20 de diciembre de 2013

ENSAYO DE UN CRIMEN, de Luis Buñuel

"No se le puede procesar por haber deseado la muerte de alguien, no tendríamos más trabajo los jueces, si eso tuviéramos que perseguirlo… el pensamiento no delinque amigo mío". (Ensayo de un crimen)


Sobra decir que Don Luis Buñuel figura por derecho propio como uno de los más brillantes directores de todos los tiempos. Irreverente y subversivo, su cine es una amplia experiencia estética. Forjado de una imaginación extraña, su obsesión por la muerte, el mundo onírico y su espíritu crítico fueron algunos de los ingredientes que hicieron de Buñuel un genio universal 
"Ensayo de un crimen"(1955) es una película a medio camino entre la comedia negra y el drama psicológico donde Buñuel flirtea con el psicoanálisis para desglosar, sin soberbia pero con firmeza un rosario de obsesiones y traumas personales. Basada en la novela homónima de Rodolfo Usigli -escribió esta novela para denunciar el caos social producido tras la fallida revolución, y como la clase dominante sólo se preocupaba por enriquecerse- narra la historia de una obsesión. Archibaldo de la Cruz es un burgués acomodado de mediana edad y de reputación intachable, que un día se acusa ante un juez de ser el responsable de una serie de asesinatos cometidos a lo largo de su vida. 
Partiendo de una estructura de flash back, Archibaldo explaya un catálogo de detalles sobre su carrera criminal, la cual tiene una peculiaridad que la diferencia de otras: ser un asesino vocacional no consumado. Asegura matar con el pensamiento. Un modus operandi tan infalible con inexplicable; le basta desear la muerte de una mujer para que ésta muera por alguna causa ajena, antes de que él pueda ejecutar su criminal objetivo.



Se trata de una cinta muy personal, con una gran profundidad psicológica y de extraordinaria lucidez en sus alusiones. Además ha engendrado un personaje inolvidable que sufre de personalidad escindida y que siente una responsabilidad extrema en los designios que llevan a estas mujeres a la muerte. Introvertido, emocionalmente inmaduro y retraído, Archibaldo lleva desde su infancia, su obsesión a cuestas como alguien marcado a fuego. El erotismo y el fetichismo se van filtrando en la trama como si se tratase de la luz de un sol decadente que deja atravesar una cortina deshilachada. Su fascinación por el sonsonete de una vieja caja de música y su culto por la muerte nacen a partir de un infortunado suceso del que es testigo en su infancia. 
En plena agitación revolucionaria del México de principio del siglo XX y tras haber recibido una reprimenda por parte de su institutriz por no haber hecho bien sus deberes, el protagonista siente por vez primera la rabia y el rencor. Ella, que se ha acercado a la ventana para seguir los disturbios que se están produciendo en la calle cae fulminada por una bala perdida, en una escena perturbadora en la que la mujer yace muerta en el suelo con la falda levantada descubriendo la parte superior de los ensangrentados músculos. Esta imagen le acompañará durante el resto de su vida. Y aunque se siente irremediablemente culpable, la muerte y el placer fetichista se convertirán en una ley de atracción, con una eficacia semejante a la ley de la gravedad.



Aunque narrativamente es más convencional que otras cintas, formalmente posee destellos del mejor Buñuel. Cada movimiento de cámara son de una precisión admirable y el blanco y negro, plagado de contrastes y claroscuros, resultan perfectos para enfatizar esa mente perturbada. 
Lo que el aragonés quiso evidenciar, en su opacidad, en su mitomanía, en su brillante independencia y buen hacer nunca desprovista de ironía, fueron la degeneración y depravación de una burguesía decadente víctima de su vanidad y ensimismamiento. El vicio corrompiendo la virtud. En la escena donde dialogan un sacerdote, un militar y un comisario deja patente sus ideas sobre esos tipos llamados intelectualesBuñuel sostenía: "una película, salvo que sirva para pasar el rato, siempre debe defender y comunicar indirectamente la idea de que vivimos en un mundo brutal, hipócrita e injusto. La película debe producir tal impresión en el espectador que éste, al salir del cine, diga que no vivimos en el mejor de los mundos."
Para muchos cineastas, "Ensayo de un crimen" posee un atractivo especial que los motivó a rendirle homenaje. Pedro Almodóvar utilizó imágenes de esta película en una escena de "Carne trémula" (1997) para establecer un paralelismo entre Archibaldo -el criminal frustrado- y Víctor -el enamorado frustrado. En 2004, Alex de la Iglesia también le haría su personal homenaje en "Crimen ferpecto".





Título original: Ensayo de un crimen (La vida criminal de Archibaldo de la Cruz)/ País: México/ Año: 1955/ Director: Luis Buñuel/ Guión: Luis Buñuel & Eduardo Ugarte (Novela: Rodolfo Usigli)/ Intérpretes: Ernesto Alonso, Miroslava, Ariadne Welter, Rita Macedo, José María Linares Rivas,Andrea Palma/ Música: Jorge Pérez H./ Fotografía: Agustín Jiménez/ Duración:106 minutos/ Premios: Premios Ariel: Premio por Mejor Fotografía. 8 Nominaciones





10 comentarios:

  1. Nunca he visto sus películas, pero tengo entendido que ha sido una gran director de cine, Abrazos Mary

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te recomiendo que empieces por el corto "El perro andaluz". Seguro no te deja indiferente y es una auténtica obra de culto, como la mayoría de sus películas.
      Un abrazo Ale.

      Eliminar
  2. Detallada publicación, muy bien descripción de la película, me impactaron las imágenes (son muy buenas). Vi poco de Buñuel, era el tipo de cine de esa época, en la cual muchas veces debíamos seguir debatiendo, junto a una taza de café, qué habíamos visto, eso tenía la bondad de permitirnos pasar horas hablando sobre una obra y las opiniones que en cada uno producía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí Mirta, realmente es increíble que un trabajo que tiene ya más de 80 años siga vigente y aportando elementos al cine. De pocos se puede decir esto.
      Un fuerte abrazo y gracias por tu visita.

      Eliminar
  3. Muy buena crítica... Excelente película... Genial director...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Otra película que me apunto! Me gusta Buñuel pero aunque conocía la existencia de esta película no la he visto. Al leerte me han entrado ganas de verla, cuando la consiga ya te contaré!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Indiganda. Espero cumpla tus expectativas. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Sin duda, de los escasos genios que aportaron talento a la cinematografía, y para fortuna del cine mexicano, dejó sendero para su época dorada, y, para muestra, un botón: Los olvidados.

    Y sí Maribel, felices fiestas de fín de año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda una de sus películas más representativas. Buñuel tenía el mérito de hacer grandes obras con recursos limitados. Un genio!!
      Felices fiestas a ti también.

      Eliminar