13 de mayo de 2014

MANIFIESTO PERSONAL, de Ana María Moix

"Y ahora, más preocupada. No hay izquierda, y eso me da miedo”. A. M. Moix

"Manifiesto personal" Ediciones B - 2011
Ana María Moix está cabreada y preocupada. Lo dice en su "Manifiesto personal". Según la autora, "este libro no es un estudio ensayístico, sino un intento por captar cómo vive la gente de hoy en nuestro país, qué problemas les quitan el sueño o qué ilusiones les impelen a seguir bregando con un día a día cada vez más dramático». Con un lenguaje coloquial, Ana María Moix ha vomitado sin contemplaciones lo que muchos pensamos de nuestra sociedad y le ha dado forma de manifiesto. A pie de calle, ha salido y ha mirado a su alrededor para elaborar una lúcida reflexión sobre algunos fenómenos desgarradores que ocurren ante nuestros ojos. 
La sociedad de consumo, está gestada sobre una voraz necesidad por lo novedoso. A causa de esta compulsión, tremendamente enraizado y para el cual hemos sido amaestrados de forma sistemática, nos hallamos en una situación en la que, continuamente, se nos predispone y se nos embauca para que gastemos lo que tenemos y lo que no tenemos. Compro, luego existo.
Durante años hemos vivido muy por encima de nuestras posibilidades fruto del narcisismo de los 80. Los créditos baratos y abundantes, actuaron como una adictiva droga que obnubilaba la razón. Hoy, la fiesta ha terminado y la resaca es espantosa. A esto, se suma una grave crisis moral. A modo de artesana, la catalana analiza y disecciona los mecanismos ideológicos que regulan nuestras vidas. El balance es sombrío: carecemos de educación democrática, criamos no educamos, nos hemos cargado aquellas instituciones, valores e identidades que creíamos sólidos e imperturbables y nuestros vínculos sociales se desintegran. Los resultados están a la vista. El yo es una empresa en solitario, a la deriva. La obsesión por tener y no por ser, tiene la culpa. En un mundo, donde rige el principio de placer casi sin amarraduras, reintroducir valores morales es una obligación apremiante. 
Ana María Moix defiende la ideología por encima de cualquier otro valor de una vida pública y concluye reexaminar nada menos que nuestra cotidianidad ególatra y materialista designada, como cualquier campo minado, a saltar en pedazos, el día menos pensado. Altamente reflexivo y recomendable.

Medítese sobre la siguiente reflexión de Ana María Moix:

"Lo primero, no saber leer, sería un problema subsanable; lo segundo, que lean y no entiendan lo que leen, es un problema impensable hasta ahora para una mente lógica y para el que, por el momento, nadie tiene solución. Se trata de un sector de la población para cuyos integrantes los franceses acuñaron hace ya años, en cuanto detectaron el problema-no es un problema sólo español-, la calificación de iletrados, distinguiéndola de los analfabetos. Es decir, no estamos hablando de analfabetos, sino de iletrados, de individuos que saben leer pero que no comprenden lo que leen. Si a una persona analfabeta se le enseña a leer, a lo mejor, cuando esté en disposición de hacerlo, llega a comprender el sentido de las palabras y de las frases que lee. Con una persona iletrada, en el sentido que los franceses han dado al término, ya no hay remedio: al cabo de unos minutos de leer, de intentar infructuosamente descifrar signos impresos, se ha perdido en el vacío mental. Eso sí, puede utilizar correctamente un ordenador, incluso ser un buen informático; puede aprender a hablar en inglés, en francés, en alemán y en cuantos idiomas se imponga dominar oralmente; pero no podrá comprender un texto largo en la pantalla del ordenador ni en un libro escrito en francés ni en italiano ni en alemán ni en el suyo propio. Estamos, pues, frente a iletrados en varias lenguas, frente a ciberiletrados multilingües y analfabetos en varios idiomas. Estamos frente a iletrados políglotas."


PD: ¿Qué hacer? ¿Hacia dónde encaminar mi futuro? ¿Qué ser?... U2 y su temazo "I still haven’t found what I’m looking for"



26 comentarios:

  1. Es una realidad enorme y esta autora tiene mucha razón de preocuparse por las generaciones, porque desempeñan un papel preponderante en la sociedad. Hasta un analfabeto podría tener mayor comprensión del valor de la vida que un joven informático y políglota. Me gustaron dos frases tuyas que reflejan a nuestra modernizada y tecnologizada sociedad: "compro, luego existo" y "la obsesión por tener y no ser tiene la culpa". El sistema se ha encargado de cegarnos y conducirnos como ciegos tontos, hasta este hondo hoyo cultural.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy lúcidas reflexiones; ojalá fueran más comunes y se extendieran allá donde hace falta...
      Besos

