29 de enero de 2014

LA AGONÍA DE FRANCIA, de Manuel Chaves Nogales

“El pasado es un inmenso pedregal que a muchos les gustaría recorrer como si de una autopista se tratara. Mientras otros, pacientemente, van de piedra en piedra, y las levantan, porque necesitan saber qué hay debajo de ellas. A veces les salen alacranes o escolopendras, gruesos gusanos blancos o crisálidas a punto de hacerse mariposas”, José Saramago

Portada "La agonía de Francia" Ed. Asteroide-2011
"Yo era eso que los sociólogos llaman un ‘pequeño burgués liberal’, ciudadano de una república democrática y parlamentaria. Trabajador intelectual al servicio de la industria regida por una burguesía capitalista heredera inmediata de la aristocracia terrateniente, que en mi país había monopolizado tradicionalmente los medios de producción y de cambio -como dicen los marxistas-, ganaba mi pan y mi libertad con una relativa holgura confeccionando periódicos y escribiendo artículos, reportajes, biografías, cuentos y novelas, con los que me hacía la ilusión de avivar el espíritu de mis compatriotas y suscitar en ellos el interés por los grandes temas de nuestro tiempo". Así se presentó el escritor a sus lectores de América en el prólogo de "A sangre y fuego". De origen sevillano, el cronista Manuel Chaves Nogales (1897-1944) vivió la tragedia de ser español y amar la libertad en una época en que el sufrimiento se había convertido en destino universal.­

Pese haber escrito otros muchos libros y demostrar su excelencia como periodista y ensayista, su muerte prematura en el exilio, llevó a que su obra fuese sepultada en la postguerra española -víctima del odio de fascistas y comunistas- por el más tupido silencio. "La agonía de Francia" fue publicada en Montevideo en 1941 y no se recuperaría hasta casi setenta años después. Hoy, se ha convertido en un clásico de consulta imprescindible.
Quiso el destino que su vida estuviese ligada a los grandes acontecimientos de la primera mitad del siglo XX. Conflictos, como la Guerra Civil española influyeron de forma decisiva en la trayectoria del escritor, que también conoció el verdadero rostro del nazismo.
Comprometido con la época que le tocó vivir, poseía una inmensa lucidez y el inusual don de comprender la perspectiva histórica desde su más profunda esencia. Un visionario. Chaves Nogales -republicano y antifascista- procuró soportar sin doblegarse, las adversidades que le tocó vivir, y, como el gran intelectual que fue, supo enriquecer su obra con las enseñanzas que iba extrayendo de esos grandes sucesos históricos. Y quiso advertir de los peligros de la Alemania nacionalsocialista, pero todo fueron oídos sordos. 
En "La agonía de Francia", situado en algún punto intermedio entre el relato y el ensayo, analiza un episodio no menor de la Segunda Guerra. El mundo observó estupefacto, el hundimiento de París como si de una catástrofe geológica se tratase. El desenlace de la tragedia fue fulminante. No obstante, conocedor de los hechos de primera mano, denunció un hecho: la guerra se había perdido mucho antes de la ofensiva alemana. El tejido social estaba corrompido por una crisis moral abrumadora; «Nunca una catástrofe nacional se ha producido en medio de una mayor inconsciencia colectiva». El armisticio fue aceptado como un hecho amargo, pero ineludible. 
El libro reafirma que el rigor histórico no está reñido con la buena prosa. Lo mismo que Albert Camus exigía a los buenos reportajes, combina «datos, color y relaciones» en dosis exactas.

El ensayo invita a imaginar ucronías. Sin duda, la historia de Europa occidental hubiera sido diferente y la humanidad se hubiera ahorrado el Holocausto nazi y los millones de rusos muertos si Francia, no hubiese pecado de exceso de confianza y de derrotismo acongojante, que hizo huir en tropel a su población de la amenaza de guerra, o sea, de la muerte, dejando la ciudad prácticamente deshabitada. «Todo el mundo quería hacer la guerra sentado en una cómoda butaca», escribiría sin indulgencia. En fin, entramos en el fascinante terreno de las conjeturas.


PD: Comparto el precioso tema de REM, "Everybody Hurts" de su álbum "Automatic for the people" de 1992




15 comentarios:

  1. Muy buena reseña, Marybel. No he tenido noticias de este escritor; pero tu texto es una buena invitación a conocerlo y abrir los ojos a ese mundo tan nuestro que nos relata desde su particular inteligencia y perspectiva. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves María Eugenia, hace veinte años Chaves era un total desconocido; hoy es un clásico y sus obras se reeditan de continuo. Muchas gracias por tu gentileza.Un abrazo

      Eliminar
  2. Cuánta crítica puede encerrar una frase: «Todo el mundo quería hacer la guerra sentado en una cómoda butaca».

    Eso es muy cierto, no niego la importancia de generar o proveer discursos e ideas que le hagan frente a las injusticias o peligros de este mundo, pero sin acciones que acompañen ese trabajo intelectual o de crítica y advertencia, es imposible hacer frente a los males que se ciernen sobre los pueblos.

    Abrazos Marybel, comparto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chaves poseía un gran gen visionario. Viajó y husmeó los drásticos cambios y convulsiones que amenazaban la vieja Europa. Repudió y denunció el totalitarismos. Pagó caro el precio de sus predicciones.
      Un fuerte abrazo Gonza.

