19 de octubre de 2013

MONSIEUR VERDOUX, de Charles Chaplin

"Asesinar a una, dos o diez personas te convierte en un canalla, asesinar a millones tal vez en un héroe. Las cantidades santifican." "Monsieur Verdoux"


Bastón, chaleco, bombín y bigotillo. La leche. Nadie como él, supo cautivar al público con su traviesa mirada mientras se alzaba el sombrero, ni arrancar carcajadas al paso danzarín de su bastón o al traspiés de sus viejas botas. Charles Chaplin, cariñosamente Charlot, se convirtió en uno de los iconos más representativo del siglo XX y su legado artístico, en uno de los más grandes tesoros del cine con mayúsculas.

"Monsieur Verdoux" (1947) es probablemente el largometraje menos conocido de Charles Chaplin, a pesar de pertenecer a la estirpe de las obras maestras del Séptimo Arte. 
En este film, el genio británico pergeña una película basada en la historia de Henri Désiré Landru, apodado el "Barba Azul" francés. Un asesino, que nació a finales del siglo XIX y que fue terriblemente popular durante la Primera Guerra Mundial por su modus operandi. Mientras Europa libraba batalla en la Gran Guerra, Landru se quedó en la retaguardia realizando sus particulares operaciones bélicas. Su afán por el alto nivel de vida le condujo a la delincuencia y al asesinato. Sus víctimas eran mujeres, con recursos económicos, que habían perdido a sus esposos en el frente. Ellas querían amor; él quería su dinero y sus vidas para garantizar su silencio. Un juego macabro que acababa en estrangulación y cremación. Las cifras fueron escalofriantes. Se calcula que en este período, desaparecieron trescientas viudas. Resulta inconcebible que nadie sospechara nada durante esos años pero el ambiente bélico que vivía la época le proporcionaron, un contexto ideal para gozar de una impunidad absoluta hasta su detención en 1919. Fue guillotinado dos años más tarde. 
Orson Welles fue uno de los primeros que quisieron llevar a la pantalla la historia de Landru, y ofreció a Chaplin el papel protagonista. "No, no puedo. Nunca me he dejado dirigir por nadie" - le contestaría. Sin embargo, el autor de "El chico" le interesó el caso y decidió comprarle la idea. Adquirido por cinco mil dólares, lo readaptó e interpretó con filosa destreza. Chaplin era un profesional impecable.


La voz de ultratumba de Verdoux da inicio a la película y nos introduce en la trama:
"Buenas tardes. Como pueden ver, mi nombre es Henri Verdoux. Durante 30 años fui empleado bancario, hasta la crisis de 1930, cuando perdí mi empleo. Decidí entonces dedicarme a la liquidación de miembros del sexo opuesto, un negocio estrictamente comercial destinado a mantener a mi familia. Pero les aseguro que la carrera de Barba Azul no es nada rentable. Sólo un optimista impertérrito podía embarcarse en tal aventura. Desgraciadamente, yo lo era. El resto es historia."
La acción nos traslada a los albores de la Gran Depresión. Había empezado una brutal recesión económica jamás sufrida por el sistema capitalista: paro, hambre, disturbios, huelgas, cierre de empresas, suicidios... Un durísimo castigo de amplitud e intensidad desconocidas.
Verdoux ha pasado treinta años de su vida contando el dinero de los demás como empleado en un banco. Nada, a priori, hacía presagiar que 1929 iba a ser un año negro. Pero la catástrofe económica lo deja sin empleo. Esto va a tener un efecto demoledor en una personalidad psicopática como la suya. Sin escrúpulos y resentido contra todo y todos, perfila un macabro plan para salir adelante y perpetrar su venganza existencial.
Chaplin tira de un terror fino, delicado, por momentos sordo, como pretexto para evidenciar la angustia de un país que desconfiaba de sus valores fundacionales. Una crítica mordaz a la sociedad de entreguerras y a su ambiente hipócrita. La película llega incluso a incluir imágenes que muestra a empresarios arruinados saltando por las ventanas o diálogos absolutamente subversivos como el monólogo final del ya condenado a muerte:
"En cuanto a ser un asesino, ¿No lo fomenta la misma sociedad?, ¿no es la misma sociedad la que construye las armas con el único propósito de matar?, ¿no se han utilizado estas armas para matar mujeres, incluso niños inocentes de una forma en verdad, científica? Como asesino de masas, no soy más que un simple aficionado. Sin embargo, no quisiera perder ahora los nervios, cuando voy a perder la cabeza."
Y es que Charles Chaplin siempre tuvo profundas convicciones sociales. Disoluto, rebelde y de tendencia filocomunista, el vagabundo romántico se caracterizó en sus películas por una fina ironía y una aguda observación sociológica, las cuales constituyeron un elemento accesorio subordinado a la acción de la comedia. En los 40 había algunas cosas que necesitaban ser dichas. Y hubo de ser Chaplin quien las dijera.


