25 de abril de 2014

IDA, de Pawel Pawlikowski

"Allí donde la toques, la memoria duele." Yorgos Seferis



Pawlikowski es una de las grandes realidades actuales del cine polaco; una cinematografía que ha aportado grandes nombres. Quizás, se le pueda definir como un artista del cine, alguien que no escatima talento ni delirios para expresar aquello que no puede ser representado de otra manera sino a través de la imagen y de excelentes interpretaciones. "En mis películas, siempre hay tres personas y un paisaje. Soy amateur y, de hecho, quiero serlo. Me interesa descubrir cosas en cada una". El autor que transita al margen de las tendencias narrativas y estéticas del cine convencional, vuelve a hacer gala en "Ida" de su versatilidad al lograr el máximo con lo mínimo y al enriquecer su historia de sencillez y precisión como marcas de un estilo propio. 

"Ida" narra una historia que tienen lugar en su país natal: Polonia. La narración transcurre en 1962 bajo un Régimen comunista decadente y corrupto. Su premisa es ciertamente interesante, Anna (Agata Trzebuchowska) es una joven novicia que se prepara para convertirse en monja en el convento donde ha vivido desde que quedó huérfana de niña. Pero antes de profesar sus votos, deberá despedirse del mundo exterior y reunirse con el único familiar vivo que le queda, su tía Wanda (Agata Kulesza). Vanitas vanitatum, la fé religiosa contiene un sentimiento de pertenencia y dejarlo todo por la obediencia, la pobreza y la castidad no es un camino sencillo. Wanda es el contrapunto. Jueza y colaboracionista activa durante el estalinismo, exhibe un carácter visiblemente alterable con tendencia a la promiscuidad. 
La memoria es la lengua que siempre va a dar a la muela que más duele. A través de Wanda Anna descubre sus verdaderos orígenes; su auténtico nombre es Ida Lebenstein y es judía. Ana o Ida es una monja judía. Esta revelación llevará a ambas mujeres a iniciar un periplo a sus raíces y al terrible pasado que comparten. Una sumersión en la amnesia colectiva de un país donde tanto, dolor y deseo, como grito y silencio, son figuras imposibles de situar, no tienen historia ni lugar, "los horrores negados y jamás expiados, la maldad de tanto mediocre, muchas veces por motivos viles y desesperantes: apropiarse un terreno, una casa… ¿Cómo vivir después de conocerlo? ¿Cómo creer en Dios?… ¿Cómo creer en los hombres?" (Pierre Murat. Télérama). 
Mientras "Ida" avanza, ¿o retrocede?, Anna deberá elegir entre sus raíces o la religión que la salvó del Holocausto nazi y Wanda, con sus demonios personales, deberá responder a decisiones que tomó durante la guerra cuando abrazó el comunismo antes que a la familia. Dos mundos antagónicos, condenados a no comprenderse del todo y que sólo pueden unirse en algunos aspectos, ya que la mochila personal que llevan a sus espaldas ha marcado sus trayectos vitales de un modo irreparable. 
En ese sentido, la historia personal de Ana se erige en una parábola de la historia de un país. Pawlikowski nos muestra como la Historia no es otra que la suma de las historias individuales, de los sentimientos de sus protagonistas. 
Igualmente el film plantea otra probabilidad herética y convincente: hay en el interior de cada uno de nosotros, un ejército de almas, una amalgama de personalidades. Un yo rector las gobierna, pero no siempre es el mismo. Es nuestra obligación ir permutando ese yo, conforme a los requerimientos de la moral. Interesante. Más me gustaría plantear una objeción a la moral de los principios. 



La cinta ostenta una serie de aspectos formales y de fondo que sencillamente me cautivan: planos estáticos muy bien encuadrados, diálogos plagados de espacios abiertos, tiempo ralentizado y una exquisita fotografía que adquieren su propia significación. Son innumerables las escenas en blanco y negro que se graban en los recovecos de la memoria. Sin duda un trabajo personalísimo que se adecua cuidadosamente a la finalidad del relato, dosificando los instantes y las revelaciones íntimas que se hacen las dos protagonistas y que ofrecen otras dimensiones de su mundo interior. Sutil, introspectiva, etérea, la película condensa pues una intimidad propia que rebasa las revelaciones de su guión convencional. En esa atmósfera imprecisa, cada gesto o cada mirada se alzan intransigentes en sombras turbadoras sobre los rincones oscuros de la conducta humana. 
¿Compleja? Enormemente en su planteamiento y probablemente en su ejecución, pero el director sabe sacar el máximo partido de sus personajes y sabe dotar de belleza a los momentos líricos mientras filma con inexorable dureza los momentos de aflicción y desarraigo. Las interpretaciones sorprenden en su punto justo que nunca caen en la exageración. También lo emotivo e íntimo aparece correctamente canalizado como principales señas de identidad, sin que ello suponga que los esquemas de la sensiblería se adueñen de la obra. De hecho, son los órganos supremos, cuyo nervio permite que se amparen los factores exógenos, contextuales e históricos. Una forma de explicar la trama que la hace mucho más interesante y que obliga al espectador a permanecer atento a lo que puede estar sucediendo y a componer poco a poco las piezas del puzzle. 
Imposible quedar indiferentes.