      Eliminar
  2. No conocía a esta autora catalana, pero, por lo que acabo de leer de su propia pluma, y por tu comentario sobre su ensayo, dice unas verdades como catedrales. Respecto al fragmento de su texto que adjuntas, razón lleva, creemos que quien sabe leer, comprende lo leído, y no siempre es así, por desgracia, del mismo modo que muchas personas no suelen comprender la sociedad en la que desarrollan sus vidas, y se dejan llevar por una corriente sin saber dónde desemboca ese río. Así lo que prima es la superficialidad, la egolatría, el consumismo compulsivo...y así nos vemos ahora sumidos en una miseria económica y moral.

    Un libro muy recomendable, Marybel, lo buscaré, pues de verdad me interesa leerlo.

    Gracias por tu valiosa información, mi niña. Besos y muy feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver, sin compartir todas sus reflexiones, sí es cierto que canta verdades como catedrales.. Y aunque no es gran literatura en su exposición Ana Maria Moix demuestra que el sentido común y la sencillez de términos no están reñidos con el rigor y la claridad.
      Un fuerte abrazo Mayte.

      Eliminar
  3. Cierto es que todo empezó en los ochentas, el deseo de tener por encima de todo trabajar para cobrar y gastar por encima de nuestras posibilidades... como si fuese de primera necesidad... el consumismo nos ha cegado y hemos olvidado lo más importante el ser, no tener y esta ha sido nuestra generación... dejar los estudios para trabajar y ser independientes olvidando la importancia de la buena educación... el saber que ocurre a nuestro alrededor... por qué estamos en esta situación, que nos ha llevado a no saber afrontar esta crisis o a ser uno de los últimos en afrontarla... y que hacer ante esta ignorancia... pero esta ahí y sigue que sabemos de la preparación escolar de nuestros hijos la siguiente generación, como están de preparados con respecto a otros países mas adelantados o desarrollados y a quien le importa realmente quien los enseña a entender, comprender a razonar lo que leen... para pensar sobre qué se lee??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, a veces dan ganas de echarse a llorar ante tan dramática obviedad!!!

      Eliminar
  4. Excelente mi querida Marybel,el manifiesto pone el dedo en la llaga de lo que ya se instaló como cultura,consumir por el simple echo de que ES LO "IN"....De que POR SI LO OCUPO....Es difícil restaurar estas actitudes,mi tesis es trabajar en los niños,quizás algo podamos remediar,besitos mi preciosa española,Muaaaaa....!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo primero que habría que preguntarse es: ¿Cuál es el error esencial de nuestro modelo económico? un tema importante, de esos que piden una buena charla sin prisas...
      Un abrazo Mari.



      Eliminar
  5. Cuando me enteré de su reciente fallecimiento busqué algo para leer de ella y me había fijado en este ensayo, aunque un título suyo me llamó más la atención (De mi vida real nada sé), pero me voy a replantear lo del ensayo.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sinceramente de esta autora sólo leí este libro y algún artículo (pocos por eso) y repito, aunque no comparto todo lo expuesto hay que reconocer que ofrece un demoledor contrapunto del ayer y hoy. Muy reflexivo.
      Gracias Ana. Besos.

      Eliminar
  6. Estos iletrados a los que hace referencia la autora del ensayo, se conocen en el mundo de la enseñanza como "analfabetos funcionales" Desgraciadamente hay cientos de miles en España, por no decir millones. Cuando la comprensión lectora, se sustituye por la imagen que adormece, y el esfuerzo por la sopa boba, ¿Para qué esforzarse en más? La solución se está generando desde la propia crisis de valores de un país que hizo una buena transición política pero no de valores. Vuelven los colegios a llenarse de personas adultas para recuperar el tiempo perdido y resacas de feria.Creo que antes de las ideologías, está el valor de la ética y de la estética y esto pienso, se mama al calor de la familia. Lo de España no ha sido casual, somos hijos y copartícipes del neoliberalismo salvaje que Reagan y Tatcher, se encargaron de sembrar por doquier.
    Nosotros borregos adocenados, pero eso ocurre casi siempre en la historia. Interesante ensayo de esta catalana, con la que estoy en casi todo de acuerdo.Sin embargo me pregunto. En esos años de vacas llenas, ¿Dónde estaban estos intelectuales, estos pensadores, que ahora hacen de la catástrofe, libros a porrillo? ¿ No tienen responsabilidad en la conducción del pensamiento de un pueblo? Magnífica como siempre Marybel, por traernos reseñas, actuales, vivas y estimulantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Ildefonso. Supongo que esto nos lleva a la terrible conclusión de que la mayor crisis actual de España no es política, sino moral..

