3 de febrero de 2014

LA CAZA, de Thomas Vinterberg

"El hombre no se revela a sí mismo y a los demás más que en las situaciones límite". Karl Jaspers


     
Para bien y para mal. Thomas Vinterberg es uno de los responsable en buena parte del presente auge del cine danés más allá de los ejercicios intelectualoides del movimiento Dogma 95. A pesar de su corta filmografía, el director danés ha ido elaborando un discurso sólido, coherente y comprometido que lo convierte, en uno de las cineastas más interesantes y personales del panorama actual. Cineasta comprometido, sigue fiel a su idealismo utópico, fiel a los temas polémicos y controvertidos y cómo no, fiel a su estilo sencillo y directo. Sin grandes alardes ni grandes complicaciones Vinterberg hace fluir sus ideas por la piel de sus personajes ofreciéndonos una cierta visión del mundo y la suya propia. Si bien en "La celebración" (Festen) el director sondeaba el fantasma de los abusos sexuales en el seno de una familia acomodada, en esta ocasión Vinterberg analiza otro tema no menos peliagudo: la presunción de inocencia por pederastia. Para ello, recurre a esa malsana predisposición de las masas, tan brutal como mutable, para sojuzgar y poner en solfa la armonía social que lo mantiene. El resultado es una mezcla de drama social y cine negro sin concesiones. Un filme minimalista y ascético atento a pequeños detalles visuales y algo tentado por el simbolismo. 
Esgrimiendo un recurrente "sin prisa pero sin pausa", Vinterberg focaliza su atención en una comunidad, en algún lugar de Dinamarca. Lukas (Mads Mikkelsen, cuya relevancia internacional en buena parte se debe a sus trabajo en "Hanibal" y "Un asunto real") es un hombre de mediana edad que vive en un pueblo tranquilo. Tras un traumático divorcio ha encontrado, otra vez, la manera de rehacer su vida: trabaja en una guardería, tiene un buen grupo de amigos e incluso ha empezado una nueva relación sentimental. Pero una pequeña e inocente mentirijilla de Klara (excelente actuación de la menor Annika Wedderkopp), una de las niñas de la guardería e hija de uno de sus mejores amigos romperá su plácida cotidianidad de forma inesperada y cortante. 
Los niños son extrañas máquinas de percepción. Criaturas capaces de suscitar sorpresa o escándalo en los adultos -pese al esfuerzo y formación de éstos- jactándose de un señorío impenetrable e imposible de reproducir como es la imaginación infantil.
"Klara ha contado detalles sexuales acerca de un adulto. No me parece que la niña mienta. Parece que Klara ha sido víctima de abusos sexuales aquí en el escuela. Y que ha sido una persona muy cercana a vosotros".


Todo va sucediendo sin suceder. El inocente rumor ¿o no? -al menos dicha por el que suponemos inocente- se revelan infundados pero se extienden rapidamente por la comunidad con repercusiones inmediatas y devastadores. Se abre un traumático proceso de acoso y derribo para su protagonista a tal punto que Lucas se verá obligado a demostrar su inocencia y luchar por su vida y su dignidad. Y es que incluso en una sociedad que duerme al amparo del Estado de bienestar, como la danesa, la calumnia y la maledicencia pueden obnubilar la auténtica evaluación de los hechos, al punto de que la propia imparcialidad se ponga de parte del diablo. 
Vintenrberg ha sabido plasmar ese descenso a lo primario, mostrando sin titubeos una violencia que no sólo choca por lo explícita, sino también por su carga connotativa -merece mención especial la última escena- poniendo de manifiesto lo que siempre supimos: vemos lo que queremos ver y todos podemos convertirnos en cazadores potenciales de la presunción de inocencia. Y da lo mismo que los hechos sucedan en Dinamarca o en otra parte, porque la estupidez, los prejuicios, la paranoia y el autoritarismo no conocen fronteras.
El espacio físico se convierte en un elemento determinante en la configuración emocional y evolución de los personajes. Éstos se mueven por unos exteriores con un palpable realismo que muestra la verdadera cara oculta de la comunidad. Una realidad que la convierte en transgresora, por la simple necesidad que tiene cualquier sociedad de permanecer unida frente a la maldad. 
El film puede tener algunos baches en el camino hacia el climax final, más el director sabe engarzar bien el mecanismo de dudas e intercambios verbales entre los personajes, y se divierte jugando con el deseo y la impotencia del espectador por decubrir la verdad; un exasperante pero brillante artificio que logra mantener durante todo el metraje.
Haciendo gala de una notable elegancia con la cámara en el que se maneja la elipsis a la perfección, el director construye una película intensa, emotiva y cargada de tensión, en una historia plagada de recovecos, silencios y miradas, contada de manera muy inteligente. Un tono, alejado de cualquier carga moralizante pero poniendo el acento en la inquietante dualidad ética que atenaza al ser humano. 







