2 de mayo de 2015

HYPOPOTAMY, de Piotr Dumala

"Todas la verdades son fáciles de entender una vez han sido descubiertas, la clave es descubrirlas." Galileo


Poca presentación requiere a estas alturas el nombre de Piotr Dumala, quien junto a artistas como Tomek Baginski, Damian Nenow o Grzegorz Jonkajtys, han convertido la animación polaca en una de las grandes referentes de la animación internacional.
Visitante de géneros diversos -artista, director, animador, escritor- Piotr Dumala -Mazowieckie, Polonia, 1956- se ha convertido en uno de los autores más innovadores y personalísimo en materia de creación artística lo que le ha valido numerosos premios nacionales e internacionales. "Franz Kafka" (1991) o "Crimen y castigo" (2000) dan buena cuenta de ello.
Piort no es un animador al uso (o sí?), depende de cómo definamos hoy en día, el oficio del animador. Y es que en su obra, sin dudas, hay un modo de decir y de hacer. Una manera que implica una forma de abordar la historia: amasándola y dibujándola con una filigrana perceptiva finísima, personal que, a veces, puede resultar desconcertante. Un decir.

"Al principio tengo siempre una imagen que me obsesiona, o un sueño. Tengo esa imagen y busco elementos que la precedan y que la continúen, y esa imagen queda en el film rodeada de las cosas que se han elaborado a partir de ella. En el caso de Kafka, esa imagen se encuentra al final del film. A partir de eso hice todo el resto. Siento con él una especie de deuda."
Complicado. Sólo quien ya ha rodado, sobre todo en el caso del cortometraje, sabe lo difícil que es ser cautivante a la vez que sencillo. Hay que rechazar lo factible, lo fácil, y darle vueltas a lo que uno tiene entre manos para lograr ser más genuino sin perder la esencia. En ese afán, el estilo priortiano se parece mucho al de un maestro relojero, que tiene, sí, que ensamblar la labor artesana a la excelencia de la historia. Y a fé que lo consigue. Estructura -he aquí su singularidad- sus cortos en pequeños cuadros. Reduce el dibujo a unas cuantas líneas netas y nerviosas que van y vienen, a partir de las cuales el espectador debe intuir el resto de la escena. Un galimatías sobre escayola. Se denomina, "destructive animation" y marca un registro definitivo. 
Sobriedad y originalidad; es cierto que la fórmula, sobre todo aplicada con el estilo de Dumala, está lejos de los protocolos críticos consensuales pero su pretensión es conseguir que el espectador se crea que esos trazos monocromáticos sienten y transmiten, ampliando los límites del realismo. Debo advertir que exige concentración. Por momentos se pierde el hilo narrativo y gana lo introspectivo. Esto no es necesariamente un defecto, sino una característica. Hay ramalazos de melancolía, quizás fruto de años de censura o acaso porque van al hueso de la condición humana. Subyace la idea de que el destino es irrevocable.
"Lo que me interesa de la realización cinematográfica es la penetración del “misterio definitivo”, que es lo que no entendemos, lo que no ha sido nombrado. Para algunos es dios, para algunos, el Destino; para otros es la razón de la existencia del mundo o la pregunta de quiénes somos y por qué existimos, o lo que nos lleva a hacer lo que hacemos. Vivimos para acercarnos y develar este misterio; todos, en nuestra propia manera."
En "Hypopotamy" (2014), Dumala vuelve a alardear de imaginación. Narra la historia de un grupo de mujeres bañándose en un río con sus hijos. La aparición de unos hombres alterará y sembrará el caos. En el plano de las ideas hace una profunda reflexión sobre la condición humana y sobre ese lado oscuro que nos convierte en esclavos de nuestros instintos más primitivos. Nietzsche los bautizó: monstruos espléndidos. 
Dejo un pequeño fragmento que no decepcionará a los seguidores de este formato no siempre valorado en justa medida.






Título original: Hypopotamy/ País: Polonia/ Año: 2014/ Director: Piotr Dumala/ Animación y guión: Piotr Dumala/ Música: Alexander Balanescu/ Productora: Fumi Studio/ Duración: 12 minutos/ Premios: Festival de Annecy: Sección oficial cortometrajes a concurso 2014.



24 comentarios:

  1. Estupenda entrada, Marybel y, oh, dioses, creo que es la primera vez que alguien me pone en una lista de blogs... gracias. Un abrazo, Marybel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Esther. Y, sí, alabado sean los dioses jajaja...

