16 de noviembre de 2013

LORE, de Cate Shortland

"Para entender lo que es la guerra, a veces hace falta “verla” a través de los ojos de un niño." A. V.


Emotiva, cruel, envolvente, poética, estética. Cate Shortland regresa a las pantallas con "Lore" para contarnos una historia sobre la otra realidad del nazismo. La directora tradujo en imágenes la adaptación de la novela de Rachel Seiffert, "La habitación oscura" dando un testimonio bastante fidedigno, a través de la mirada infantil, de los primeros días de la postguerra en Alemania. Unos hechos minimizados durante tiempo, y que, expone con honestidad y pulcritud formal tejiendo una historia no exenta de interés. Lo primero que tuvo en cuenta a la hora de dirigir esta producción era que al ser una historia sobre el nazismo no quería que la rodeara la polémica. Por eso trazó una historia esencialmente de emociones humanas. En "Lore"(2012) los protagonistas son los niños, y la postguerra es sólo el telón de fondo donde han de sobrevivir con sus miedos, ilusiones y las esquirlas que el nazismo sembró en sus vidas. 
Lore, su protagonista, es una joven alemana que junto a sus cuatro hermanos, ha sido adoctrinada a la sombra del régimen nazi. Su padre, un jerarca de las SS, tenía la convicción de que la fuente de las desgracias alemanas era el Pueblo Judío y su madre reverenciaba a Hitler como a un mesías que habría de liberar a Alemania del yugo de las potencias vencedoras. 


La trama arranca en 1945, justo en medio de los estertores de la II Guerra Mundial. Los peores pronósticos se ciernen sobre la familia. El enemigo ha vencido, el ejército alemán se ha rendido incondicionalmente y Lore es ahora, la hija de un criminal nazi. Si a Lore le hubieran dicho que un día se encontraría en un entorno muy distinto al vivido bajo la protección familiar, sin dinero, sin posibilidades de contactar con sus padres y que el Tercer Reich se desmoronaría, no lo habría creído. 
Sin padres, sin hogar, la joven huye para poner a salvo a sus hermanos hasta la casa de su abuela en Hamburgo. Una travesía marcada por un afán de supervivencia y la prematura pérdida  de la ingenuidad.
Absolutamente confundida, los acontecimientos la sobrepasan. Fotografías de montañas de cadáveres, historias atroces y el desprecio del mundo explotan en su mirada. Lore pasa del escepticismo más absoluto, aferrándose al pasado  -catorce años de educación nacionalsocialista no se borran de un día para otro- a la frustración y derrumbe emocional. "Trata de recordar quién eres" le dijo su madre. Es sencillamente demasiado. Todos sabemos que el ser humano es complejo, múltiple, contradictorio, que está lleno de sorpresa, pero hace falta una situación límite para verlo. Y la respuesta de la población alemana, que se sabía vencida y a merced de un gris destino, fue aceptar este hecho como mejor pudo. La culpa colectiva es un tema delicado, que en determinados casos no admite juicios demasiado contundentes. 


Los problemas de la siempre compleja adolescencia son también en gran medida muy identificables en Lore, sin llegar a ser un cliché. La amistad, el sexo, la toma de decisiones -a veces elecciones poco éticas- son retos a los que se enfrenta invadida por el orgullo y el resentimiento hacia un pasado, que un día idealizó. 
Elegancia sin artificios sería la descripción más apropiada sobre cómo están filmadas las escenas. Con una naturalidad asombrosa y un acertado ritmo la cámara de Shortland -que sabe en cada momento dónde colocarse- nos muestra toda la crudeza de la postguerra como un aspecto más del día a día y a pesar de que el guión y la tragedia familiar se van complicando con el avance del film, consigue sintetizar las vicisitudes de la guerra evitando la pornografía del horror como recurso visual. 
Rodada en su práctica totalidad en plena naturaleza, la australiana se sirve de determinados recursos dramáticos mediante selectivas elipsis -auténtico placer para la vista- para, de manera muy estilizada, crear ese perturbador entorno mientras el enfoque sugerente de las imágenes la hacen impactante y duradera en la retina del espectador; escenas cómo la del colegio, la de la mujer que idolatra a Hitler o la misma secuencia de apertura, ruidos en la casa presagiando la inminente catástrofe, son las que hacen que el mensaje socio-político de la película cobre una fuerza inusitada.


