11 de octubre de 2015

HERMANOS DE SANGRE, de Ernst Haffner

"Dar o regalar no es virtud de ricos. Solamente el pobre da con la naturalidad de quien conoce el hambre y la miseria". E. Haffner


"La existencia de la República de Weimar fue breve, agitada y fascinante", asegura el historiador alemán Peter Gay, un especialista en el tema. Nacida en noviembre de 1918, la joven y maltratada República, apenas tuvo apoyos en términos políticos pese a cimentarse en una de las constituciones más progresivas del momento. Las duras condiciones del Tratado de Versalles, especialmente el tema de las reparaciones, junto a la leyenda de la "Puñalada por la espalda" sirvieron de combustible y justificación para el ascenso de la variante más diabólica del fascismo.
¿Es posible volver a un lugar en el que nunca se estuvo? ¿Fue la política o la economía la gran responsable del triunfo del nazismo? Las preguntas no hacen más que acudir a la llamada de una historia que no termina de irse. Entre la crónica y la novela "Hermanos de sangre" propone regresar al Berlín de entreguerras. Un pasado doloroso que nos sigue afectando cada vez que se lo recuerda. Tres generaciones no son suficientes; persiste una experiencia en el imaginario colectivo en relación a esa Alemania, que remite directamente a la muerte y a las vidas truncadas de miles de personas y al que pertenecemos irremediablemente. 

Esta novela fue publicada, hace ochenta y tres años en Berlín. Tuvo buen tirón. Haffner seguramente creía a pie juntillas en el compromiso del escritor con su tiempo, o sea, denunciar las llagas del sistema y mostrar a sus lectores como funcionan realmente las cosas en la vida real. Pero cuando el nacionalsocialismo se hizo con el poder -en su "Acción contra el Espíritu antialemán"- no sólo la prohibió, sino que la condenó a la hoguera con otros libros supuestamente nocivos. "Donde se queman libros se terminan quemando también personas", había predicho Heinrich Heine. Pese a todo, la novela sobrevivió y en 2013 apareció en Alemania una edición en la ola de rescate de textos que indagaban en las secuelas de la Gran Guerra. De su autor, poco se sabe. Fue periodista y trabajador social. Desapareció sin dejar rastro poco antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial. 
"Hermanos de sangre" es una obra intensa que combina el destino de un grupo de chicos de la calle con las convulsiones de un pueblo hastiado por las desigualdades. Muchachos cabreados que resienten el peso de la Historia; como se sabe la pobreza y la marginación se transforman en ira, cuando no existen expectativas de cambio. No son mala gente, los mueve un entusiasmo revolucionario nacido de la desesperación -no siempre bien avenido con la sensatez- pero los exime, en parte, su compañerismo. Adolescentes que malviven en un decadente hábitat urbano, y cuyas adversidades se hayan motivadas por unas irracionales decisiones que acarrean la perdición a aquellos que son incapaces de vencer el retraimiento interior, que impide desfogar los instintos básicos y el buen juicio. Tienen claro que su objetivo en la vida es ser unos auténticos hombres de acción y a tal empeño dedican todo su talento y energías. Aprenden a robar, a emborracharse y a meter mano de forma baturra a cualquier chica que se ponga a tiro. Los más eficientes derivan hacia la delincuencia profesional. Y con toda la canallada de su oficio, la rufianería no perdona a nadie. La decepción les aguarda al final del camino. 
"¿Un destino elegido voluntariamente? No siempre. ¡No siempre! Los años de juventud sometidos a la educación de un centro tutelar, punto menos que años de aprendizaje del futuro transgresor de la ley, no son, maldita sea, ningún destino elegido a voluntad. Y por añadidura, ¡con antecedentes penales! El muro infranqueable, duro como el vidrio, de los prejuicios y la sed de castigo burgueses condena a muchos al fracaso. A un sin número de personas que de buena gana habrían emprendido una vida ordenada".
Con creciente tensión dramática, la novela emerge a modo de documental. Es el retrato de una época en sí misma. Como trabajador social, Haffner conocía de primera mano los bajos fondos; bares nocturnos donde jóvenes se prostituían para conseguir los marcos indispensables para sobrevivir a los fríos inviernos, burdeles, cárceles y reformatorios. Esboza, además, un complejo y eficaz retrato de férreas mentalidades, así como de las distintas pulsiones individuales que anidan en el hombre, poniendo en tela de juicio la consistencia e, incluso, la conveniencia de áquellas. Un abanico de nombres desconocidos -figuras arquetípicas de ese universo analógico de valores fijos y de verdades rotundas- que a medida pasan las páginas se tornan en piezas imprescindibles para construir el puzzle que nos permita contemplar ese tiempo, esa época. Pero ese anclaje con la Historia en ningún momento rebaja la calidad artística. Su fuerza estética deviene, sobre todo, de la intensidad dramática. El escritor se las ha ingeniado para encadenar escenas tremebundas que se leen con un nudo en la garganta. Es fácil compararlo con "El huevo de la serpiente" de Ingmar Bergman. 
Sobra recordar que, en tiempos de crisis siempre hay alguien que quiere sacar beneficio del hambre, de la escasez, de los sueños rotos y las esperanzas defraudadas de la gente. Fue allí dónde comenzó su carrera cierto soldado austríaco que hizo fama. De agitador a Führer en poco más de una década, aupado por las hienas y la basura que frecuentaban las cervecerías. 
Una lectura imperdible.