Título original: Ida / País: Polomia/ Año: 2013/ Director: Pawel Pawlikowski/ Guión: Pawel Pawlikowski, Rebecca Lenkiewicz/ Intérpretes: Agata Kulesza, Agata Trzebuchowska, Joanna Kulig, Dawid Ogrodnik, Jerzy Trela,Adam Szyszkowski, Artur Janusiak, Halina Skoczynska, Mariusz Jakus/ Música: Kristian Selin Eidnes Andersen/ Fotografía: Lukasz Zal, Ryszard Lenczewski (B&W)/ Duración: 80 minutos/ Premios: Premio FIPRESCI (Special Presentations) en el Festival de Toronto, mejor película del Festival de Londres entre otros numerosos premios.




36 comentarios:

  1. Me encantó el post. Adoro estas películas que buscan en le interior de los personajes y que enfrentan en debate las diferentes personalidades de dos personajes que acaban confluyendo en algún punto. Muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda es una película atravesada fundamentalmente por la búsqueda de la identidad y su reconstrucción a partir de los lazos originales, pero también de los virajes que condicionaron sus vidas y que en diferentes momentos y por distintas situaciones se vieron enfrentados a la necesidad de reinventarse.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  2. Qué rica manera de tentarnos a ver el film, estaremos a la expectativa de su exhibición, ¡Gracias Marybel!

    PTB

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Al Marqz. Aquí en España, apenas hace un mes que se estrenó. Espero la disfrutes. Saludos.

      Eliminar
  3. Tenía anotada esta película, no sé dónde vi algún comentario sobre ella, pero no fui capaz de encontrarla por ahí. Ahora me matas porque quiero verla sí o sí y no sé si estará al alcance. Voy a investigar.

    Gracias y besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ves y de paso te llevas a la "idiota que hay en ti" .Luego me contáis. (Jajaja la gente se va a creer que te estoy insultando ).
      Un fortísimo abrazo Ana.

      Eliminar
  4. Encantada de la reseña, el cine polaco lo desconozco, te agradezco Mary por presentar esta obra, la voy a buscar, abrazos y que tengas un feliz fin de semana junto a tu familia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy amable Ale, espero te resulte igual de grata que a mí.
      Besos

      Eliminar
  5. Cine polaco, ese gran desconocido. Tengo la suerte de haber podido acceder a muchas películas gracias a un amigo que está casado con una polaca, y que nos traía (al grupo de cine al que pertenezco) muchísimas maravillas cada vez que iba a pasar las vacaciones en Polonia.
    No he visto la última de Pawlikowski, pero caerá.

    Y de Seferis, qué decir. Una maravilla, que tuve la suerte de traducir y de cantar en la Complutense hace ya un montón de años (eso sí, yo utilizaría la transcripción fonética más aceptada aquí, Yorgos).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo te gustará. En cuanto a la cita Seferis he tomado nota de tu puntualización y lo he cambiado.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Disfruté de la presentación de esta película -que difícilmente llegue hasta aquí-, acompañada por unas hermosas fotos que dan una idea de la estética elegida por el director.
    Me gustan mucho estos argumentos, que muestran instantes bisagra en la vida de los personajes, con la consecuente inmersión en el propio pasado.
    Excelente entrada, Marybel.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mirella, es una película sobre la identidad, en más de un sentido: sobre la búsqueda de la identidad propia a través de la memoria, pero también sobre la necesidad de modificar la identidad que atraviesan sus protagonistas...Altamente reflexiva.
      Besos

      Eliminar
  7. De cineastas polacos, si me sacas de Polanski (que aunque francés, es de origen polaco), o del ya fallecido Kieślowski, no tengo ni idea. Así que me apunto esta película de Pawlikowski, que seguro me gustará, ya que por toda tu brillante crítica apunta soberbia. Seguro que me la logro descargar de alguna página, aunque sea muy especializada, porque, además, siendo reciente no creo que me cueste encontrarla.