Y mientras en Estados Unidos habían digerido con cierta simpatía la parodia al nazismo de "El gran dictador", el estreno de "Monsieur Verdoux" supuso un auténtico fracaso, retirándose de la cartelera a las pocas semanas e incluso prohibiendo su exhibición. Y empezó "la caza de brujas". Chaplin fue acusado directamente con el dedo de ser simpatizante comunista y de que sus películas minaban la buena situación moral e intelectual estadounidense. Tachado de inmoral se le declaró persona non grata y se le condenó al ostracismo en Europa en los años cincuenta. Además, su público tampoco le perdonó la decisión de quebrar la esencia primordial de su personaje. Monsieur Verdoux suponía la muerte de su entrañable personaje vagabundo, con pantalones veinte tallas más grandes, por un frío asesino de mujeres. Aquello era demasiado.


PD: Diecisiete años más tarde, la cinta se reestrenó en Nueva York batiendo todos los récord de asistencia. Y es que su mensaje conectaba con el espíritu crítico de los 60.

Título original: Monsieur Verdoux/ País: EEUU/ Año: 1947/ Director: Charles Chaplin/ Guión: Charles Chaplin/ Intérpretes: Charles Chaplin, Martha Raye, Marilyn Nash, Isobel Elsom, Robert Lewis, Mady Correll, Allison Rodell, Arthur Hohl/ Música: Charles Chaplin/ Fotografía: Rollie Totheroh, Curt Courant, Wallace Chewing (B&W)/ Duración:123 minutos/ Premios: Nominación al Oscar 1947 y Premio National Board of Review a la mejor película.



14 comentarios:

  1. De siempre el cine ha sido de las mayores, sino es que la mayor industria cultural y propagandística de los EUA: Una falta de respeto a la vena del ser norteamericano no se le iba a perdonar.

    Una gran reseña Marybel ¡Felicidades! Es una excelente idea reivindicar estas películas que han calado en su momento y que no son complacientes ni condescendientes con su público. Estos trabajo hacen más grande al genio aún.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. En referencia a esta película, Chaplin escribió: “the cleverest and most brilliant film of my career” (la película más inteligente y más brillante de mi carrera) y, paradojas de la vida, fue la menos loada...
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  3. Deberían existir mas Chaplins, ya veo porque en EE.UU no fue recibida con agrado la película, les daba muy duro en la conciencia sucia de un gobierno hipócrita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y en el siglo XXI las cosas no han cambiado mucho. Un abrazo Ale y gracias

      Eliminar
  4. Hola, Marybel que bien escribes, me encanta... como muchos genios una mente adelantada a su tiempo...saludos y besos!

    Charles Chaplin, un gran genio y un ícono del humorismo...

    «Chaplin no era solo un grande, era gigantesco»... escritor Martin Sieff.

    “La comedia es el estudio más serio del mundo” Charles Chaplin.

