15 de marzo de 2014

LE CHAPEAU (EL SOMBRERO), de Michele Cournoyer

"Dios da hijos, a menudo, a quienes no lo merecen." A.V.




Hay personas que ven el mundo a través de un vidrio rosa, pero Michele Cournoyer no es una de ellas. Relaciones incestuosas, frustrantes y peligrosas entre hombres y mujeres conforman el núcleo temático de su trabajo. Una cualidad la caracteriza: puede detectar (y transmitir) la miseria y la grandeza humana en lo ínfimo y en lo chabacano. Lo que Cournoyer ha forjado podría definirse como poética de situaciones incómodas; recortes en los que uno entra y decide quiénes son víctimas o quiénes verdugos. Además ha optado por un recurso formal que se ajusta muy bien a la vertiente trágica de sus argumentos.
En "El sombrero", la canadiense aborda las repercusiones dramáticas del incesto. La música y las voces de fondo nos indican que la acción transcurre en un club. Su protagonista, una bailarina de striptease, detiene por un momento su mirada hostigada por los recuerdos infantiles. A partir de los penachos de su alma nos entrega un hecho tristísimo e irrevocable: una sórdida experiencia de abusos sexuales. Cournoyer consigue plasmar la magnitud de esa desolación por la constante mutación de imágnes del sombrero que llevaba el violador. Tremendo. De su oreja surge un hombre con sombrero que entra en su habitación cuando era niña. Las imágenes -siempre en movimiento y transformación- se suceden, la melodía inicial se convierte en un chirrido y el trazo del pincel pasa a ser grueso y sucio. Un clima rosigado por la amargura. La memoria es una pulsión frustrante de la que es imposible escapar. Subyace una visión determinista de la vida; cualquier suceso está causalmente condicionado por la inquebrantable cadena causa-consecuencia. Es decir, que el presente y el futuro de cada uno de nosotros viene marcado por nuestras acciones pasadas. 
Sustracción de recursos expresivos. Así podría definirse la propuesta formal de Michele Cournoyer. Tampoco hay diálogos y el hilo narrativo es dinamitado por los aires optando muchas veces por el surrealismo. Michele no nos permite ningún tipo de aclimatación con la imagen y nos niega toda orientación espacial. Un juego de transformaciones visuales aparentemente desconectadas que encuentran su propia significancia como parte de un sistema de representación formal y que potencia la imagen connotativa de la joven desamparada en busca de cualquier refugio afectivo.
Por su parte, la animación es demasiado autoconsciente de su rareza y potencia dicho carácter explotando todos los tics propios de la llamada animación experimental/independiente. Su opción heterodoxa es suprimir absolutamente cualquier similitud con el brillante acabado de la animación 3D y su hiperralismo. También es cierto que esta simplicidad y esa ausencia de acabado sirven precisamente para realzar y subrayar la gravedad moral que se cuestiona. 




Título original: Le chapeau (The Hat)/ País: Canadá/ Año: 1999/ Director: Michèle Cournoyer/ Guión: Michèle Cournoyer/ Música: Jean Derome/ Fotografía: Pierre Landry/ Duración: 6 minutos/ Premios: Mención especial Festival de Annecy; Premio Especial del Jurado (cortometrajes) Festivel de Valladolid entre otros premios y reconocimientos.



24 comentarios:

  1. Simple pero consigue ser muy impactante. Muy interesante Marybel. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante en su propuesta formal y altamente reflexivo por su temática.
      Gracias Indi.
      Saludos cordiales.

      Eliminar
  2. Una obra que nos dice que no todo es color de rosa,que hay momentos que razgan el alma y nos revela sin adornos la condición humana,Wuauuu...se siente fuerte y artísticamente creativa pese a la crudeza,Felicidades Marybel,selectiva,fluida y muy oprginal la forma que tienes de reseñar,me gusta tu estílo :) En fila esperando la siguiente entrega,Besos y abrazos...!!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mari, eres demasiado complaciente con mis reseñas!!!
      Así es, un corto muy duro!!
      Un fuerte abrazo :)

      Eliminar
  3. Chapeau!! Qué buena animación. Un beso fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te gustara a pesar de su rudeza. Ha sido una publicación un tanto controvertida.
      Besos!!

      Eliminar
  4. Sencillo y a la vez perturbador, desconcertante. Un corto muy bien elaborado,y el surrealismo del que está inundado, hace que uno quiera ver mas a pesar de lo fuerte del tema. Excelente propuesta, abrazos y feliz fin de semana mi querida Mary :)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alejandra. Personalmente lo que más me llamó la atención fue (la técnica empleada) como la animadora supo expresar tanto dolor en unos pocos minutos.
      Feliz semana!!

