25 de octubre de 2015

MIGRANT FARM FAMILIES, de Dorothea Lange

“La injusticia es una madre jamás estéril: siempre produce hijos dignos de ella.”Adolphe Thiers


¿Recuerdas cómo lloraste al ver por primera vez como dos imágenes juntas tenían sentido? Ahora la televisión inunda el mundo de imágenes sin sentido y nadie llora.
Partamos de la base: hay acontecimientos que no se pueden expresar con palabras. Emociones compartidas cuya expresión verbal es insuficiente y sucesos que un pueblo no puede explicar con palabra alguna sin caer en un desagradable resquemor que le haga bajar la frente. Es innegable que a pesar de todos los esfuerzos del cine y la literatura por transmitir una sensación de naturalidad e inmediatez, éstos son incapaces de igualar la carga documental que una buena foto puede transmitir. Es en este género donde el verbo se hace carne para construir con sus múltiples registros un testimonio veraz a través de las propias imágenes y sus asociaciones.
Recordemos muy brevemente. La gran depresión económica de 1929 provocó en Estados Unido desempleo, agitación obrera, problemas sociales y mucha pobreza durante los años 30. Fueron años decisivos para el mundo. La repercusión fue enorme en todos los órdenes, agravando las tensiones ideológicas y las confrotaciones de clase de una sociedad que estaba consumando su instalación en la "era de las masas". En dicho contexto nace el FSA (Farm Security Administration), institución creada por el gobierno para la "seguridad agraria". Se pretendía documentar la miseria en la que habían quedado sumidos esos agricultores que inundaban California y establecer programas de ayuda. El gobierno contrató a varios fotógrafos entre los que estaba Dorothea Lange

Lo mejor que se puede hacer con la obra de Dorothea Lange, es verla, pues cualquier glosa o análisis presupone en primer lugar una reducción de su contenido. 
Lange fue una fotoperiodista de las que buscaban el calor de la noticia y cronista de las vidas humanas anónimas. Mientras el mundo se tambaleaba, ella y sus coetáneos supieron disparar de forma tan certera que construyeron una memoria visual que quedaría invariablemente inseparable de la narración histórica. Una fotografía impactante que aunque no tenía objetivos políticos, mostró al mundo la situación de los pobres y olvidados "okies". Un éxodo sin precedentes: campamentos improvisados, camionetas destartaladas, grupos familiares y escenas cotidianas de un dramatismo fuera de lo común. Cientos de rostros que reflejaban la resignación ante un enemigo demasiado poderoso, la rabia de la derrota y la tristeza del que se sabe injustamente vencido. La eterna lucha del hombre contra las fuerzas de la naturaleza en una época en la que la tierra era el principal input generador de riqueza y cuya carestía hostigaban a los desheredados a una situación de pobreza extrema, tanto económica como moral, destruyendo los frágiles márgenes de cordura psicológica de la conciencia humana. Rostros icónicos. Imágenes elocuentes -tal es la precisión visual- marcadas por su propia historia; que no eluden heridas ni cicatrices en un curioso juego entre la estética y el posicionamiento moral. Tiene en sus entrañas un debate central, una tensión entre dos bornes, en principio, antagónicos: el silencio y el testimonio sobre lo ocurrido.










Fuente: Fotos extraídas de MOMA (Museo de Arte Moderno) http://www.moma.org/collection/artists/3373



34 comentarios:

  1. Preciosa entrada. Si te sirve de algo yo soy la excepción, sí que me emociono (o lloro) con muchas cosas, alguna de la tele (a pesar de que casi no la veo) y otras de otras cosas.
    BEsos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuestra disposición a emocionarnos es, digamos, algo arbitraria; no es malo hacerlo, pero no mucho.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Hola, Maribel, Preciosa entrada. Me gustan las fotos y la reseña de los sucesos que le dieron vida. Quizás, como afirmas, la obra de Lange no tuviera objetivos políticos implícitos, pero en sí mismo es un testimonio del hacer político. Al documentar expone, afirma y espera que ello tenga sentido a través de los ojos de los observadores. Esas imágenes, vistas a la distancia, educan nuestras castradas mentes. Pasan lindo día. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María Eugenia. Así es, la crítica social está implícita y el verdadero sentido de las imágenes lo da el paso del tiempo.
      Gracias por estar por aquí.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  3. Lange una gran fotógrafa.

    Poner en imágenes la tragedia; una necesidad-

    El personal cree cuando ve.

    Siempre hay migraciones en busca de una vida vivible. Y siempre aparecen los que se asustan ante lo desconocido y quienes ayudan en la medida de sus fuerzas

    Ojalá aunmente el numero de personas pertenecientes al segundo grupo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal parece que no acabamos de aprender la lección. Gracias Guille. Un saludo

      Eliminar
  4. Son unas fotos increibles. Coincido contigo en que la fotografía tiene un poder testimonial que en las manos adecuadas (como las de Lange) es perturbador. Son un buen complemento de "Las uvas de la ira" y cuesta creer que el país más poderoso del mundo viviera una vez algo así y además tardara en buscarle solución.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, John Seintbeck puso el dedo en la llaga y denunció el demoledor sistema capitalista dándole un bofetón en plena cara al Congreso que ante una conmocionada opinión pública sacó a la calle, medidas urgentes para afrontar la grave situación. Entre ellas estaba la FSA quién contrató a Lange y demas fotoperiodistas. Tuvo que ser una trabajo muy duro.
      Gracias Gerardo. Un placer tus visitas.

      Eliminar
  5. Muy interesante, Maribel. Las fotos imponentes.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias María del Mar. Imponentes, implacable e inolvidables.
      Besos

      Eliminar
  6. Me ha encantado leerte. Impresionantes fotos. Un beso

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado este post! Grandes fotos. Bicos!!