Título original: Jagten (The Hunt)/ País: Dinamarca/ Año: 2012/ Director: Thomas Vinterberg/ Guión: Thomas Vinterberg, Tobias Lindholm/ Intérpretes: Mads Mikkelsen, Thomas Bo Larsen, Annika Wedderkopp, Alexandra Rapaport,Anne Louise Hassing, Lars Ranthe, Lasse Fogelstrøm, Susse Wold, Ole Dupont, Sebastian Bull Sarning/ Música: Nikolaj Egelund/ Fotografía: Charlotte Bruus Christensen/ Duración: 111 minutos/ Premios: Festival del Cannes al Mejor actor (Mads Mikkelsen), Premios del Cine Europeo al mejor guión, Nominada al Oscars a la mejor película de habla no inglesa entre una infinidad de reconocimientos y otros premios.




34 comentarios:

  1. Toda la película me parece de genial, lenta , ingeniosa, personajes bien trazados y perfilados, y actitudes muy humanas y
    crueles que son propias de la naturaleza humana. El comentario de la película también.El línchamiento del protagonista es
    ciertamente tremendista ,.Pero hay un punto en el que discrepo total y absolutamente del director y de su valoración de la pe
    lícula , y es es siguiente .Primero esa capacidad de soportar el sufrimiento y la injusticia por el protagonista es excesiva, en la realidad se hubiera hundido antes , y su reacción es demasiado comedida, por otro lado, ese buenismo del protagonista de perdonar todas esas vejaciones ,agresividad y ensañamiento contra su persona y perdonar sin mas a todos y seguir como si nada hubiera pasado , no es creible. Ese coraje, esa fortaleza y capacidad de perdon es mas propia de un martir , o de un santo , ese tipo de personas no se encuentran fácilmente ,rotundamente no, lo más probable es que se hubiera marchado del pueblo con despecho y decepción.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido Francisco. La historia que cuenta es terrible. Efectivamente Mads Mikkelsen aguanta estoicamente casi todo el peso del film. En la caza juegan cazadores y presas. El ha sido presa de su propia sociedad y por tanto no volvera a cazar. Al final mira el ciervo como reflejo de sí mismo y cuando otro cazador dispara se asusta como la presa que nuca dejara de ser. No estoy de acuerdo contigo, en tu descripción de su aguante psíquico. Cada persona tiene su escala de valores y temple, y no creo que se deba medir a todos por el mismo rasero.
      Un saludo cordial.

      Eliminar
  2. Hola Mary, el tema de la sospecha de pederastia que crea un ambiente de acusaciones basándose en la versión infantil, también se la ve en otros ámbitos. Los prejuicios que se crean alrededor pueden ser incluso mas dañinos que el del posible infractor (en caso de serlo) de ese tipo de prejuicios y temores se alimentan el racismo, el odio y la ignorancia.
    Las actuaciones de Mads Mikkelsen y la pequeña son excelentes, una muy buena película y una excelente reseña la tuya.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Ale. Para mí lo más relevante de la película no es la búsqueda de respuestas, sino las preguntas que genera lo improbable y a la vez cierto de su argumento. Curiosamente el foco de la película no se desplaza hacia el protagonista de la historia, sino a cualquiera de nosotros...
      Un fortísimo abrazo.

      Eliminar
  3. No es un tema nuevo, pero parece que el planteamiento de Vinterberg merece la pena. Rumores, rumores... Hay una frase que dice algo así como que "la amenaza es peor que la ejecución de la amenaza".. pues algo así son los rumores, las sospechas.. No conocía la película, pero me la llevo anotada. Y si en algún sitio tienes días de 48 horas también me los llevo ;)

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como le he dicho a Ale, el carisma del personaje es más que evidente, pero la gran virtud del director es llevarnos más allá de este hecho. La película con sus pequeños fallos, me parece un buen film. Ya me contarás...
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. Seguramente una gran película que intentaré conseguir. Aunque es un tema muy delicado, parece estar planteado de manera inteligente. Excelente tu reseña, como siempre! Un abrazo Marybel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Soledad. Un placer tus visitas. Deseo que te guste.
      Un abrazo muy fuerte.