P.D.: "Do I Wanna Know?" de Arctic Monkeys.






18 comentarios:

  1. Excelente comentario de una novela franquicia de uno de las épocas más importantes de Europa. Un fuerte abrazo desde el Oeste de El Pecos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchas gracias Juan. Oeste de El Pecos???

      Eliminar
  2. Excelente análisis, ya no solo de la novela, sino de una época y un contexto que marcaron la historia de Europa. Me la voy a a anotar; me atrae también ese enfoque documental del que hablas y es que el nazismo no surgió de la nada...
    Un abrazo Marybel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Arte degenerado la llamaron los nazis.
      Gracias Gerardo, un abrazo

      Eliminar
  3. Profundo análisis de Haffner, el caldo de cultivo de ideologías catastróficas no solo para Europa, sino para toda la humanidad. Este pensamiento del autor es de lo mas elocuente."El muro infranqueable, duro como el vidrio, de los prejuicios y la sed de castigo burgueses condena a muchos al fracaso. A un sin número de personas que de buena gana habrían emprendido una vida ordenada".
    Estupenda reseña Mary.
    Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay una característica común en la literatura centroeuropea y es esa ambición de meterse en el bolsillo la Historia del siglo pasado. Tiene sentido; la Historia se ha cebado con estos pueblos. El libro hace una exploración minuciosa de aquella época. Interesante, en serio.
      Besos

      Eliminar
  4. Justo me estoy leyendo un libro ambientado en la misma época pero en España, también se menciona a ese soldado austríaco y a un tal Francisco ; )
    Ahora que estoy con el tema debería aprovechar, me lo apunto, tiene buena pinta.
    Bicos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya me dirás que joya tienes entre manos..., y sí, si el cabo austríaco no hubiese sido un orador tan persuasivo y se hubiese ahogado en la cerveza de los bajos fondos, la Humanidad hubiese dado otro giro; lo mismo digo por el georgiano picado de viruela y el tal Francisco (éste era gallego :)) ).
      Gracias!!
      Un abrazo

      Eliminar
  5. El nudo en la garganta ya casi me lo has puesto tú con tu magnífica reseña. Si tu lo consideras imprescindible, me lo anoto para ya... aunque afrontaré su lectura, creo, con cierto temor. Ya te cuento...
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus amables palabras. Admirto que soy una apasionada en lo referente a mis gustos literarios, supongo que debería ser más objetiva jajajaja. Conozco a alguien que le sucede lo mismo con la literatura inglesa ;))
      Un abrazo Carmen.

      Eliminar
  6. Reflexiones sobre un texto que resume el dolor agudo seres marcados, sobrevivientes de penurias y nevadas en el alma y el cuerpo ¿Odio, resentimiento, ira? ¡Habría que vivir tan solo un día bajo esos jirones para comprender qué aroma tiene la miseria! El orgullo herido, el hambre y todo tipo de desgracias dieron forma a un eslabón, una bomba a la espera de estallar entre las dos grandes guerras, luego surgió un líder, horrendo, que supo canalizar los sentimientos del colectivo, animando tan desgarradores sucesos y sus consecuencias, atroces barbaridades que cortaron a la humanidad con otro antes y después. Una excelente reseña que invita. Felizmente el libro, ha sobrevivido para dar su testimonio, gracias por traerlo. Saludos, Scarlet

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un hombre desesperado, hambriento y con hijos, es un hombre que hará lo que sea, incluso el trabajo más infame. Fragancia de la miseria!!!
      Un fuerte abrazo Scarlet.

      Eliminar
  7. Valiente Haffner. Y sin duda ese período entreguerras ayuda a entender muy bien lo que sucedió con ese soldadito austriaco. Alemanía todavía está herida, y todos nosotros con ella. SI aprendiéramos más de la historia... El libro lo tengo pendiente desde hace tiempo, soy incapaz de llegar a todo :(

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada libro tiene su lector y su momento. Todo llega.
      Gracias Ana.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. Qué buena reseña Marybel. De verdad es motivadora y dan ganas de salir corriendo a la librería o a la biblioteca pública para ver si se consigue, y sentarse a disfrutar de su lectura.

    Tan pronto me inscriba en la biblio, salgo para ver s tienen este ejemplar en sus anaqueles.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre tan amable Gonzalo. Gracias a ti, por tu paso por el blog.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  9. Excelente presentación, Marybel, de una novela que inmediatamente dan ganas de leerla, pues con todo lujo de detalles nos la sirves en bandeja, la temática no puede ser más atrayente: la gran crisis que gesta el nazismo y, sobre todo, contado por alguien que vivió esa época, eso a mi me produce una emoción especial...
    Un abrazo amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Servilio. Reconozco que soy vehemente en mis gustos jajaja; quizá demasiado apasionada. Al margen creo que es una lectura imprescindible pero para gustos colores :))
      Un abrazo!!!

      Eliminar