    ResponderEliminar
  8. Bello trabajo. Linda presentación y fotos increibles. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amables palabras. Gracias por tu visita y lectura.
      Un saludo

      Eliminar
  9. Excelente post, Marybel. Este año he descubierto el trabajo de varios fotoperiodistas consagrados, y sus trabajos son arte puro: las imágenes valen más que mil palabras.

    Un beso!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, supongo que ese fue unos de los principios del fotoperiodismo.
      Muchas gracias Fer.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  10. Fotos excelentes, históricas. Viéndolas me acuerdo de las novelas, impresionantes, de Erskine Caldwell como "El camino del tabaco" o "La parcela de Dios".
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente, todos nos remitimos a "Las uvas de la ira" pero Erskine también fue un testigo ejemplar. Estos dos libros que comentas dieron lugar a grandes éxítos teatrales en Estados Unidos.
      Un saludo

      Eliminar
  11. Fotos que cuentan historias muy duras, por supuesto, es el ojo artístico del fotógrafo quien captura el momento preciso y lo inmortaliza ¡Ella lo hizo! Ahora están allí como un testimonio, un lamento raído del sufrimiento cuando lo han impuesto sin importar a costa de qué. Fotografías que gritan, que lloran… No pudieron huir del tiempo ¡Que reseña y que imágenes! Saludos, Scarlet https://rosalde.wordpress.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si. También sus fotos de los campos de internamiento para "japoneses" en USA son documentos de incalculable valor humano e histórico. Fue censurada por ello.
      Un fortísimo abrazo Scarlet

      Eliminar
  12. IMPACTANTES FOTOS. ME HA EMOCIONADO TANTO REALISMO.
    BUEN TRABAJO.
    UN BESO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es como si la realidad fuese más real en blanco y negro, más creíble.
      Besos

      Eliminar
  13. Son imágenes impresionantes Marybel. Y como bien apuntas, un análisis sería inabarcable porque hay una riqueza técnica en ellas y desde luego, en lo que generan al mirarlas.

    Estupenda entrada y se agradece la información.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, son el espejo de una época.
      Me alegra que te gustaran.
      Un abrazo

      Eliminar
  14. Extraordinarias tomas, pero independientemente de las fotos lo que transmiten, orar por este sector y poder ayudarlos en esta vida con un poco de lo que nosotros tenemos, eso es mas gratificante. Mas bienaventurado es dar que recibir.
    Muchas gracias por compartir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente con más voluntad política, habría menos desigualdades en el mundo. Ese es el reto.
      Muchas gracias por tu visita Lili's

      Eliminar
  15. Sí, la imagen de la miseria y el desamparo son siempre terribles. Pero también es terrible que el ahora país más poderoso de la tierra, militarmente hablando, ha producido imágenes millones de veces más sangrientas en cualquier otra nación a donde ha llevados sus tanques, sus aviones, sus bombas, sus acorazados, sus misiles. Y no hablo de la liberación de la Europa de la II Guerra mundial, porque ahí el trabajo sucio lo hicieron los soviéticos: sus bajas se estiman en alrededor de 26 millones de muertos.
    Estoy hablando de guerras antiguas y recientes donde los norteamericanos han sido los agresores escondiendo detrás de palabras grandilocuentes (libertad, democracia, justicia, etc.) sus verdaderas motivaciones: expansión territorial, apropiación de recursos, alianzas para cercar a sus “enemigos”, etc.
    Y en estas últimas guerras –si no recuerdo mal, a partir de Irak y Hussein- a los fotoperiodistas y a los camarógrafos se los ha mantenido “atrás de la raya”, justamente, para que no documenten la sangre roja, a todo color, que vierten los vencidos. Y a ello se han prestado casi jubilosamente los mass media -¿qué tal la CNN?- del coloso del norte. Han jugado el papel de peones adocenados en un tablero de ajedrez donde siempre ganan las blancas. Es decir, los americanos.
    La muerte, el hambre, la miseria absoluta, la destrucción casi total de infraestructura que han llevado estos “gringuitos” al tercer mundo es inenarrable. Y ya que a la prensa libre le está vedado documentar –y menos exponer en el MOMA-, sólo nos queda hacer un ejercicio de imaginación, que siempre se quedará corta. Por lo menos una cosa tengo clara: la miseria moral es siempre peor que la material, porque mata la esperanza y el espíritu. Y éstas últimas valen más que las cosas, siempre perdibles o siempre recuperables.
    Será porque soy mexicano, pero lo que mejor entendí fue el epígrafe: “La injusticia es una madre jamás estéril: siempre produce hijos dignos de ella.” Y yo me asumo como uno de esos hijos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesantes reflexiones José Luis. Ciertamente EEUU está en el meollo de muchas calamidades. Y tambíén Alemania, Rusia... El poder está concentrado en manos de unos pocos y ellos deciden el destino del resto del planeta. Fíjate en Oriente Próximo, mientras Europa presionaba a Irán para que abandonara su programa nuclear civil, la familia real de Arabia compraba la bomba atómica a Israel. Era impensable pero ahora la zona se ha nuclearizado, y las armas nucleares están en manos de Israel y Arabia Saudita.Por qué será?
      Un abrazo y gracias por tu aportación.

      Eliminar
  16. Verdaderas maravillas, unas fotos que que son testimonio de una época y de la vida de los personajes retratados, el buen fotógrafo capta hasta el pensamiento... Gracias, Marybel, por mostrarnos estas verdaderas joyas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces mis alumnos me preguntan para que sirve la Historia y yo les digo, precisamente para entender y evitar esto que sucedió.
      Muchas gracias Servilio, un placer tus visitas.
      Un abrazo!!

      Eliminar