      Eliminar
  5. Sólo he visto Festen (y no hace mucho), que me pareció un peliculón. Me quedé con ganas de más Vinterberg, así que me la apunto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vinterberg es un director a seguir. Promete, de hecho ya ha demostrado de que pasta está hecho. Ya me dirás...

      Eliminar
  6. Vaya manera de abrir esta entrada con esa cita tan cierta y tan poderosa muy ad hoc para la temática de este film que desde el título anuncia por dónde van las pistas del mismo.

    Un tema de actualidad si pensamos en los escándalos que en los últimos años le han estallado a la iglesia Católica por proteger a sus pederastas. Desde luego, este asunto no es ajeno a la laicidad de la sociedad y en ella hay casos de estos abusos.

    Sólo de mirar las excelentes fotografías con que ilustras tu reseña ya se antoja la película. Suena interesante la premisa que dice que aún en un Estado de bienestar el culpado debe probar su inocencia. En mi país bajo esa premisa rige el estado de derecho y es un asco porque se presta mucho para la cacería de brujas. Encima de que uno es poca cosa, enfrentarse al Leviatan para demostrar su inocencia implica una proeza y es donde casa perfectamente la cita de Jaspers.

    Siempre es un placer leerte Marybel, recuerdo un comentario en que Morgana te decía: nos culturizas; tu espacio es un oasis para quienes nos gusta el cine.

    Pd: mi lista de pendientes contigo ya es enorme, jajajaja ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cita vale más que cualquier reseña!!!! Creo que la puedes ver online, lo digo, para que vayas haciendo tus deberes jejeje.
      Muchas gracias Gonza. Siempre son un placer tus visitas.
      Un abrazo!

      Eliminar
  7. No he visto la película así que no puedo hacer un juicio de valor. Discrepo con lo que dice Francisco L. no estamos hablando de un español; es nórdico. Por lo tanto, las reacciones no son como nosotros imaginamos y aún así, en algún que otro español por mucho que cueste creerlo, incluso imaginarlo, pueden ser completamente factibles y similares a las de este personaje y no por ello ser un santo y un mártir. Más que una cuestión de nacionalidades, es una cuestión de humanidad.
    Un besazo Marybel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Mabel, cada sociedad tiene su cultura que convella una educación, una escala de valores... La danesa presume entre sus máximes valores sociales de ser empática, solidaria o confiar en las personas, Es un modus vivendi diferente. Te la recomiendo, creo te gustará.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  8. Excelente reseña, Marybel. La cita de Jaspers que abre el análisis de una película que se plantea como interesante es maravillosa por lo cierta. Yo conocí el caso de un profesor colega a quien por una falsa sospecha de abuso le arruinaron la vida, a él y a su familia entera, y nunca se pudo llegar a demostrar nada. Me gustaría mucho poder verla, aunque no suelen llegar este tipo de películas a las carteleras de mi país en estos momentos, lamentablemente.

    Un beso grande!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Fer. La historia es terrible porque sabes que puede sucederle a cualquiera de nosotros. Es en las miradas donde se resalta el entramado operacional del film. Su protagonista siempre nos mira fijamente, esbozando sinceridad aun cuando reconoce el engaño. Gran trabajo el del actor!!!
      Lo sé, no es lo mismo, pero creo la puedes ver online.
      Un abrazo muy fuerte.

      Eliminar
  9. Me encantan tus reseñas, Marybel... esta peli es difícil que se estrene por estos lados, pero hace unos años vi "Celebración", que me gustó mucho. Encuentro muy atractivo el cine nórdico, cuando logramos ver algo de lo que producen, y si bien pueden parecernos con un ritmo más lento al que nos tiene acostumbrado Hollywood, van a fondo en los temas.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un drama de dimensiones bergmanianas, que indigna y cuestiona nuestra condición de juzgar a priori. Repito: recomendada por la historia y la magistral actuación del actor.
      Muchas gracias Mirella.
      Un abrazo transatlántico!!!