    La vida es una obra de teatro que no permite ensayos...
    Por eso, canta, ríe, baila, llora
    y vive intensamente cada momento de tu vida...
    ...antes que el telón baje
    y la obra termine sin aplausos... Charles Chaplin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tu visita y por dejarme estas citas. Somos muchos los que le admiramos. Además de su genialidad, que sin lugar a dudas, marcó un hito en la Historia del cine, fue su inmensa humanidad.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. Hola Marybel,muy buena reseña.me parece muy bien recordar el buen cine y los genios que fueron pioneros en esta industria,no sabía a detalle sobre esta pelicula pero interesante de buscarla,Felicidades,lectura fluida y ligera,Un gran abrazo,ya sin distancia :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta película no es de las más conocidas. La industria del cine hacía caja con Charlot, y no le perdonó que interpretara otro personaje y que se pasara a otro género.
      Muchas grracias Maria.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  6. Marybel, hace días que quería dejar un comentario sobre la película Monsieur Verdoux. Me gusta mucho como escribes y, la forma amena y didáctica con que resuelves los temas que tocas. En ese film en concreto de Chaplin, Monsiur Verdoux es una película que la he disfrutado y mucho, pero cuando he tenido ocasión de verla por tercera vez, en las primeras visiones, tenía que hacer un esfuerzo notable para separar el Chaplin archiconocido —Charlot— del personaje de Verdoux, porque su seriedad no me correspondía al personaje; después he podido saborear ese trabajo con placer. Gracias por todos tus amables comentarios y, un detalle que aprecio y te agradezco mucho, el que hayas incluido en tu blog, el mío. Un saludo afectuoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lluis! Así es, Monsieur Verdoux no encaja con el mítico Charlot. más sí me permites rizar el rizo hay un cierto paralelismos entre los dos personajes. A su manera los dos hacen lo que hacen por esa família desvalida y sin recursos que necesitan de ellos para poder sobrevivir, Cierto, Mr Verdoux es un asesino pero al final Chaplin consigue que simpatices de alguna manera con este diabólico personaje porque él tiene que cuidar de su mujer paralítiica y de ese hijo que quiere con locura, no crees?
      Gracias por tu comentario.
      Un abrazo

      Eliminar
  7. Pues sí que no es muy conocida, pero yo tuve el gusto de verla hace unos años, bajada de internet, jeje, como casi todas las que veo, que así me las guardo grabaditas, y ésta también la tengo entre los montones de ellas grabadas en CD's y DVD's. La verdad es que Chaplin borda el papel de ese siniestro asesino a sueldo "autónomo" que demuestra tener corazoncito para con los suyos, lástima que esto le trajese la desgracia de acabar en la lista negra macartista. La película me ha traído a la memoria otra basada en la historia de unos amantes (también entre ellos tenían "corazoncito") que asesinaban mujeres que él conquistaba con el mismo fin con que lo hacía Henri Désiré Landru, para quedarse con sus bienes y dineros. Supongo que la habrás visto y hasta puede que la tengas reseñada en tu blog, se trata de "Profundo carmesí", del mexicano Arturo Ripstein, uno de mis directores favoritos, que entró en el mundo del celuloide como cámara de Luis Buñuel durante la etapa mexicana de éste. Si no la has visto, te la recomiendo si es que la logras encontrar, pues ésa no la tengo grabada y mira que me gustó, recuerdo haberla visto en C+ allá por los años 90.

    Gran reseña que ya he compartido hace un rato, Marybel,aunque no te pude dejar antes el comentario porque siempre estoy con el tiempo escaso, jeje. Besos y muy feliz finde :-))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Landrú era un superviviente. Sí, también un asesino pero un superviviente al fin y al cabo. Tuvo otros caminos, eligió el más espeluznante y sanguinario; mala suerte para quienes se cruzaron en su camino.
      No vi "Profundo carmesí" pero ya me la habían sugerido. La buscaré pues me has metido ganas jeje. Muchas gracias.
      Un fortísimo abrazo.

      Eliminar
  8. No la he visto y ahora tu reseña me ha dado unas ganas locas de hacerlo. Casualmente ayer me enteré de que el FBI tenía un expediente de 1427 páginas sobre Albert Einstein y que Hoover estaba ansioso por echarle mano. ¿La causa? pensar y decir en público cosas como que la segregación racial que se practicaba contra los negros en yankilandia era una estupidez. En el autoproclamado páis de la libertad y de los lavados de cerebro sólo se puede decir la verdad si es la "oficial". Y eso sigue sin cambiar.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, los Estados Unidos, la gran nación democrática tenía y tiene su costado fascista. Una severa campaña donde muchos ciudadanos inocentes sufrieron persecución por simples sospechas, a veces, sin juicio ni pruebas. Vamos, una auténtica paranoia.
      Espero te guste la película.
      Otro abrazo

      Eliminar