2 de diciembre de 2013

L'IDÉE, de Berthol Bartosch

"Nunca dudes de que un pequeño grupo de ciudadanos reflexivos y comprometidos pueda cambiar el mundo. De hecho, es lo único que alguna vez lo ha cambiado". Margaret Mead



En las postrimerías de la década de los 20, cuando las democracias occidentales abrieron la puerta a las dictaduras totalitarias surgieron diversos movimientos de vanguardia ligados al cine y a otros ámbitos culturales. La permeabilidad de este cine experimental a las nuevas tendencias estéticas dio lugar a artistas como Berthold Bartosch que plasmaron una visión de una realidad como nadie lo había hecho. Un arte no siempre accesible a los sectores más convencionales y que los nazis denominaban “arte degenerado”.
Fascinado por la novela gráfica homónima de Frans Masereel, decide llevarla a la pantalla evidenciando una clara influencia de Lotte Reiniger en su obra, con la que trabajó varios años. El resultado es una alegoría de veinticinco minutos sobre el pensamiento y las sociedades que por su fuerte sentimiento político reaccionario pasó a formar parte de la lista de película maldita. 
Tanto Berthol Bartosch como Frans Masereel fueron duramente perseguidos por el régimen nazi y toda su producción destruida salvo "L'Idée"que no se recuperó hasta 1976.



Este cortometraje narra como una idea, simbolizada por el espectro de una mujer, germina de la mente de su creador, madura y se filtra en la sociedad hasta hacer temblar sus cimientos. Abrazada por los oprimidos y rechazada por el convencionalismo de los que no desean alterar su status quo es concebida como el avance de la humanidad en su lucha por alcanzar la libertad y armonía. 
Sin diálogos, el acompañamiento musical corre de la mano del compositor suizo Arthur Honegger. Es la primera obra compuesta para una película con el novedoso instrumento de ondas martenot creado en 1928 por el violonchelista francés Maurice Martenot. 
Y aunque es una animación sin depurar, la técnica cut-out y el montaje de la escena son verdaderamente sobresalientes para la época. Está considerada la primera animación de su género.






12 comentarios:

  1. Es increíble que sea de esa época. Desde luego es indiscutible que lo mejor del ser humano llega en los peores tiempos.
    Lástima que el resto de sus trabajos fuesen destruídos.
    Muchas gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Personalmente me parece un corto muy bueno, pero no es de los primeros en utilizar el cut-out. Lotte Reiniger llevaba ya años utilizando la técnica.
      Y sí, ciertamente es una pena que se haya perdido su producción.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Me pongo a verlo pero ya. He visto muchas cosas de Reiniger (El príncipe Ahmed es una maravilla incluso a día de hoy), pero nada de Bartosch.
    Gracias por esta entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Enrique. Indudablemente Reiniger fue una de las pioneras del arte de la animación. Bartosch fue uno de sus muchos discípulos. Te sigo.
      Saludos

      Eliminar
  3. Una bella reliquia, y como bien dices la técnica y el montaje son sobresalientes para la época. Me gusta el símbolo de la mujer desnuda para representar el rechazo a la opresión, un gran abrazo Mary

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alejandra a mí me sucedió lo mismo. Es genial la manera de enfocar y desarrollar el tema a través de la metáfora de la mujer. Pero realmente esta idea no era novedosa sino una sútil readaptación de los clásicos griegos de que la verdad anda desnuda por las calles, a la vista de todos; una idea idolatrada por oprimidos o perseguida por opresores. Las cosas no han cambiado mucho en la actualidad, no?
      Un abrazo Ale.

      Eliminar
  4. Por desgracia la censura y la intolerancia han destruido muchos aportes a la cultura de todos los tiempos. Buena entrada.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Si hubiera visto el corto sin leer antes tu texto nunca hubiera dicho que es de esa época. Sorprendente, un gran descubrimiento para mí. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mérito lo tiene Internet que guarda en sus entrañas pequeñas joyas como ésta. Gracias por la visita. Un abrazo.

      Eliminar
  6. No la conocía, ni a sus autores, me encanta que la hayas compartido para "culturizarme" en ese sentido, me gustó mucho, querida Marybel. La comparto también con sumo gusto. Besos y feliz finde, preciosa :-))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estupendo que te haya gustado :)
      Feliz fin de semana!!!

      Eliminar