22 de febrero de 2014

ESCENAS DE CAZA EN LA BAJA BAVIERA, de Peter Fleischmann

"No es perverso el homosexual, sino la sociedad en la que vive" Rosa von Praunheim


"Escenas de caza en la Baja Baviera" es una excelente película; una de esas sorpresas que a veces nos da el cine europeo, alejado de cualquier parámetro comercial o de tendencia alguna. Peter Fleischmann nunca quiso que lo ensasillaran como integrante del Nuevo Cine Alemán, ni tampoco del Novísimo Cine Alemán. No le gustaban las etiquetas y su cine presumía de una independencia creativa y de su propio credo intelectual.
"Escenas de caza en la Baja Baviera" realiza una acertada disección sobre la génesis del comportamiento violento y sobre los prejuicios y falsas creencias que despiertan los instintos de venganza y destrucción. Las reflexiones sociopolíticas del director, casi siempre ligadas a la agresividad en el ser humano, se vuelcan en esta historia, en Unholzingun, un pueblecito bávaro como ejemplo de crueldad y barbarie.  
La metamorfosis del hombre civilizado en cruel verdugo de sus semejantes es el tema central de la película.  Homo homini lupus. Fleischmann parece decirnos, igual que Hobbes, que el hombre es un lobo para el hombre. El protagonista se llama Abramm. Pocos datos conocemos sobre su vida, sólo lo estrictamente necesario; que es un joven mecánico y que vuelve a su pueblo tras haber estado en la cárcel. No hace falta más, lo único que le interesa al director es situar a sus protagonistas en un entorno hostil e incierto, en el que se sientan indefensos e incapaces de interactuar con él y con sus lugareños.  
Algo parece claro, no obstante, Abraam sólo es culpable por estar en el lugar equivocado en el momento inadecuado. En torno a él se levanta una polvareda de rumores sobre su dudosa sexualidad que le convierten en la víctima propiciatoria. Saltarse el límite de las prohibiciones o abandonar los amoldamientos sociales son faltas censurables y reprensibles que allanan el camino a la violencia. Ya se sabe, la oveja que no sigue al rebaño, se descarrila y la homosexualidad es una conducta proscrita, aberrante, propio de mentes degeneradas, que hay que extirpar de la sociedad. Además es inútil para la especie. 
Con estos mimbres, Fleischmann teje el cesto de un microcosmos que provienen de los rescoldos del nazismo, donde la homofobia y la más absoluta intransigencia palpitan frente a ese inconsciente cooperativismo que llamamos con orgullo "cultura". La violencia se va desplegando progresivamente. Con cada personaje más profundo se muestra el piélago de estas pasiones; autoridades, hombres, mujeres y niños actúan en complicidad, ajenos a la justicia; víctimas y verdugos, ninguno se libra de la condenación.



Mantener intactos los códigos éticos en medio de un ambiente hostil, es una cruzada casi imposible. Del desamparo a la ira, torturado e indeciso, con el desasosiego del hombre que trata de avalar una identidad fracturada, Abramm advierte la destrucción en mil pedazos de su moralidad hasta las últimas consecuencias.
Las imágenes invaden directamente el sistema nervioso. A medida que avanza el film, es cada vez más difícil empatizar con cualquiera de los personajes, cuyos gestos y relaciones están marcados por una agresividad y desprecio latente, que explosiona con toda su acerbidad. Por un lado, la odisea de Abram bascula claramente sobre resortes del cine de terror, especialmente cuando queda claro que el objetivo de la comunidad es lincharle. Por otro lado, la feroz crítica a los extremismos política y religiosos se articula en un formidable guión que esconde el brutal mensaje anti-gay. Inolvidable la escena de la matanza del cerdo. El carácter del protagonista resulta también fundamental para llegar a ese declive. La manera de dejarse llevar, la intención de evitar conflictos y la manera de encarar las adversidades, no logran que los conflictos pasen de largo.
Las tinieblas a las que es arrastrado el personaje se manifiestan en una acertada fotografía en blanco y negro, lúgubre y granulada, que transmite con precisión esa obsesión existencial de Fleischmann, un despojo humano al borde del abismo así como la dureza y la austeridad religiosa de la comunidad.  
Incomprendida e injustamente olvidada, "Escenas de caza en la Baja Baviera" crea una realidad tangible donde todo indicio de moral y solidaridad -dos conceptos asociados con la civilización y, en cierta manera con el ser humano- desaparecen por completo. Su poderoso texto que sería merecedor de un profundo análisis, la intensidad dramática del guión junto a unos diálogos vibrantes e hirientes conforman un film de visionado imprescindible. 
Fleischmann nos deja un mensaje a contrapelo: toda nuestra civilización no es más que una pústula de lava solidificada, debajo de la cual bulle un magma incandescente, acechando la próxima erupción.