Todas las actuaciones, sin excepciones aportan una carga de expresividad y sencillez asombrosas. Personalmente, me quedo con la interpretación y el personaje de Lore, Saskia Rosendahl, estrella indiscutible de la película. La joven actriz llena su papel con una profundidad que le da realmente consistencia al guión. Sus expresiones faciales son a menudo ralentizadas por la cámara como subterfugio para enfatizar la profundidad emocional del momento. Brillantes, también las actuaciones de Ursina Lardi ni de Kai Malina (extraordinario) -ambos actores en "La cinta blanca"- quienes dan vida, respectivamente a la madre y al joven judío.
Todo un ejercicio de ritmo y tensión narrativa, impecable donde Cate Shortland -sin componenda moralizante ni juicios- sondea la herida dejada por el nazismo que afectó indefectiblemente a toda una generación de alemanes .




Título original: Lore/ País: Alemania/ Año: 2012/ Director: Cate Shortland/ Guión: Cate Shortland, Robin Mukherjee (Novela: Rachel Seiffert)/ Intérpretes: Saskia Rosendahl, Nele Trebs, André Frid, Mika Seidel, Kai-Peter Malina, Nick Holaschke, Ursina Lardi, Hans-Jochen Wagner, Sven Pippig, Philip Wiegratz, Katrin Pollitt/ Música: Max Richter/ Fotografía: Adam Arkapaw/ Duración: 109 minutos/ Premios: Mejor Nuevo Director 2012 del Seminci de Valladolid





14 comentarios:

  1. No había oído de esta directora, menos de la película, la propuesta se ve sumamente interesante desde el enfoque de la australiana. Debe ser grato verlo desde su óptica. Saludos Marybel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alejandra!! Cate tiene un trabajo anterior llamado "Somersault" donde ya apuntaba maneras...Una curiosidad sobre el film: aunque es una producción alemana fue seleccionada por Australia para los Oscar de ese año. Me voy a dormir. Un abrazo

      Eliminar
  2. A ver si la veo está interesantisima la pelìcula, al final Lore es una víctima sin comerlo ni beberlo, como pasa en todas las guerras que ve como es acusada de una barbarie en la que realmente ella no tuvo la culpa, en galicia tenemos un dicho "todo o que vai na red e peixe" (todo lo que va en la red es pescado) creo que es un poco lo que le pasa a ella

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola convecino jejeje!! Pues sí, nadie ni nada permanece inalterable a los acontecimientos traumáticos de una guerra y los niños son, especialmente, los más susceptibles porque su red emocional está en pleno desarrollo...
      Gracias por tu participación. Saúdos.

      Eliminar
  3. Muy interesante al igual que el blog! ya me he suscrito sin dudarlo :)
    Gracias por pasarte por el mío, te invito a suscribirte!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido Hammer Pain. Acepto encantada tu invitación. Nos leemos. Saludos!!!!!

      Eliminar
  4. A parte de gustarme la crítica el título enseguida trajo a mi el recuerdo de la novela El pájaro pintado de Jerzy Kosinski, mu dramático relato de la segunda guerra visto por los ojos de un niño polaco.
    Un saludo y de nuevo, muy bueno el blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anoto tu sugerencia a mi larga lista de lecturas pendientes. Muchas gracias por tu comentario. Nos leemos.
      Saludos.

      Eliminar
  5. No sé si lo has leído, pero me gustaría una reseña de "Más allá del tiempo", de David Grossman. Seguro que es un libro que te va a encantar. El libro es realmente intenso, conmovedor... tú serías una buena escritora para su reseña. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi lista se amplia exponencialmente jejeje. De este autor, leí precisamente este verano (nosotros estamos en el Hemisferio Norte)"Delirio". Me gustó bastante y de hecho tengo pendiente postearlo. Anoto tu sugerencia con mil agradecimientos. Saludos.

      Eliminar
  6. Me dejo atonito,el hecho de que alguien a quin no conocia como directora de cine,dejara algo tan real,plasmado en una pelicula. Quizas lo que aki se ve,pasa de otras maneras en muchas naciones que debieron soportar el horror de las dictaduras y su impunidad eterna. Felicitaciones y la posteare en mi facebook: DICTADURA NUNCA MAS.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Se ha escrito y filmado tanto sobre el nazismo sin embargo es diferente y de hecho ya apuntada en mi lista para buscarla,me atrae la idea de como aborda desde la perspectiva de una hija cuya familia ve justificadas todas las barbaries cometidas por el régimen,los conflictos mentales que ello le implicaron,me gusta,gracias por traerla Marybel estas reseñas son mi pequeño cine :) Abrazote :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mari, espero que entre todas estas sugerencias, que no me cansaré de decir, son todas muy subjetivas, encuentres algo de tu agrado.
      Un fuerte abrazo:))

      Eliminar