20 de noviembre de 2013

DELIRIO, de David Grossman

"Los celos son siempre el instrumento certero que destruye la libertad interior y elimina en la compañía toda la felicidad posible." Gregorio Marañón

Portada "Delirio" Ed. Lumen - 2011
Esta novela viene a corrobar aquello que decía Johann Wolfgang von Goethe de que "la originalidad no consiste en decir cosas nuevas, sino en decirlas como si no hubiesen sido dichas por otro.
En "Delirio" no suceden hechos relevantes y su prosa habla de cosas mil veces ya dichas. No obstante, a partir de una insignificancia -sólo con los celos delirantes de un físico- Grossman ha conseguido fraguar una novela delicada, profunda y lujuriosa. La potencia dramática de las reflexiones y el sutil acabado de los personajes shakesperianos, son algunos de sus aspectos más sobresalientes. Párrafos como densos ladrillos, diálogos que se intercalan sin previo aviso en la narración, y despliegue de ideas por doquier conforman las doscientas páginas sin rebajar ni un gramo la eficacia narrativa. Una advertencia: su prosa minuciosa no fue esculpida para el lector impaciente; los párrafos deben ser degustados, nunca engullidos.
Ofrece una elocuente visión del erotismo y el orgasmo. Nunca ahorra detalles. Viene a confirmar un dictum que intuía: el erotismo -no la pornografía- es puramente una cuestión de palabras. También le permite argüir que los celos no son un vicio, sino un atributo consustancial al hombre. En fin, "Delirio" es una de las mejores novelas que he leído sobre los celos.
"...ni el vestido que se compró para la ceremonia y que, por lo visto, dejó en casa de él, en el armario, entre los demás vestidos, sino cómo logró ocultar todo lo demás, eso es lo que no acabo de entender, la emoción, el temblor de las rodillas cuando él le retiró el velo para besarla, lo mismo que el anillo que él le compró, porque el le puso un anillo, aunque después se lo tuviera que quitar, inmediatamente después de la ceremonia, y ése es el anillo que él le pone cada vez que ella aparece en su puerta , y así es como todos los días pasan por una nueva y pequeña ceremonia nupcial."
El protagonista se llama Shaul Krauss, no llega a los cincuenta años. Proviene del Israel eterno; el dato no es menor. Tras veinticinco años de matrimonio, Shaul ha llegado a la conclusión de que su esposa, le es infiel. "No necesita de "pruebas" objetivas, él mismo ha sido capaz de fabricárselas, y en gran abundancia". Escayolado y empachado con desazones le pide a su cuñada Ester que le lleve en coche hasta el presunto nidito de amor de su esposa. Durante el trayecto, que dura horas, su delirio neurótico salpicado de escenas oníricas se explayará sobre los presuntos arrebatos carnales que Elisheva dispensa a Paul todos los días, en vez de ir a la piscina. Absurdo. La pregunta de fondo es la que se formula la persona con un mínimo de inteligencia: ¿Qué sentido tiene esta paranoia, esa "úlcera del alma" como la llama el autor?
Las disquisiciones de Shaul y Ester  -con una pizca de metafísica- son como cuchillos que se hunden con habilidad de cirujano en las profundidades del individuo. La crítica social asoma por momentos.

¿Quién es este David Grossman (Jerusalén 1954) que nos mantiene aferrados de las solapas desde la primera a la última página? ¿Cómo alguien puede escribir tan bien sobre individuos que rozan literalmente el borde del abismo? El escritor ya tiene su notoriedad. Dice en la solapa: “Hombre de gran talla intelectual y moral, figura destacada en la lista de candidatos al Premio Nobel, Grossman forma parte del comité que debate la posibilidad de entendimiento entre el pueblo israelí y el palestino, y ni siquiera la muerte de su hijo en combate le ha hecho desistir de su misión”. Grossman, pues, un apellido para seguir de cerca.



PD: Luz Casal, gallega como yo, ha sido galardonada con el Premio Nacional de las Músicas Actuales de 2013. Felicidades!!. "¿Por qué no vuelves amor?" es el tema perteneciente a su nuevo álbum “Almas Gemelas”.




10 comentarios:

  1. No dudo ni mucho menos del buen hacer, la prosa de calidad y la técnica narrativa del autor pero he de reconocer que la temática no me interesa particularmente en este momento. Me llevo anotada la cita de Goethe...
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  2. La nota de Luz Casal al final ¡En hora buena por ella! Es una guerrera admirable y una gran artista. Por otro lado, mientras leía tu reseña me vinieron en automático a la memoria imágenes de Chabrol. Su Film, "El infierno", es un gran discurso donde los celos llevados al extremo.

    Como siempre, muy disfrutable tu lectura y atendibles las recomendaciones.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. También me llevo la frase de Goethe, y otra vez mas despiertas mi curiosidad literaria con Grossman, este tema de los celos puede ser tan lacerante, indudablemente debe tener su aporte a este tema el escritor Israelita, abrazos

    ResponderEliminar
  4. Carmen, totalmente de acuerdo. Mi elección a la hora de elegir un libro, ha variado con el paso de los años y en mi opinión, creo que la verdadera sustancia de una narración está en su estilo. Cada lector ha de tener sus propios criterios por los que guiarse, porque al final lo único que importa, es el poso que deja. Los libros, como la fruta, tiene su momento en la vida de cada lector. Para muestra un botón, la novela "Cincuenta sombras de Grey" que me recomendaron en su momento, no fui capaz de pasar de la página 200... Besos.
    Gonzalo a mí me sucedió lo mismo, "Delirio" me recordó en gran medida a "Infierno". Grande Luz. Graciassss....
    Alejandra, espero que te agrade su lectura.

    ResponderEliminar
  5. ¡El mejor escritor Israelí! Probablemente sea, también, uno de los mejores de nuestros tiempos. He tenido el placer de leer "Más allá del tiempo" y tengo el placer de estar leyendo "La vida entera", ambas completamente recomendables. Lo que sí, hay que tener cierta precaución antes de leer a Grossman... ¡es un autor que apuñala directamente al corazón! Gracias otra vez, Marybel, por tan buena reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Compartimos criterio. Gracias Alan. Un saludo

      Eliminar
  6. Ahí estas galleguiña. Qué buena entrada, qué buen libro y que gran cantante Luz. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. ¡Excelente novela! En conversación con psiquiatra amiga, en un café me comentó un caso como este ¡Lo acabo de recordar! Su paciente estaba celoso hasta del jardinero, tenía enloquecida a su esposa y desequilibrada a la familia entera, ya un señor de 70 años dominado por los vicios adictivos de los celos y además con toques psicóticos. Lamentablemente, terminó en un sanatorio ya que era un ser imposible de tratar en casa. Saludos. Compartido en Facebook Abrazos, Scarlet C (luna)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué cruz la de este hombre!! y es que los celos son, básicamente, una actitud de cuidar lo que es de uno, o lo que “creemos” nos pertenece.
      Muchísimas gracias Luna.
      Besos y feliz fin de semana.

      Eliminar