PD: En la Alemania de 1968 las relaciones homosexuales aún estaban penalizadas. "Escenas de caza en la baja Baviera" es un duro alegato contra la intolerancia. La Alemania de los sesenta no podía tragar este puñetazo en el estómago, y su impactante violencia, que ahora no sorprende tanto, dejó a los críticos estupefactos y provocó que se escribieran auténticas barbaridades sobre ella.


Título original: Jagdszenen aus Niederbayern/ País: Alemania/ Año: 1969/ Director: Peter Fleischmann/ Guión: Peter Fleischmann (Obra: Martin Sperr)/ Intérpretes: Martin Sperr, Angela Winkler, Else Quecke, Maria Stadler, Michael Strixner, Hanna Schygulla/ Fotografía: Alain Derobe (B&W)/ Duración: 88 minutos/ Premios: Georges Sadoul



34 comentarios:

  1. Aún no la he visto. La tengo pendiente desde hace mucho, pero por una cosa o por otra, siempre la he ido aplazando. A ver si le vamos poniendo remedio...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que te hace reflexionar e invita al debate, ingredientes no le faltan ;)

      Eliminar
  2. Me interesaría mucho verla. Todo alegato contra la intolerancia es siempre un fuerte aviso de lo que puede suceder en la realidad si nos dejamos arrollar por ella. Excelente reseña, Marybel.

    Un fuerte abrazo.

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Fer. Espero la encuentres y la disfrutes tanto como yo lo he hecho. Ya me dirás...
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Excelente reseña, me gusta la frase de Fleischmann:" toda nuestra civilización no es más que una pústula de lava solidificada, debajo de la cual bulle un magma incandescente, acechando la próxima erupción". Es mas, me la llevo para mi blog, y para tuitearla jejeje, y tienes muchísima razón cuando dices que la moral y la solidaridad van de la mano, pero cuando se trata de algo que va en contra de lo que se ve mal, ambas cualidades se las arrastra por el fango.
    Abrazos mi querida Mary, y disfruta tu fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje, aclarado el tema de la cita!!!
      Un fuerte abrazo Ale.

      Eliminar
  4. No creo que se haya dado en la Argentina, me interesante el tema de la homofobia y la discriminación, que todavía no han sido superadas. Excelente tu texto y las fotos que adjuntaste.
    Qué buenas presentaciones hacés, Marybel.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Mirella. La película tiene escenas tremendas y una gran cualidad: la sutileza.
      Un beso

      Eliminar
  5. Mmmmm...la intolerancia...otro mal añejo en la humanidad....Es triste sigamos padeciendo de ello,lo que queda es desde el hogar trabajar los valores del amor y la tolerancia para que dejemos un mundo más humano y respetuosos de la vida y la sexualidad cualesquiera que ésta se defina...Felicidades mi querida amiga Maribel,excelente tu pluma como siempre :) Abrazote :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual peco de excesiva, jeje pero lo que escribo es lo que pienso. Gracias María, también comparto tu criterio.
      Peter Fleischmann te espera.
      Un abrazo muy fuerte.

      Eliminar
  6. El ambiente de esta película es claustrofóbico. Algo que me ha llamado mucho la atención es el contraste entre la extensión de estos paisajes montañosos y la estrechez mental de los habitantes del pueblo. Da la impresión de que el hombre no aguanta horizontes abiertos. Las escenas alrededor de la matanza del cerdo también hablan un lenguaje inolvidable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, es una película bien hecha. Esa es la clave, no todo vale.
      Bienvenido y gracias por dejar tu comentario.
      Saludos

      Eliminar
  7. Excelente exposición, Marybel, gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por pasarte por este rinconcito.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Las fobias siempre sacan lo peor del ser humano. En determinados contextos se potencian y más si se concentran en lo profundo de comunidades muy tradicionales.
    Por la reseña se adivina una película cruda, violenta en grado extremo que resulta complicado identificarse con alguno de los personajes, más en el ámbito ético.
    Los recursos formales que destacas deben ser un gran acierto.
    Excelente Marybel. Me acorde de “Canoa” de Felipe Cazals, una película mexicana que igual aborda el tema del linchamiento exacerbado por los prejuicios de la comunidad.
    Un abrazo, feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es una película dura y reflexiva.
      Tomo nota de "Canoa".
      Como siempre, gracias por tu participación en el blog.
      Un fortísimo abrazo.