      Eliminar
  3. Interesante reseña Marybel, como siempre. En cuanto la neurona vuelva a dar señales de vida, prometo leerlo. jajajaja vas a acabar conmigo...menudo listado que llevo ya en espera!!!
    La canción de REM una de mis favoritas.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mabel!. He descubierto que soy una mujer de fé. Confío en que alguno caerá jejeje.
      Un placer leerte a ti también. Gracias. Besos a ti y a tu niña.

      Eliminar
  4. Da gusto leerte, Marybel, incluso sin pensar en comprar el libro, abres ventanas sobre la personalidad del autor y ayudas a culturizarnos. Lo digo totalmente en serio, porque yo a este escritor no le conocía.
    Lo de que los franceses querían hacer la guerra desde un cómodo sillón, no es más que lo habitual tantísimos años después, así se siguen ordenando y dirigiendo todas las guerras que siguen sufriendo siempre los más desfavorecidos.
    Comparto, claro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Morgana por tus amables palabras. El problema de Nogales fue que siempre quedó fuera de sitio, por su declarado antifascismo. Mucho tiempo permaneció en el olvido; hoy es un autor de referencia.
      Estoy de acuerdo con tu puntualización histórica. La historia se repite. Ojalá nos equivoquemos!!
      Un placer tu visita.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Excelente reseña. Yo tampoco conocía a este escritor, parece muy interesante su visión de los acontecimientos. Creo que no será fácil encontrarlo en las librerías de mi ciudad. Marybel, tu conoces al autor? Quizás podríamos conseguir su permiso y subir a tu blog y capaz que al mío, reseñas de algunos de los capítulos. te dejo mis blogs por si te interesa conocerme un poco. www.palabraviva-martarosa.blogspot.com y www.me gustacontar-martarosa.blogspot. com.
    Gracias por tu trabajo y cordiales saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Marta. Pues Nogales se murió en 1944 y no tengo ni idea de como conseguir los permisos. Sí efectivamente el libro no se vende en tu país tienes la opción de adquirirlo por alguna distribuidora (librería online) o intentar ponerte en contacto con la editorial Asteroide.
      Gracias por tu invitación, estaré encantada de seguir tu actividad,
      Un fuerte abrazo y gracias otra vez, por tu visita.

      Eliminar
  6. Ni conocía al escritor ni el libro. Tomo nota. La "nota musical" maravillosa. Un bico

    ResponderEliminar
  7. Desconocía la existencia de libro y autor, la verdad, y se me antoja indispensable en una biblioteca que se precie, aparte de que los temas de nuestra Guerra Civil y de la II Guerra Mundial están entre mis favoritos, por trágicos que sean, como amante del género y la crónica histórica que soy. Desde luego que lo buscaré, no sé si para comprarlo o al menos para leerlo, si lo encuentro en la biblioteca pública de mi ciudad. Y sí, los franceses se creían a salvo con su patética Linea Maginot que no les duró ni medio asalto.
    Cambiando de tema, aunque sin salirnos del todo, dado que eres cinéfila como yo, te recomiendo una película que he visto hace unos días y que justamente concuerda con el libro que recomiendas. Se trata de "Suite francesa", una de las 5 novelas que escribió Irene Némirovsky, escritora judía francesa de origen ucraniano, y que ha sido llevada al cine con éxito. De esas 5 novelas sólo completó 2 y es la 2ª la que han llevado a la pantalla. Se escribieron durante la ocupación alemana de Francia y la propia autora fue deportada y falleció asesinada en Auschwitz.
    Bueno, no te prometo pasarme con la regularidad de antes por aquí, por más que tus post me encantan, porque sabes de mi falta de tiempo, pero siempre que pueda, sí. Biquiños, preciosa :-))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te animes a leer este libro, por razones, que jamás entenderé hay autores a los que se les entierra en vida (me refiero a artísticamente) por pertenecer a determinada ideología. Este es de los míos.
      En cuanto a la película, no la vi, pero sí leí la novela. Irene me encanta (otra victima de la censura), de hecho tengo reseñado dos de sus libros en el blog. La buscaré y la veré. Curiosamente, siendo "Suite francesa" una de sus obras más conocidas, a mí me gustaron más otros títulos. Independientemente de quien sea su creador, la literatura de entreguerras me fascina.
      Muchísimas gracias por encontrar un hueco y dedicarme tu tiempo. Ya sabes dónde estoy cuando quieras.
      Moitos biquiños.

      Eliminar
    2. No he leído nada de Irene Némirovsky, y de hecho vi la peli sin saber que se basaba en una novela, fue después de verla que me enteré de ello. Habrá que buscar la mentada novela para ver si la película le ha hecho justicia, cosa que raramente ocurre, aunque cuente con un reparto más que interesante: Michelle Williams, Matthias Schoenaerts y Kristin Scott Thomas, entre otros. Y ya que dices que la novelista tiene otros libros que te han gustado más, ya me vendré con tiempo a leer esas otras reseñas que sobre ella atesoras aquí en tu blog. Y no me agradezcas nada por venir, la agradecida soy yo, porque amplías mis horizontes culturales. De tiempo ando mal porque tengo mucho trabajo y a la vez estoy preparando la edición de mi primer poemario, es por eso que apenas entro ni en G+ y publico mucho menos en los blogs, pero estos días estoy intentando leer al menos a los más allegados y a los que más me gustan, que suelen coincidir. Biquiños, Marybel y feliz semanita :-))

      Eliminar