      Eliminar
  10. Narras la película con tal certeza, conocimiento y profundidad que sin duda la disección es atractiva. Me intereso mucho el film y el autor, aquí creo no conocer. Gracias por tan buena reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María Eugenia por tu amabilidad y participación. Espero la encuentres y te guste.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  11. Cuando me enteré de que el director de 'La caza' era el mismo que el de 'Celebración', me entraron muchas ganas de verla y tal como esperaba, me gustó mucho. Al igual que Celebración, las dos películas consiguieron provocarme una especie de inquietud e indignación por las reacciones de las personas ante los hechos que estaba sucediendo. Impresionantes las actuaciones del protagonista y de la niña. Un gran final.
    Un saludo!

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la verdad es que este director no deja indifente y Mads Mikkelsen está soberbio.
      Coincido contigo en el final. Mira que le he dado vueltas sobre la autoría de los hechos (no quiero revelar nada) jejeje. ¿Quien crees qué fue?

      Eliminar
    2. Igual tendría que volver a verla, pero creo que la tengo bastante fresca, yo no descartaría que fuera el padre de la niña... La duda siempre quedará y tu hija es tu hija... De todas maneras, supongo que da igual quién fuera el autor del disparo, el protagonista ya queda marcado para siempre por esa acusación, fue muy valiente al no marcharse.

      Eliminar
    3. Pues yo había pensado en el hermano de Klara. Si te fijas, más que preocupación manifiesta odio a lo largo de la película...

      Eliminar
  12. No creo que el director juegue con el espectador para que este decida, desde el principio le deja muy claro cuáles son las circunstancias. El agobio que siente el espectador es el de no poder hacer nada, el de saber de antemano lo que ha pasado y asistir impotente al desarrollo del drama. El único climax es el del suspiro de alivio que, maldito director danés, queda truncado por un instante final de los que te llevan directo a coronarias.
    Saludos enlazados.

    ResponderEliminar
  13. Bienvenido Licantropunk y gracias por pasarte por aquí.
    Coincido totalmente con tu puntualización sobre el espectador; "...y se divierte jugando con el deseo y la impotencia del espectador por decubrir la verdad..." con estas palabras intentaba explicar lo mismo que tú.
    Me repito: es un peliculón.
    Saludos enlazados!!! ;)

    ResponderEliminar
  14. He visto la película y he sentido la angustia del protagonista. También creo que su aguante es excesivo y no muy común. A mi no me preció creíble porque cualquier persona que se sabe inocente reacciona de una forma autodefensiva que al final lo hacen ver como más culpable y sí, lo normal era que hubiera abandonado el pueblo. No veo a nadie conviviendo con quienes le han vejado tanto. No lo veo como una reacción común el quedarse. Esta es mi opinión. Me gusta tu reseña.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lumy. Cierto, Lukas tiene mucho temple, pero creo que no se puede generalizar. La histoia se construye en Dinamarca, una sociedad que tiene una actitud ante su comunidad muy distinta a la que presenta la española ( y pongo por ejemplo ésta, porque es la mía). Tienen otro sistema de educación y de valores...

      Eliminar
  15. Hola, no he visto la película y después de como lo has contado apetece porque es un tema que considero muy preocupante, lo fácil que es lanzar sospechas sobre alguien y la imposibilidad de limpiar el nombre y sobre todo el sufrimiento de aquellos que de forma injusta han sufrido ese horror y a los que se acababa cambiando la vida.

    La película toca un tema muy delicado por ser la pederastia un tema despreciable y de los más viles y que desgraciadamente está más extendido de lo que podemos llegar a imaginar.

    Muy bien contado, me quedo.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Conxita y muchas gracias. Ciertamente es un tema al que hay que acercarse con sumo tacto. Te animo a verla, para mí sin lugar a dudas, una gran película, mejor incluso que "Festen".
      Un abrazo

      Eliminar
  16. Una reseña magnífica, Marybel. Has conseguido que tenga unas ganas increíbles de ver la película. Procuraré hacerlo.

    Realmente a veces el afán por proteger a los más vulnerables puede llevarnos a comenter errores de apreciación y juicio. Si a eso le sumamos prejuicios, escasa capacidad para ser imparciales o presión del entorno, nos podemos convertir en un engranaje más de la máquina más apisona-personas que no atiende a la verdad, sino a la necesidad de castigar a toda costa a quien creemos culpable:)

    Un placer leerte, gracias!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Julia y muchas gracias por tus amables palabras. Seguro que Vinterberg no te decepcionará. Y sí, deberíamos evitar los juicios a priori.
      Reitero mi agradecimiento.
      Un abrazo!!!

      Eliminar