      Eliminar
  2. El rapto de las Sabinas en versión postmoderna. El trozo que adjuntas tiene mucha violencia pero llama la atención el modo tan "ligero" en el que se desarrolla, casi una coreografía. Y mucha preocupación del realizador a la hora de representar los cuerpos, los volúmenes, parecen estatuas de mármol. Habrá que verlo entero.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tienes razón, "El rapto de las Sabinas" bien podría haber sido su fuente de inspiración pero la causa la tuvieron los hipopótamos, Se inspiró en el comportamiento territorial y sexual de estos mamíferos, por naturaleza agresivos para establecer un paralelismo con el hombre; al parecer no podemos pasarnos sin un enconado enemigo.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Muy interesante lo que expone este artista a quien desconocía acerca de sus opciones y su idea de estar en deuda con la figura de Kafka. A menudo, quienes nos dejamos embriagar por raptos artísticos, sentimos eso, aunque, desde luego, no es mi intención compararme.

    Un abrazo, Marybel.

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El arte es algo extraño, arbitrario, genuino y personal, como los sueños...siempre deja una impronta indeleble.
      Decía, a propósito, Stephen king: "Provocar una respuesta emocional (o intelectual, agrego yo) es lo que debe hacer un artista sobresaliente, independientemente de su calidad técnica'.
      Gracias por tu visita.
      Un fortísimo abrazo.

      Eliminar
  4. Hola Marybel, no conocía a este artista y el fragmento que dejas es interesante porque a bote pronto se me ocurre que desde el enfrentamiento de dos de esos monstruos espléndidos, qué manera más bella y eufemística de nombrar algunos de esos instintos primitivos, gana el instinto de conservación, que en la pugna, es quien debe. No siempre resulta así pero como te digo, interesante en este extracto dicho planteamiento.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, una espléndida reflexión. El dominio territorial, la figura del enemigo (sea cuál sea) no puede ser extinguida por los procesos de socialización. Esa necesidad primitiva explica, lógicamente, por qué hay guerras...jejeje no tenemos remedio!!!
      Bonito look!!
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  5. Vaya hombre! Yo que tenía a los hipopótamos como seres afables que no se metían con nadie...
    Interesante entrada , no conocía a Piotr Dumala.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja y yo Indi!!! A partir de ahora no volveré a mirar a esos tiernos animalitos con tanta ingenuidad.
      Me alegro que te despertara el interés, tiene trabajos interesantes. Te gustarán.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Sé muy poco sobre animación, por eso no es de extrañar que desconociese la existencia de este autor sin duda muy interesante, como interesante también es su obra. Me gustóe fragmento de Hypopotamy. Gracias por dármelo a conocer. Comparto, Marybel. Besos y feliz semana, preciosa:-))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchisimas gracias Mayte. Repito tiene trabajos muy interesantes...
      Feliz semana a ti también.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  7. Se hace muy pequeño este fragmento. Una quisiera más... Dices que no hace falta presentaciones? Para gente como yo buena falta que hace.. No lo conocía en absoluto, Marybel.
    Besines y mil gracias por estas entradas, por ampliar mi mundo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti también por ampliar el mío.
      Un fortísimo abrazo

      Eliminar
  8. Hola Mary, me quedé con la curiosidad de ver el corto completo, lo buscaré en youtube. Me parece apropiado el paralelismo que hace Piotr Dumala de los humanos e hipopótamos, somos nefastos. Excelente entrada. Un placer pasar por aquí.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El corto circulaba por Vimeo...en Youtube hay otros trabajos de él, también interesantes.
      Gracias por tu amabilidad.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Comparto de nuevo este post tuyo sobre este animador polaco que me diste a conocer hace ahora casi un año. La verdad es que es buenísimo, lo mismo que lo es este blog tuyo de donde tanto aprendo. Gracias por ello, mi querida Marybel. Biquiños y muy feliz finde carnavalero :-))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja pues te aseguro que mi intención no es la de instruir, sino compartir lecturas o cualquier forma artística que me guste. Sin más.
      Muchas gracias Mayte, feliz fin de semana para ti también.
      Biquiños :))

      Eliminar
  10. Muy interesante, Marybel, esta forma de creación, estableciendo una dualidad entre el comportamiento animal y el humano... Un gran abrazo amiga!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Servilio, me alegro que te gustara. La verdad, es que tiene trabajos muy interesantes. Digno de ver.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Entiendo poco sobre animación, me temo, pero los dibujos de este autor me ha resultado hipnóticos. En su sencillez son delicados, a ratos ligeramente translúcidos, y sin embargo muy presentes en la escena. Sí que tiene una forma muy peculiar de tabajar :))

    Gracias por mostrarme algo nuevo para mí, Marybel. Aún a riesgo de parece una inculta, reconozoco que disfruto mucho con tus entradas por lo que aprendo.

    Un beso y feliz domingo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Julia. En esencia es la delicadeza y el buen hacer lo que salta a la vista. Yo también soy una ignorante, no pasa nada. Nuestra curiosidad, nuestra ganas de aprender lo compensa jejeje.
      Un fortísimo abrazo y muchas gracias

      Eliminar
  12. Una animación que me ha gustado mucho . Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que haya sido así. Un abrazo María.

      Eliminar