28 de julio de 2013

PERSÉPOLIS, de Marjane Satrapi

“Mi motivación no ha sido escribir sobre mi vida, es la historia de mi país, lo que pasó allí durante mi infancia, sobre la situación política que allí se vivió.” Marjane Satrapi

Portada "Persépolis" Norma Editorial
Cuna de grandes civilizaciones, Irán es un protagonista esencial del siglo XXI. La revolución iraní de 1979 descubrió a la humanidad la existencia del shiísmo -movimiento socio-religioso tan antiguo como el mundo- que ha puesto en jaque a medio planeta y que ha cuestionado el orden mundial. Sus secuelas, traumática en vidas humanas y arrasador de todas las estructuras socio-económicas convirtieron al régimen jomeiní en el máximo foco de atención internacional y en el enemigo número uno de América y Occidente. 
"Persépolis" es una novela gráfica que narra la infancia y adolescencia de su autora. Marjane Satrapi aprovecha su historia personal para echar una mirada sobre el pasado reciente de su pueblo. Un país que busca su camino entre la religión y la revolución. Con sabrosa elocuencia, el totalitarismo es puesto en duda por la atenta mirada inocente de una niña, que asocia el islam con los cambios sociales a fin de perfilar el telón de fondo que enalteció al Ayatolá Jomeini y sus discípulos. El régimen clerical resulta antipático a Marjane. ¿Quién puede ser tan moralmente estúpido como para apoyar a un régimen que condena a una persona a morir lapidada?
La historia arranca justo con el triunfo del régimen integrista y su posterior evolución en la zona. Educada en el seno de una familia progresista de clase media alta, es testigo de cómo la cultura del velo distorsiona en un dogma y cómo el despotismo religioso se transforma en un embudo que engulle cualquier forma de expresión intelectual, mientras las mentes más brillantes emigran, van a la cárcel o guardan silencio por temor. Irán da miedo.
Su adolescencia coincide con la guerra entre Irán e Irak (1980-1988) y su partida a Viena a los 14 años. A su regreso, choca frontalmente con la incomprensión de una sociedad radicalizada que obligan a Marjane a tomar la triste decisión de dejar su país natal y emigrar a Francia indefinidamente.
"Era extranjera en Austria y ahora soy extranjera en mi país."
La novela ha sido cincelada con buen gusto y originalidad. Detrás de cada viñetas late una curiosidad insaciable. Marji es una niña despierta, inteligente y observadora. Ausculta el latido de una era y lleva a cabo un retrato vivaz y esclarecedor del tránsito de su país hacia el régimen fundamentalista. Trazos sencillos, caligrafía manuscrita y una animación en blanco y negro aportan un halo de ingenuidad encantador. Riquísima en datos y anécdotas, Marjane ha sabido capturar el habla, el sentir y las esperanzas de un pueblo sufrido, sometido al yugo del extremismo. Los detalles funcionan muy bien. Y aunque no entiende el mundo en el que vive, aprovecha para desmitificarnos algún malsano estereotipo: no todos los musulmanes son integristas ni radicales.
Originalmente publicada en Francia, la novela se compuso en cuatro entregas aparecidas entre noviembre de 2.000 y septiembre de 2.003. Posteriormente se editaría un volumen integral con la obra completa. 
"Persépolis", para concluir, ratifica una idea que sostiene este blog: no existen géneros menores sino buena o mala literatura. Es muy posible que la obra se convierta en un clásico.


PD: En el año 2007, tras el enorme éxito de la novela gráfica, "Persépolis" fue llevada al cine y entre muchos premios, estuvo nominada al Óscar al mejor largometraje de animación en 2008. 


PD II: Hay algo que me fascina de Tracy Chapman. Comparto su conocidísimo tema: "Talkin' Bout A Revolution".




13 comentarios:

  1. Qué bonita novela gráfica, me encantó. La película también, pero la novela me pareció realmente buena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo compleja que es la historia a pesar de lo sencillas que son las viñetas...por ahí leí una crítica que consideraba a Marjane como la “Mafalda iraní”. Ambas te hacen reflexionar.
      Gracias Sandra. Un abrazo.

      Eliminar
    2. Me parece una comparación muy acertada: Marjane y Mafalda, sí. Gracias por este nuevo aporte Marybel. Un abrazo!

      Eliminar
  2. Me parece muy interesante que con este libro Marjane se encargue de desetiquetar a la cultura musulmana, en todas partes hay de todo, fascinante resumen

    ResponderEliminar
  3. Como muy bien sabrás Ale las bellas letras pueden florecer en cualquier dimensión: un libro, un periódico, una revista, un cómic e incluso, en un blog con prisas...Totalmente recomendable.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Tengo la novela, que me leí de un tirón apasionadamente (lo que no es muy habitual en mí, tratándose de literatura contemporánea y menos siendo gráfica). Luego vi la película y me gustó igualmente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coger un libro y disfrutar con un producto que no se parece a nada leído anteriormente supone un triunfo en sí mismo. Yo tampoco sabría por cual decantarme, ambos formatos son excelentes.

      Eliminar
  5. Recién conseguí la novela... Ahora a leerla, más después de tu crítica.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca se sabe, lo mismo a ti el libro te llega de una manera diferente que a mí, jejeje. Ojalá que esta experiencia lectora te agrade tanto como a mí.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Debo leerla, ya te contaré que me pareció! Por cierto, hacia años que no escuchaba lacanción de Tracy Chapman, y ha sido un lujo para todos los sentidos!

    Un abrazo Marybel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay unos cuantos cantantes que nunca dejo de escuchar, ya sabes!, son esas canciones que has hecho tuya y que en determinados momentos siempre vuelves. Tracy es una de ellos.
      Será un placer compartir tu opinión de "Persépolis".
      Un fuerte abrazo Rosa.

      Eliminar
  7. Es que no hay arreglo con los humanos, estos por unas salvajadas y otros por otras barbaridades. Por decir algo "suave".

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te la recomiendo. Lo que narra, por desgracia, no es ficción. Graciasssss.
      Un abrazo

      Eliminar