4 de junio de 2015

DOS ENTREVISTAS IMPERDIBLES, de Simone de Beauvoir y Hannah Arendt

“Nada nos limitaba, nada nos definía, nada nos esclavizaba”. Simone de Beauvoir


Eran infieles, promiscuos y contradictorios. Su apetito de libertad era feroz y la expresaban en la reiterada convicción de un derecho sin límites. Durante medio siglo, Jean Paul Sartre y Simone de Beauvoir se acogieron a un acuerdo explícito de no privarse de nada para luego entregarse -ad libitum- al entretenimiento de contarse de manera prolija todos los detalles de su vida íntima. En lo concerciente al amor, todo valía. Su idea de compromiso -sostenían- no encajaba en la retahíla de premisas morales del mundo burgués. 
Sentados en el comedor de su casa, ella habla mientras que Sartre se mantiene con las palmas de las manos apoyadas en las rodillas. Parece un elfo afable y benévolo. Simone cuenta que él era parte de una camarilla de chicos que a ella le producía miedo:
"Hablábamos de ellos diciendo que eran terribles, que carecían de simpatía por las cosas, que no tenían alma. Y el más terrible era Sartre. Lo considerábamos un corredor, un borracho, y un hombre muy malvado (…) y no nos dirigíamos la palabra”, cuenta. Quedó, así y todo, intrigada a partir de los comentarios de un amigo en común acerca de Sartre (le dijo que “pensaba todo el tiempo”). "Creo que era el más sucio, el peor vestido, es más, ¡creo que era el tal vez el más feo! Pero recuerdo haberlo visto una vez con un gran sombrero…"




En su poema "El golem", Borges conjeturó que el nombre puede ser arquetipo de la cosa. En la palabra nazis, sin duda, está contenido lo peor del siglo XX. ¿Quiénes eran esas bestias humanas que llevaron a cabo actos tan espeluznantes? Hay una frase de Hannah Arendt que tal vez lo explique todo: "No hay pensamientos peligrosos; el pensamiento es peligroso."


En Arendt el rigor intelectual no rechaza la vehemencia ni el afán polémico. Un indicio cabal de su personalidad lo brinda esta entrevista realizada por Günter Gauss, en octubre de 1964, para la televisión de Alemania Occidental. Una entrevista no exenta de cierta polémica, pues sus artículos de "Eichmann en Jerusalén" (1962) publicados en la revista The New Yorker habían provocado un gran escándalo; no tanto por su controvertida teoría de "la banalidad del mal" como por su osadía al acusar a los Consejos judíos -concretamente a sus presidentes- de colaboracionismo. Por cierto, un libro que recomiendo encarecidamente. Fue tal el revuelo, que ciertos grupos de exaltados llegaron a pedir su muerte. 
Las respuestas de Arendt son de una insistencia grave. No es fácil interrumpirla. Gauss consigue tocar varios temas. Da la impresión de una energía excepcional, de una especie de vigor propio:
"La toma del poder [por parte de Hitler] era naturalmente un desastre, pero era una cuestión política, no personal. Para saber que los nazis eran nuestros enemigos no necesitábamos que Hitler se hiciese con el poder, por favor! Y también sabíamos que una gran parte del pueblo alemán estaba con ellos. (...) bueno ya sabe usted lo que era la "Gleichschaltung" ("uniformización") ¡y quiero decir que los amigos se "uniformizaron"! El problema, el verdadero problema personal, no fue lo que hicieron nuestros enemigos, sino lo que hicieron nuestros amigos. Esa marea de la "Gleichschaltung", queen buena medida era voluntaria, o que, en todo caso, no estaba aún bajo la presión del terror: fue como si en torno a nosotros se abriese un espacio vacío. Yo vivía en un medio intelectual, pero conocía también otras gentes. Y pude comprobar que la "Gleichschaltung" se convertía, por así decir, en regla entre los intelectuales; no así en los otros medios. (...)
¿Qué queda? Queda la lengua. Me he negado siempre, de manera consciente, a perder mi lengua materna. Siempre he mantenido ciertas distancias tanto del francés, que llegué a hablar muy bien, como del inglés, la lengua en la que hoy escribo. Hay una diferencia abismal entre tu lengua materna y todas las demás."




P.D.: "Riders on the storm" de The Doors. Sin temor a equivocarme, dudo que haya alguien -pertenezca a la generación que pertenezca- no conozca a este grupo musical o no haya oído hablar de ellos. Y es que la huella que dejó durante sus escasos seis años de vida fue impresionante. Inolvidable. 









27 comentarios:

  1. Pensamientos y pensadoras que es de esperar que nos sustenten, en tiempos algo más mediocres.
    Saludos, Marybel, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que tiempos fantásticos -sinceramente me habría encantado conocerles- pero estoy convencida que volverán, cuando el "aburrimiento" actual se supere.. El postmonernismo fue una consecuencia colateral del desencanto de esa clase intelectual.
      Esther, se me ha metido en la cabeza que "Eichmann en Jerusalén" puede agradarte. Lo estoy leyendo y me parece fabuloso por la visión que aporta sobre el individuo en un sistema totalitario. Te lo recomiendo a título personal jejeje.
      Un fuerte abrazo, y gracias por tu participación.

