27 de mayo de 2015

LA NOCHE QUE NO ACABA, de Isaki Lacuesta

“No dormir en toda la noche de puro gozo es algo que se otorga a pocos pero, al fin, a mí”. Robert Graves



"¿Quién dijo que el tiempo cura todas las heridas? El tiempo lo cura todo, excepto las heridas. Con el tiempo, la herida de la separación pierde sus contornos reales. Con el tiempo, el cuerpo deseado ya no lo será más, y si el cuerpo deseado ha dejado de serlo para el otro, lo que queda es una herida sin cuerpo." Samura Koichi – extracto de Sans Soleil, de Chris Marker. 
La expresión «femme fatale» se repite en todas las entrevistas, biografías, reseñas, prólogos y ensayos que se le dedicaron. Son muchos. Son muchísimos. Y la expresión es como un chicle que se mastica y se mastica hasta que se convierte en una goma insulsa endureciéndose entre los dientes. Sí. Tenía carisma y era un imán para las amistades peligrosas, pero esta mujer de físico imponente, no podría jamás pasar desapercibida ni ser del todo asimilada por su ecosistema. A Ava le iba mejor el apelativo de "La condesa descalza", título de una de sus películas más famosas. La fama jamás socavó su inquebrantable espíritu montaraz de muchacha de campo ni ese carácter independiente que definió su personalidad. "Deben ser mis genes de campesina los que me mantienen fuerte y saludable. No importa los esfuerzos que hago por autodestruirme, me las arreglo para sobrevivir." 
Documental y ficción, realidad y fantasía. "La noche que no acaba" es una obra que nace de una petición de la TCM y deriva en un afán decidido a homenajear a una artista claramente admirada. Es un homenaje sincero. Quizás no un documental impecable, ni tampoco un biópic al uso. Pero sí, un tributo sincero. El director Isaki Lacuesta hilvana las andanzas de Ava Gardner entre los años 1954 y 1968 cuando residía en España y revela lo que nunca se había contado acerca de aquella época -sobre todo, sus juergas nocturnas- en nuestro país. "Esta película cuenta lo que sucedió entre un primer plano de Pandora y un primer plano de Harem, el primero y el último que Ava rodó en España. Un país al que adoró, porque, según dijo en una ocasión, “tenía los mismos defectos que ella".


Es sin duda un documental que sabe captar la esencia de la turbulenta personalidad de la actriz para quien la vida -sin convenciones- era una vía de sentido único asfaltada por el lujo y el alcohol y quien, por voluntario engaño, se abrazaba a sus amantes como a una tabla de salvación. 
Desprolija en fumar, bailar, beber; glamurosa en su manera de cruzar las piernas o entrecerrar esos ojos felinos, Ava constituyó un tótem concupiscente desde el mismo momento en que se puso ante una cámara. Todos querían conocerla, desvelar su misterio; de joven era inalcanzable, distante pero ahí, en algún lugar, siendo ya un mito libre, algo imperdonable pero toda resoluta o resolviéndose. Estaba entrenada para las emociones fuertes y la noche madrileña la acogió con sus largos tentáculos. 
Imágenes, luces, texturas, y sobre todo, voces acompañan el discurso con agrado generando una polisemia de secuencias que cautivan por la intimidad exhibida. Una mismidad muda que sorprende y deja entrever, por necesidad o descuido, su auténtico cariz y corrobora la sospecha; la excentricidad es fruto de un afán desmedido por agradar. Un empeño que siempre termina en amargura. 
Surgieron amores. La seguimos por los barrios y ruedos taurinos, nos desviamos con testimonios -Jack Cardiff, Jaime Chávarri o Lucía Bosé- para proyectar una imagen de la cual no sabemos si nos están embaucando con unas vivencias inverosímiles o simplemente es la catarsis de alguien que se mira a sí mismo a través del tiempo. Su carácter, impredecible, podía traslucir su vulnerabilidad y su delicadeza, o mostrarlo iracundo, propenso a violencias intempestivas de las cuales nadie que la haya conocida no ha sido alguna vez testigo. 
Una mina de miradas. Una visión poliédrica. El retrato resulta -eso si- incompleto como incompleto es todo retrato subjetivo.