    Muchas gracias por compartir tanta información, Marybel. Besos y disfruta mucho del fin de semana. Por supuesto, comparto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Andrzej Wajda, Krzysztof Kieslowski, Agnieszka Holland...seguro que has visto alguna de sus películas. Ya me contarás...
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  8. Un panorama más que interesante. Esa Polonia doliente, sus ambigüedades, y las de los personajes, todo expuesto al desnudo, realmente tentador. Bellísima fotografía y excelente reseña, Marybel.

    Besos.

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te aseguro que la fotografía es sublime, ya sólo por eso vale la pena verla.
      Besos

      Eliminar
  9. Creo que ya había oído hablar muy bien de esta película, por el tema debe ser esa de la que oí alabanzas. En fin, que habrá que intentar verla.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi apreciación la ha calificado como "excelente" pero ya sabes en este terreno todo es pura subjetividad y a veces, me dejo llevar...jejeje. Ojalá la disfrutes como yo!!
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Siempre consigues meterme el gusanillo en el cuerpo... por si fuera poco todo lo que tengo acumulado, ahora también tengo que añadir esta reseña de cine polaco jajajaja Cuánto me haces trabajar la única neurona!!! Gracias a ti, parece que se está culturizando a marchas forzadas.
    Un besazo, Marybel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje pues ya estás empezando!!! La literatura y el cine te esperan...
      Besos

      Eliminar
  11. Espero que no pase de este fin de semana para verla! Ya le tenía ganas por la crítica que leí de ella en El País y ahora me has vuelto a meter el gusanillo. Ya te comentaré si la veo.
    Bicos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue decirlo y verla!! Me gustó mucho, sobre todo visualmente. La mirada de la protagonista lo decía todo.

      Eliminar
    2. Así es, la actriz Agata Trzebuchowska aporta la ingenuidad e inocencia que su personaje requiere; todo un acierto de Pawlikowski. Por otra parte, la imagen es la otra gran protagonista del film. Me alegra que coincidieramos. ¿Qué te pareció el final? jejee
      Biquiños.

      Eliminar
    3. Me pareció un gran final, muy sorprendente, primero lo de la tía (que me impresionó bastante) y luego la vuelta de ella al convento... Creo que no podía ser de otra manera.

      Eliminar
  12. Tuve la oportunidad de ver la película hace algunos días y me impactó por su sencillez y crudeza. Magnífica reseña, Marybel. Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Santi! No habrá que perder de vista a Pawlikowski.
      Un saludo.

      Eliminar
  13. Intenso el filme,el tipo de historias que me gustan,no todos los productores apuestan a este tipo de producción pero es exquisito el trabajo según lo describes y la maravilla de estos genios creativos de como estiran el presupuesto y hacen tanto con tan poco,verdaderamente,se ve el arte,muy bein descrito por tju pluma,Felicidades mi querida Marybel,besos y abrazos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te la recomiendo de todo corazón. Espero la encuentres y la disfrutes tanto como yo.
      Besos :))

      Eliminar
  14. Nunca he visto a una película polaca. Será bueno empezar con Pawel Pawlikowski que no debe ser fácil de conseguir pero le haré la lucha.
    Me gusta la tradición de cine europeo que hace mucho con poco generalmente y se interna en el alma, el corazón y el espíritu de los personajes que desde sus universos individuales nos comentan los contextos y las coyunturas de su época y su tiempo.
    Sera un placer verla Marybel.
    Gracias por dejar tareas que serán un placer cumplir.
    Un beso desde el valle de Anáhuac.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda una producción que tiene muchas cualidades: para muchos ya es una de las mejores películas de este año.
      Un beso desde Galicia.

      Eliminar
  15. Pues a ver si puedo encontrarla, porque me has hipnotizado con tu reseña, Marybel. Y me encanta la frase, que me llevo si me permites, 'La memoria es la lengua que siempre va a dar a la muela que más duele'.
    Besazos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me gusta mucho. Todo tuyo jejeje.
      Besos

      Eliminar
  16. me gusta la frase que encabeza el post, y la primera imagen
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario y tu visita.
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. No he visto la película, mi marido sí, y ambos hemos leído la reseña. Él coincide contigo pero dice que aún le impactó más el personaje de la tía que el de la propia Ida. Tendré que verla. Él lleva viendo cine polaco desde que nuestra hija se fui allí hace dos años, una forma de poder sentirse, de alguna manera, un poco más cerca de ella. Gracias por tan maravillosa reseña, Marybel. Besos. ;-))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues al mío no le gustó jejeje. Te advierto que mi sensibilidad estética tiene un componente pasional. Y aunque todo es subjetivo, soy una firme defensora de lo que me atrae y gusta; vamos cómo si fuese mi propia cración jajaja. Ya me contarás...
      Un fortísimo abrazo

      Eliminar