      Eliminar
  7. Una realidad que aplica a muchos países. Desde luego, al mío también. Excelente elección y tema.

    Un fuerte abrazo.

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, no es una situación, por desgracia, endémica y ajena a España. Y se supone que es la generación mejor preparada...
      Besos

      Eliminar
  8. Es terrible esa realidad de los iletrados, es como si fueran un tipo de personas a las que la exposición a la letra escrita, en lugar de "infectarlas" con la cultura, la ha, por el contrario, inmunizado, leen pero lo indispensable y por supuesto nada que implique un texto largo y complejo, eso refleja un tremando fallo eductavio del que somos responsables (yo asumo la parte que me toque)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicho de otra manera, socialmente nos pusieron a nosotros y ahora somos nosotros quienes ponemos a nuestros hijos en el sistema educativo y no lo estamos haciendo bien. Me sumo a tu reflexión, yo también asumo mi parte de culpa...pero también que lo asuman los 17 sistemas educativos diferentes aplicados a una Logse, el gobierno...
      Un abrazo J. Miguel

      Eliminar
  9. Quizás hay gente a quien no le interesa entender, simple y llanamente. Pero la gran mayoría, como dice Jose Miguel, leen lo justo y por eso ninguno se lee la llamada letra pequeña

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, todos estamos preocupados por la crisis económica (Cómo para no estarlo!!), pero nuestra crisis educativa es mucho más seria.
      Gracias Waspy.
      Un abrazo

      Eliminar
  10. Cuan triste y preocupante es lo que destacas en estas líneas de la autora. Porque una persona con hambre, con necesidades o con dificultades de toda índole si no es capaz de leer el entorno o un texto me parece que debe ser una persona muy manipulable y quizás por eso aparecen y presenciamos en nuestros países las polarizaciones entre algunos iletrados que defienden un sistema caduco, miserable con ellos mismos y a todas luces inhumano porque lo que priva en él no es la sociedad humana sino el capital, y los letrados que quieren cambiar las cosas desde la crítica.

    Siento que es lo que pasa en mi país, y algunos grupos de la clase media reaccionan ya cuando es tarde. Ya que han pasada a formar parte de los desempleados con un montón de deudas por créditos hipotecarios, de vehículos o de créditos al consumo.

    No sé si estamos teniendo una involución, y lo peor, no se ve por donde puedan venir las luces.

    Un placer leer esta reseña que me deja un poco más triste de lo habitual por lo poco que dices de ella y que muchos se niegan a mirar con algo de buen juicio y claridad.

    Un abrazo Marybel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El espacio de un blog no es suficiente para abarcar este tema, podríamos sentarnos a debatir horas y horas. Como madre y profesora me afecta enormemente este tema porque te aseguro que intento guiar a mis hijos y alumnos lo mejor que puedo y sé. Para hacer frente a cualquier problema hay que ir al origen de éste y en este caso cabría cuestionarse ¿quién es el responsable?¿somos los padres?¿es el sistema educativo?¿el gobierno? ¿quién?.
      Gracias por tus puntualizaciones.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Más claro y mejor dicho imposible.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, sabemos que tenemos un problema ahora sólo falta el remedio.
      Un abrazo e feliz día das Letras Galegas.

      Eliminar
  12. Leí ese libro cuando se publicó y precisamente ese párrafo que apuntas es de los que más grabado se me quedó en la mente y con ello le he dado la réplica a más de uno. El iletrado políglota. ¡Qué certero! Murió hace bien, pero dejó ese soberbio testamento vital en forma de libro.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quedó demostrado una vez más que basar el crecimiento en el consumo financiado con crédito externo es demencial. Y hoy sufrimos sus consecuencias. Moix suelta verdades como puños que van al estómago
      En cuanto al párrafo elegido pues tú mismo lo has dicho, es uno de los más lacerantes. Y lo que es peor, amigo Licantropunk, tampoco saben escribir.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Me apunto el personaje: "el iletrado políglota" y su variante "el ciberiletrado multilingüe". Ambos (por darles a cada uno un poco de autonomía) son personajes muy comunes. Están con nosotros, cada vez son más y, peligro, tienen cada vez más poder. Algunos dirigen empresas, tienen capital y, quién sabe, posiblemente ya pronto ocupen una cartera ministerial... o manejen a su antojo a sus actuales dueños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego necesitamos un cambio de mentalidad. Ya!!

      Eliminar