      Eliminar
  9. Los malditos prejuicios que contaminan el alma y el cuerpo...
    Excelente reseña, como siempre.
    Un abrazo Marybel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, malditos sean todos...
      Gracias Mabel. Otro fuerte abrazo.

      Eliminar
  10. Me gustó mucho esta película, película para pensar... Y más leyendo esta reseña! Saludos!

    ResponderEliminar
  11. Que la veré ni lo dudes, Marybel, pero no ahora. Me parece muy dura y fuerte y estoy muy sensible y poco predispuesta, o preparada mejor, para esas intensas emociones.
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A igual que en literatura, estas obras hay que disfrutarlas cuando uno se encuentre en condiciones de hacerlo. Todo a su tiempo!!!. Cuídate mucho Carmen.
      Besos

      Eliminar
  12. Gracias por una referencia tan interesante, me temo que mi cultura cinematográfica es muy justita. La buscaré porque me parece un imprescindible y me quedo con el deseo de verla como sea. Un abrazo Marybel!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leerme. Espero resulte de tu agrado. Otro abrazo José Miguel!!

      Eliminar
  13. Seguro que está estupenda, a juzgar por tu crítica y recomendación, Marybel. Además, no la he visto y el tema es muy interesante. A ver si la consigo ripeada por internet en alguna web de cinéfilos o en DVD en algún lugar, porque al ser del 69 no sé será fácil de encontrar.

    La de "Ida" aún no la hay en internet, aunque espero que no tardará en salir. Antes iba mucho al cine, pero ahora mi marido trabaja en turno de tarde-noche y eso de ir sola...porque a mis amiga no las saques de las pelis convencionales. Por otro lado, tengo un home cinema impresionante en casa, así que hay que aprovecharlo, jeje.

    A ver si las consigo, la de Ida y ésta, ambas son del tipo que me gusta.

    Comparto; Marybel (dentro de un ratito que acabaré de publicar en comunidades). Muchos bicos y feliz semana,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues cuando puedas intercambiamos impresiones...
      Biquiños.

      Eliminar
  14. Ví esta película en 1973.
    Se proyecto en el Auditorio Jaime Torres Bodet, del Museo de Antropología e Historia de México.
    La programó la Cinemateca Mexicana a través del Instituto Goethe.
    Nunca más volví a saber de ella.
    Obtuvimos un respaldo cultural y la exhibimos el pasado viernes 6 de febrero.
    Asistieron doce personas al Cine Club Dziga Vertov, en La Paz, Baja California Sur, México.
    Fue espléndido volver a verla ¡cuarenta años después!

    Escenas de caza en la Baja Baviera
    http://www.patiodebutacas.org/foro/showthread.php?t=20185&highlight=Fleischmann

    Ida de Pawel Pawlowski
    http://www.patiodebutacas.org/foro/showthread.php?t=37255&highlight=Pawel+Pawlikowski

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es estupendo rescatar y dar a conocer obras de este calibre que se han quedado en el olvido.
      Gracias por tu visita.
      Un saludo.

      Eliminar
  15. La tengo comentada en mi blog, aparte de que en mis tiempos de distribuidor, fue una película que llevé a las exhibidoras bajo el brazo. Haces un excelente análisis, análisis que culminas,de forma muy acertada, al final del artículo.
    Como siempre, Marybel, recibe un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo sé. Te sigo hace tiempo, y cuando leí tu reseña me acordé de ella.
      Gracias por pasarte por aquí.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Abramm no es del todo inocente, recordemos que trato de seducir al muchacho medio retardado (si no lo descubren, vamos a saber que hubiera pasado). Angela Winkler, es una de mis actrices alemanas favoritas, su papel es fenomenal !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tanto victíma como verdugos, ninguna se libra de la condenación. Y sí, Winkler hace un buen trabajo.
      Gracias por tu visita y comentario.
      Un saludo

      Eliminar
  17. Estupendo, post, Marybel, como siempre. No conozco la película, pero sí a su director, por lo que el sello de calidad está asegurado, como el actoral, teniendo en cuenta que está la gran Hanna Schygulla, musa de Fassbinder. A ver si un día puedo echarle el ojo a la peli. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ovidio por tu participación y tiempo. Seguro que te resulta interesante. Ya me contarás.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar