14 de enero de 2014

LA VENGANZA DE CAMERAMAN (KIEST KINOOPERADORA), de Stanislas Starevich

"Me parece que los celos son los que pueden darnos la comprensión más profunda de la vida psíquica, tanto de la normal como de la patológica" Sigmund Freud



"La venganza del cameraman" fue rodada en 1911 por Stanislas Starevich, uno de los pioneros de la técnica que los ingleses denominaron stop-motion.
Todos recordamos la famosa anécdota de las primeras proyecciones de los hermanos Lumière, cuando los espectadores -carentes de formación cinematográfica alguna- creyeron que la locomotora que veían en la pantalla iba a arrollarles y huyeron despavoridos de la sala. Con esta animación sucedió algo similar. Starevich utilizó insectos auténticos para su producción. Y aunque muertos, el público creyó que el animador había entrenado a los insectos para actuar en el cortometraje.
"Las películas de Ladislaw Starewicz (1882-1965), referente ineludible de la técnica del stop-motion (animación fotograma a fotograma), destacan por la singularidad de la puesta en escena, normalmente realizada con sofisticados animales a caballo entre el museo de zoología y la fantasía surrealista. Entomólogo de formación y cineasta autodidacta, Starewicz filmó en Rusia y Francia más de un centenar de películas, desde principios de siglo hasta 1965. Tras iniciarse en el cine en los estudios Khanzhonkov y dirigir cine con actores, descubrió en la animación un medio ideal para desarrollar su desbordada imaginación, su habilidad técnica y su destreza como titiritero. Cien años más tarde, gracias a la actualidad de las historias y a la manera de contarlas, sus marionetas mantienen toda su vigencia.
Starewicz se inició en la técnica stop-motion con intenciones documentales, para reproducir el apareamiento de los escarabajos-ciervo, imposible de registrar en vivo con los medios de la época. Así, con Lucanus Cervus (1910), se convierte involuntariamente en un pionero de la animación de marionetas. Si bien Emile Cohl, Méliès o Segundo de Chomón habían utilizado la técnica del rodaje foto a foto con anterioridad, es Starewicz quien le saca el máximo partido con sus sorprendentes e imaginativas historias. A partir de Lucanus Cervus, hoy perdida, Starewicz se adentra de lleno en el mundo de las fábulas y otras ficciones interpretadas por alucinantes criaturas de su factura. Sus personajes, hechos algunos a partir de esqueletos de pájaros y animales antropomórficos cubiertos de pieles verdaderas, parecen sacados de un peculiar gabinete de maravillas. Su técnica y calidad artística han sido alabadas por directores como Terry Gilliam, Nick Park y John Lasseter, y han influido notablemente en el trabajo de realizadores como Tim Burton, los hermanos Quay, Joel Meter-Witkin y Kyle Cooper.

Aunque Starewicz gozó de reconocimiento en su época, -e incluso se le comparó con Walt Disney en los años treinta-, tras su muerte, sus películas fueron cayendo en el olvido. No sería hasta principios de los años noventa del siglo pasado, cuando festivales especializados como el de Annecy o el de Ottawa, e historiadores de la talla de Giannalberto Bendazzi o Jane Pilling, lo rescataran de nuevo. En el año 2002 se restauró finalmente el total de su obra francesa (dedicada a la animación). Las películas de su período ruso (es decir, previas a 1920, fecha en que se trasladó Francia) no han tenido la misma suerte. (...)"

Animación para adultos, narra la historia de un adulterio, un tema muy común en las comedias cortas de la época. El director adapta magníficamente los espacios para sus personajes, derrochando buen hacer en los detalles más nimios. Starevich era un artista de las imágenes y también un magnífico maestro de como el humor puede ser la herramienta perfecta para arremeter contra algunos valores sociales de la época. Un siglo más tarde, "La venganza de cameraman" constituye una experiencia cinematográfica deliciosa, donde resulta fácil perder la distancia debido a su puesta en escena y a la extraordinaria imaginación para humanizar a sus insectos. Pero, quizá el valor más perdurable de esta animación esté en lo que se va construyendo por detrás, en esa tristeza que no se cuenta pero que después de la impresión y la ironía, resulte lo más inolvidable. ¡Qué encantadora venganza!. 
Con la revolución bolchevique, Ladislao tuvo que exiliarse, mientras buena parte de su obra desaparecía para siempre.




Título original: Kiest Kinooperadora/ País: Rusia/ Año: 1911/ Director: Stanislas Starevich/ Guión: Stanislas Starevich/ Fotografía: Stanislas Starevich/ Duración: 12 minutos



22 comentarios:

  1. La verdad es que es agradable retomar estas primeras películas, se valora un montón la creatividad. Ahora es más fácil, todo se hace con mucho dinero y muy poca imaginación. Creo que en el cine es en el campo artístico donde cada vez miro más hacia atrás para encontrar arte, porque lo que es hoy en día...

    besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente, en aquel tiempo, este corto era una proeza técnica. Pura artesanía...
      Besos!!

      Eliminar
  2. Hola Marybel, quiero aprovechar esta ocasión para comunicarte que te he concedido el Premio Dardos para reconocer el gran trabajo que desarrollas en este blog :) (en mi blog puedes ver la publicación del premio)
    ¡¡Un abrazo y enhorabuena!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me halaga enormemente que hayas tenido en cuenta mi blog para este premio, pero como ya he explicado en otras ocasiones, no lo puedo a aceptar, pues es política de anonymaveneciana. Espero sinceramente que esto no te suponga ningún inconveniente. Por supuesto seguiré fisgoneando en tu blog jejeje.
      Muchísimas gracias, seguimos en lectura.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  3. Vaya joyita y con lo que a mi me gustan estas cosas. Un besazo fuerte, paisana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Doll, el corto lo es..
      Otro besazo galeguiña!!

      Eliminar
  4. Ahora veo de donde sacó Barry Sonnenfeld la idea para hombres de negro...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Invento de feria como decía Erice, jajajaja

      Otro abrazo

      Eliminar
  5. Que trabajito se tomo para realizar esta obra. Es una obsesiva elaboración de una maravillosa película y ¡vaya con la historia!!!. Gracias por compartirla, es un hallazgo genial. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este corto es uno de esos trabajos que despiertan admiración por el medio, por el cinematógrafo y por el cine en su concepción más genuina. Imagina la sorpresa de los niños que asistían a las actuaciones de Starevich...
      Un fuerte abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  6. Vaya! ahora lo tienen todo mas fácil, pero la imaginación decrece justo cuando tienen todas las técnicas a su disposición. Por que obras como esta pudieron caer en el olvido? es impresionante realmente que haya utilizado insectos reales.
    Abrazos Mary.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, fue un trabajo agotador y minucioso, que muy pocos serían capaces de repetir.
      Un fuerte abrazo Ale.

      Eliminar
  7. Qué gran regalo nos has dado Marybel y que bien reivindicar a estos padres desconocidos por muchos que nos decimos cinéfilos y no lo somos tanto (claro, no lo podemos saber todo).

    Pero como lo señalas en tu reseña, ha genios que se van quedando fuera, injustamente, de los anales que conforman la historia del séptimo arte.

    Un abrazo y buen martes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En cierto modo, hay que hacer un poco de memoria, y devolverles el lugar que les corresponde...
      Muchas gracias y feliz semana para ti también.

      Eliminar
  8. Me ha encantado ver esto! qué de cosas estoy descubriendo en tu blog!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado. Es una auténtica joya de animación.
      Un besazo paisana!!!

      Eliminar
  9. esta muy genial, me gusto mucho!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encantada de que te haya gustado. Un saludo.

      Eliminar
  10. Qué genialidad!!!... No quiero ni pensar la de horas y horas de trabajo que debió de emplear Starevich!!! ... y la satisfacción de no tener que pelear con estrellas engreídas ni de pagar sumas desorbitadas por caché jajaja
    Estupenda reseña como siempre.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  11. Impresionante.....nunca había visto algo así ! Gracias por compartirlo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo impresionante es que con la precariedad de recursos consiguiera una producción, que un siglo más tarde, sigue asombrando...
      Besos.

      Eliminar