de "plagas" que infecten su cómodo sistema con sus desesperaciones.
    Los sistemas de África son paupérrimos en todo el ancho sentido de la palabra. Pero aún así, existen grandes voluntades en pequeñas y anónimas personas, que son las únicas que enfrentan a riesgo de sus vidas, todo este negocio monumental que son los niños africanos.

    Podría hablar horas y horas. Pero...¿para qué?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gavrí tienes toda la razón. El control por la tierra siempre ha sido una lacra en este continente y ahora con el descubrimiento del coltan se ha convertido en un auténtico infierno. Ya no solamente se trata de guerras financiadas fraudulentamente, sino que el objetivo, -el pretexto deviene irrelevante- es que el Congo siga con sus rivalidades internas. Mientras esto sea así, el precio de extracción será irrisorio y se salvaguardará el monopolio del comercio. Para muestra un botón, cuando sucedió el macabro ataque al World Trade Center se atacó a medio planeta, en el Congo la solidaridad ha sido nula. No interesa.
      Por si fuera poco, la debilidad legislativa de estos países favorece esta situación. Pero lo más lacerante es que nadie sabe que al adquirir un móvil está ayudando, de forma indirecta, a financiar guerras como éstas. Al mismísimo Dante se le pondría el vello como escarpias!!!

      Tienes razón el tema da para mucho…más si intentamos proponer soluciones.
      Saludos cordiales

      Eliminar
  2. Agradezco a ambos. el comentario del film es excelente pero complementado con el que nos acerca Gavri adquiere un valor inconmensurable. Cuanto desconocemos desde nuestras cómodas ciudades en donde sufrimos y padecemos desesperadamente cada día porque hace calor y el aire acondicionado no funciona. Honestamente tengo ganas de llorar. gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Colonna. Es díficil no sentirse afectado, y más cuando te han implicado en ello. Un saludo

      Eliminar
  3. Excelente aporte, incluidos los comentarios. Desde hace tiempo me impliqué de alguna manera con el pueblo africano, mas lo triste, a día de hoy, es que aunque se hagan muchas cosas por parte de organizaciones, cineastas, periodistas, anónimos altruistas..., como digo, poco o nada cambia, porque esto es ya una raíz muy profunda, que no hay quien la arranque. En primer lugar, debería haber una voluntad para mejorar las condiciones sociales, de los pueblos africanos, con un reparto más equitativo de los bienes y las riquezas, por parte de sus gobernantes; esto como sabemos, es nulo.
    Este tema, como decís, hay mucho, no acabaríamos nunca... Me ha gustado mucho la reseña y muy buena película, gracias. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...y a mí, tu comentario. Gracias por tu aporte. Un abrazo

      Eliminar
  4. Todo por la desmedida ambición de tantos... habiendo ya maneras de hacer energéticamente autosuficientes los celulares, tienen que ponerles baterías desechables. Esta cultura de usar y tirar...

    PTB

    ResponderEliminar
  5. Hace tiempo vi un documental (real) sobre los niños soldado y me impactó un monton... la barbarie humana no ha tocado fondo...

    ResponderEliminar
  6. Yo he de reconocer que me veo incapaz de ver un documental de este tema. Me afecta de mala manera. Aunque creo que es muy importante sacar constantemente el tema a la luz. gracias

    ResponderEliminar
  7. La utilización de los niños está demasiado extendidas. Recuerdo la imagen de un niño palestino cargado de explosivos apuntado por unas tanques israelíes y varios soldados. Espeluznante.
    un abrazo Marybel

    ResponderEliminar
  8. cada vez que leo o veo algo así me quedo sin palabras, gracias Maribel por traerme las tuyas y denunciar aberraciones como esta, un saludo

    ResponderEliminar
  9. Por desgracia, las riquezas minerales de muchos países africanos (oro, diamantes... ahora el coltan ese), en lugar de traer prosperidad a los mentados países, lo que les trae son guerras y esclavitud para su población. Qué triste paradoja del destino.

    Comparto con mucho gusto tu interesantísimo y solidario artículo y también crítica cinematográfica, Marybel, y me apunto la película, ya que aún no la he visto . Besos y gracias!

    ResponderEliminar
  10. Mierda de mundo (y perdón por decir mundo). En un momento de mi vida pensé: Está bien que ocurran estas cosas, las más brutales... Arderá todo y podremos recomenzar. Hoy ya he superado este pensamiento por otro mucho más pesimista: a las cosas más atroces les suceden otras peores, y esta carrera demencial promovida por el lucro de unos pocos ya no tiene fin.

    No he visto la película, pero ya la tenía apuntada entre mis pendientes.

    ResponderEliminar
  11. Que abismos tan grandes nos separan, abismos que nosotros mismos nos encargamos de agrandar. La ambición segadora es ilimitada. Lo bueno es que las profecías se cumplirán y según ellas toda esa corrupción desenfrenada será arrasada y las consecuencias trágicas que ha ocasionado serán revertidas. Los humanos no podemos contra ese poder arraigado que fomenta tanta maldad, pero su Némesis: Dios y su gobierno celestial lo harán

    ResponderEliminar
  12. Gracias a todos por vuestras puntualizaciones. Es obvio que todos opinamos y compartimos el mismo criterio.
    Un saludo a todos

    ResponderEliminar
  13. ¿por qué nunca nos cansamos de estas historia? Es inverosímil todo lo que se narra alrededor de la economía y la violencia que suscita. Tenemos un aguante sin precedente, acumulado a lo largo de siglos van creando unas costras tan densas que apenas sin logran rebasarla algunos sentimientos. Horror sin nombre todo lo que narras. Gracias por compartir. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque el dominio del coltan significa el dominio de las telecomunicaciones y todas las guerras que se producen a su costa tampoco interesa que se acaben. La guerra es otro negocio.
      Gracias por leerme.
      Un abrazo

      Eliminar