      Eliminar
  2. Beauvoir cambió de opinión sobre Sartre, un hombre que no para de pensar siempre es interesante aunque sea sucio y feo jejeje. La entrevista de Arendt la veré más tarde porque dura más de una hora. En cuanto a The doors, cuánta razón tienes!!
    Abrazos grande Mary.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, con calma y con ganas jejeje. Me parece maravilloso poder oir a estos personajes gracias a estos archivos de cine..Repito, fantástico!!!!
      Un abrazo y feliz fin de semana :)

      Eliminar
  3. Muy interesantes e imprescindibles. Para un tiempo como dice Esther González, donde la saturación no deja ver el fondo de lo realmente bueno. Gracias por este aporte nutricional necesario. Un abrazo, María Morales Carson.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es maravilloso saber que hay gente que comparte la misma curiosidad intelectual. Gracias por tu visita.
      Un abrazo María.

      Eliminar
  4. Muy interesante, veré con ganas la entrevista a Hannah Arendt.
    Gran enlace musical por cierto.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad, es que resulta muy estimulante.
      Feliz fin de semana Indi :)
      Un bico

      Eliminar
  5. A Simone de Beauvoir y a Sartre los conozco un poco por los libros de ella y la filosofía de él, en la que profundicé un poco a raíz de la lectura de Bartleby, el escribiente, de Herman Melville. Pero nunca había escuchado hablar a Simone, y la verdad es que me había imaginado una voz más suave y una dicción más pausada. En cuanto a la segunda entrevista me dispongo a verla ahora con sumo gusto...
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, resulta chocante. Era una mujer de mucho carácter y personalidad. En la adolescencia, Beauvoir decía que no tenía personalidad porque se sentía distinta a las demás jóvenes de su edad. Y en verdad que era diferente.. Ambas fueron sin dudas, notables y en tal sentido dignas de admiración con.sus defectos y limitaciones.
      Gracias Carmen.
      Un fortísimo abrazo

      Eliminar
  6. Personajes bizarros y controvertidos si los hay, Marybel. Muy interesante y enriquecedor tu aporte. He leído algo de Simone pero confieso que es una voz demasiado estridente para mi gusto, que parece expresar una necesidad imperiosa de reivindicarse, y de ese modo siento que hace aun tensa la resistencia, pero es una mera opinión. No dejo de valorar su inteligencia y las grandes verdades que engloba su pensamiento.

    Un fuerte abrazo!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que uno de los problemas de Simone está en su misma productividad, -lo mismo que Arendt- en cierta falta de centro y en el hecho de que su libro más famoso, "El segundo sexo", fue utilizado, muchas veces, para definir una época. Tras toda esa pasión desbordante e inteligencia -con más o menos acierto- había dos mujeres que creían en lo que decían. Siempre demostraron coherencia entre las teorías que sostenían y su proceder.
      Gracias por tu visita.
      Un abrazo grande!!!

      Eliminar
  7. Jean Paul Sartre y Simone de Beauvoir y de postre Hannah Arendt. Qué lujo Marybel. Me ha hecho gracia oir a Simone de Beauvoir, qué voz de enfado..., nerviosa e inquieta :) Y qué voz tan potente y contundente la de Hannah...

    Muchísimas gracias, me ha encantado.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es fascinante oirlas. Las dos eran mujeres con carácter...
      Me alegra que te haya gustado, a mí también me pareció interesante compartirlo.
      Besos

      Eliminar
  8. En este post nos traes a tres grandes del pensamiento del s. XX , tanto Hannah Arendt como Simone de Beauvoir y su pareja Jean Paul Sartre fueron filñosofos definitivos para la transformación del pensamiento moderno, ojalá que este siglo nos pueda regalar mentes tan brillantes como las suyas. Comparto también, querida Marybel, más besos:-))

    ResponderEliminar
  9. Quería decir "filósofos", jeje, es que en lugar de la tilde me salió nuestra "ñ" patria, jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja te había entendido igualmente con nuestra "ñ" glamurosa... Gracias y un fuerte abrazo :)

      Eliminar
  10. Me encontré con ambas en el cine el año pasado. Con "Hannah Arendt" en la película biográfica dirigida por Margarethe von Trotta y con Simone de Beauvoir como secundaria de postín en "Violette", de Martin Provost. Bueno, esta claro que son dos de las figuras intelectuales más grandes del siglo XX, de una lucidez y compromiso extraordinarios, y de eterno recuerdo. Y ejemplo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, yo también tuve el gusto de verlas. "Violette" además de la temática, me pareció una excelente película en todos los aspectos. Fantástica Emmanuelle Devos en su interpretación...
      Como siempre agradecida por tu visita y participación.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Exquisito post que nos remonta a una élite intelectual nada pudorosa.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. A todo hay que entrarle,Marybel. En eso estoy con Borges. Es una excelente reseña y un tema ríspido y arduo,,,
    Bien hecho!

    Abrazo!

    Fer

    ResponderEliminar
  13. Me parece un post que aporta mucho , más aún en estos tiempos donde el intelectual parece desvanecerse en la irrefrenable velocidad e incertidumbre de los tiempos actuales, me viene a la mente el "estamos condenados a ser libres de Sartre y el " "No se nace mujer , se llega a serlo" de Beauvoir ,gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido Pablo. Gracias por tu visita y participación.
      Saludos

      Eliminar
  14. Muy interesante la entrevista a Hannah Arendt. Gracias por compartirla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fascinante añadiría :)). Gracias por leerme.
      Un abrazo

      Eliminar