Lacuesta no es de clichés, lugares comunes o estereotipos. Como un saltimbanqui que realiza las mismas piruetas una y otra vez para agradar a su público, el catalán, recurre al mismo juego dual usado en anteriores trabajos como "Cravan vs Cravan". Funciona. El ardiz es así: sitúa la narración al mismo nivel que la imagen, entreteje la información y la disuelve en pequeños fragmentos. Y después de seleccionar convenientemente los momentos de los que puede obtener mayor filón narrativo, se pone a jugar con ellos (ralentiza, invierte, repite...). Algunos fotogramas se graban con fuerza en el inconsciente. Tampoco sigue una línea temporal convencional, sino que tuerce los espacios viajando en el tiempo a capricho. Divaga. La femme fatale se desvanece en un mar de imágenes oníricas y una segunda Ava, idéntica a la primera, agotada de sí misma, aparece en digna decadencia. Su imagen es la de más de una y siempre la misma. Su retrato no desilusiona, todo lo contrario, la eleva a la mujer real. Ambas parecen tocarse, sin odios ni rencillas en un hermoso recuerdo, como en un tiempo detenido. Dos realidades en una vida. "Es una especie de diálogo entre una Ava joven que llega a España en los años cuarenta y la Ava mayor que muere cuatro años después de rodar Harem. Un collage que intenta rastrear la biografía de Ava Gardner en sus películas de ficción". 
Mujer y mito. Uno se va con la convicción de que no perteneció a ninguno de los dos mundos.



P.D.: Ponen las voces Ariadna Gil (Ava joven) y Charo López (Ava madura). Muchos datos se han tomado del libro "Beberse la vida: Ava Gardner en España", de Marcos Ordóñez.






Título original: La noche que no acaba/ País: España/ Año: 2010/ Director: Isaki Lacuesta/ Guión: Isa Campo, Isaki Lacuesta/ Fotografía: Diego Dussuel/ Duración: 80 minutos/ Género: Documental/ Productora: Turner Broadcasting System España S.L./ Premios: 2011: Festival de Málaga: Sección oficial.









24 comentarios:

  1. Algo conocía del mito. Mi padre me contaba que vivía enamorado de ella. Hermosísima mujer. Estupenda disección del documental.
    Abrazos Mary.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ava fue el sueño en blanco y negro de tu padre y de varias generaciones!!!. El ser como era le granjeó el sobrenombre de El animal más bello del mundo’...ser bella tiene también un precio.
      Un abrazo muy fuerte.

      Eliminar
  2. Magnifico escrito de un mito, de una leyenda que se resiste a eso, a ser leyenda. Algo más que una mujer y una actriz. Dotada de una personlidad potente como un directo a la mandíbula, su ansia de libertad traspasaba la pantalla. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Juan. El destino le dio un rol a jugar; jugó creyendo que llegaría a un acuerdo con la vida más todo eso acabó pasándole factura.
      Un abrazo y gracias por tu visita.

      Eliminar
  3. Lo tengo grabado, descargado de internet, todo hay que decirlo, jeje, y me gustó mucho, es un documental que alcanza nivel poético por el modo en que describe y relata sobre esa Ava que enamoraba masas y toreros en aquella España de posquerra. Pandora y Harem son el hilo conductor de este documental que reseñas y que yo también recomiendo. Comparto gustosa, querida Marybel, besos y feliz semanita:-))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto Mayte. Hay un hecho que tampoco se nos debe de escapar y es que su presencia en España favoreció el turismo en todos esos lugares por los que ella se paseaba. El rodaje de su película en Tossa de Mar supuso una promoción y un despegue sin igual para el pueblo.
      Un fuerte abrazo y muchas gracias por tu participación.

      Eliminar
  4. He estado un par de veces en Madrid casi de paso, he visto muy poco. Uno de los sitios que tengo pendiente es el Museo Chicote, además de sentir toda la historia que encierran sus paredes, me gustaría ver esas instantáneas en las que puede verse a Ava Gardner hablando con Hemingway o con Lana Turner. Lo que fue el hotel Castellana Hilton, donde se alojaba. Los tablaos flamencos: El Corral de la Morería, Torres Bermejas, El Duende, su casa en La Moraleja….. Me gustaría reencarnarme en Jorge Fiestas: periodista, crítico de cine y gran amigo de Ava, la de anécdotas que tenía con ella. Una mujer que supo disfrutar de la vida, “el animal más bello del mundo” sin ninguna duda. Un beso Marybel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La dimensión histórica de la época no deja de ser paradójico; quiero decir, en pleno franquismo coexistía un mundo de juergas, alcohol y noches interminables. No sé cómo se las arreglaban pero sucedía en España. Yo también tengo pendiente esas visitas...
      Un abrazo Montse.