      Eliminar
  5. Así es, los recuerdos vuelven a través de los sonidos, de una imagen muy representativa del tipo. En este caso, un sombrero. Ese sentimiento te persigue, aunque intentes dejarlo atrás. Sentirte deseada, manoseada... un objeto sexual. Un estigma de por vida.
    Me revolvió por dentro.
    Un abrazo, Marybel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos revuelve a todos!! Tras aceptar un encargo de una productora que hacía una colección sobre la Convención de Naciones Unidas y los derechos del niño, Cournoyer investigó acerca de las consecuencias del abuso sexual a menores y, se enteró que un porcentaje significativo de strippers lo habían padecido. Le llamó la atención la historia de una de las chicas y se inspiró en en ella para su relato...Se te pone el vello como escarpias!!!
      Besos Mabel.

      Eliminar
  6. ¡Hola! ¿Por qué anónima con Y, eh? Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por ningún motivo en particular...Saludos

      Eliminar
  7. Un arduo tema de abordar. Lamentablemente, sigue siendo una realidad en muchas familias, con consecuencias devastadoras sobre la psique femenina. Excelente reseña, Marybel.

    Un fuerte abrazo.

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Fer. Hay emociones dolorosos imposibles de explicar. Realmente esa era la obsesión de su autora; reflejar es dolor.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  8. Me ha provocado un efecto similar al de la fiebre. El simbolismo del sobrero, tremendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, el sombrero es el leit-motiv del corto; sirve tanto para representar al padre como al resto de los hombres. A mí no me llegan las palabras del diccionario para expresar como me siento ante este tema.

      Eliminar
  9. ¡Qué bueno! No lo conocía, consigue un relato de singular crudeza sin caer en el sentimentalismo.

    ResponderEliminar
  10. La expresión creativa es impresionante, pero es un tema tan espantoso, sórdido y que sigue vigente, que llega un momento en que duelen las imágenes.
    Tu reseña es excelente, Marybel.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro abrazo para ti Mirella. Reitero lo dicho anteriormente a los otros comentaristas.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  11. Pues no me ha gustado pero me ha traído a la cabeza dos sombreros: el de Peter Lorre en "M" de Fritz Lang y el de Gert Fröbe en "El cebo" de Ladislao Vajda, dos obras maestras imprescindibles. En esta última, además, una niña realiza un dibujo de su encuentro con el asesino (para ella el amable señor que le da chocolatinas) que bien podía prefigurar la estética de ese corto.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente provocar desagrado es uno de los objetivos del corto. Tecnicamente me ha parecido logradísimo.
      Sublimes tus referencias de Lang y Fröbe (aunque de este último no he visto nada). No se me había ocurrido establecer algun paralelismo con estas películas, pero ya puestos, a mí "M" me recuerda a la figura del doctor Jekyll y mr. Hyde.
      Gracias por tu aporte. Un abrazo.

      Eliminar
  12. Dicen que infancia es destino y por lo que se mira en este corto aplica dicha sentencia. Antes de empezar a leer, con solo ver la imagen primera que aparece uno adivina por dónde va la cosa, con lo cual quiero decir que hay mucha potencia en las imágenes y la selección de las mismas.

    La música es un acierto y desde el punto de vista formal es de destacar cómo las transformaciones en la animación van encadenándose en una especie de montaje con sus flashbacks que al final con la descomposición de los trazos, como bien señalas, potencian el mensaje.

    Esa sombra (palabra que tiene la misma raíz que sombrero) que la persigue, igual y es hasta la responsable de que la chica trabaje en un lugar como ese. Fuerte el corto, como para reflexionar al respecto e imaginar que detrás de un ser humano con una profesión oficio o actividad “incomoda” hay historias de vida que terminan torciendo un destino.
    Interesante el planteamiento de la cineasta canadiense.

    Un saludo Marybel, ando un poco falto d tiempo pero no quería dejar de comentar este corto que me parece excelente por si riqueza formal y por lo que dice.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gonzalo, me gusta mucho tu punto de vista y la lectura que has hecho porque así lo veo. El corto es demasiado provocador y polémico en sí...
      Doble agradecimiento por ese esfuerzo y hacerme un hueco. Seguimos en lectura.
      Un fortísimo abrazo.

      Eliminar