      Eliminar
  5. Al presentarnos libros, películas o personajes, tenés la virtud de hacerlo de una forma que atrapa y me quedo con la sensación de querer leer o ver todo lo que recomendás.
    Excelente esta reseña sobre Ava Gardner, bella, enigmática, que vivió todo.
    Un abrazo, Marybel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres muy amable Mirella. Me alegra que te haya gustado. Espero la encuentres y ya me comentarás...
      Un beso :)

      Eliminar
  6. Excelente, impecabe entrega, Marybel. Me llevo las citas: supongo que a estas alturas ya te lo imaginarías. Me ha encantado, y adoro esa desfachatada desprolijidad vital de Ava, la adoro por su franqueza, aunque nos resulte una dosis incompleta, o quizás por eso precisamente la adoro.

    Un fuerte abrazo y gracias!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fuese por admiración o repulsión, esta mujer no dejaba indiferente. Dejó miles de titulares y millones de leyendas por su paso en España, lo cual, ya te puedes imaginar...
      Muchas gracias por tus amables palabras.
      Un fortísimo abrazo :)

      Eliminar
  7. Hace poco que lo vi y me gustó mucho. En general lo que hace Isaki Lacuesta es muy interesante y diferente.

    Desde que de pequeña, vi Mogambo, me quedé prendada de Ava Gadner. Sobre todo de la Ava de esa película. Aún es hoy que siempre que la ponen me la vuelvo a ver, qué bien me lo paso con los piques que le echa a Clark Gable.

    Me encantó. Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ava, lo mismo que otras actrices que marcaron tendencia, fue una mujer que renovó los cánones de belleza. Especifico, fueron las exigencias de Hollywood quien moldeó ese estereotipo para satisfacer unas demandas del público y sus propios intereses.
      Me alegro que te gustara.
      Un abrazo grande!!

      Eliminar
  8. Qué bella Ava Gardner. Y yo pensaba que se había dicho, escrito, hecho, todo sobre ella. Llamativa esta cita: "No importa los esfuerzos que hago por autodestruirme, me las arreglo para sobrevivir." Contrastes dentro de una misma...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bellísima!!! pero el estrellato tiene un precio!!!
      Y sí, hasta dónde sé de ella, era una mujer muy compleja.
      Un abrazo Ana.

      Eliminar
  9. Hola Marybel, me confieso totalmente ignorante del mito o la leyenda de Ava Gardner. Nunca he visto una película de ella o si la he visto no la recuerdo. Me apena esta confesión pero después de leer esta reseña me voy a poner a ver películas de ella.

    Tienes la virtud de interesar a tus lectores y me pondré a buscar algo de su filmografía, incluyendo el documental.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, es un tanto extraño pero puede ser. Lo mismo que Marilyn era la diva rubia, Ava era la diva morena. Irradiaban sensualidad. Hay toneladas de material circulando por la red, por lo tanto, no se te hará difícil ponerte al día con esta actriz.
      Feliz fin de semana, y gracias por tu amabilidad.

      Eliminar
  10. Una exquisita reseña Marybel en donde no se te pasa un sólo detalle,como es tu estilo,Ava Gadner,ésa expresión de inocencia y maldad impredecible,me ha encantado ella pero me has encantado mas tú :) Otra fabulosa reseña que he saboreado letra a letra...¡Estupendo,te mando mis besitos...y un inmenso abrazo..!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias María, siempre tan generosa!!. Me alegra que te haya gustado y que haya despertado tu interés por esta fascinante mujer.
      Un beso.

      Eliminar
  11. Me ha parecido muy oportuna la referencia a Chris Marker, pienso que la filmografía de Isaki Lacuesta tiene muchas conexiones con las obras del genial director francés. No he visto éste que comentas pero seguro que merece la pena.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De hecho queda más que demostrado en "Las variaciones de Marker". Un maestro de la poesía visual.
      Un abrazo

      Eliminar
  12. Qué bien escribes. Me la he leído, la entrada digo, casi hipnóticamente. Y tiene su "aquel" la cosa, pues este personaje me interesa bastante poco.
    Besines, Marybel!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si he conseguido mantener tu atención, como dices, ya es suficiente jejeje. Muchas gracias Carmen.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar