8 de febrero de 2016

ENTREVISTAS IMPERDIBLES, a Rainer Werner Fassbinder

Tenía que suceder... porque un cine nacional tan bueno como el alemán occidental debía ser descubierto. R. W. Fassbinder


Todos los grandes artistas tienen una estrategia creativa (los de segunda sólo un plan de marketing). La de Rainer Werner Fassbinder funcionó bien a fuerza de insolencia e insobornable independencia. "Me resulta totalmente imposible contar algo falso (...) Cuanto con mayor sinceridad se entrega uno a una historia, más tiene que ver esa historia con los demás (...) Personalmente y por encima de todo, mi deseo es el de contar cosas, contar cosas importantes para mí, que sean emocionantes e importantes... y con importantes no me refiero a hacer cosas que vayan a servir de pasto a la sociedad, sino algo que pueda proporcionar a la gente la libertad y el deseo de expresar su dolor."
Siguió su propio juego para dejar de ser cotidiano. Buscó en el cine la terapia a sus conflictos personales. Había una potencia en el sufrimiento de ese hombre que le hacía único. Quizás sea esa, y no otra, la causa más concreta de esa furia creadora. Amigo de las drogas, se guió por un orden menos previsible, un orden esquivo que -aunque implicaba postergación y quizás la muerte- lo preservaría de experimentar su propia vulnerabilidad: "Cada cual debe decidir si es mejor llevar una vida breve pero intensa o larga y rutinaria". Y así fue. Murió a los 37 años por una sobredosis de barbitúricos habiendo puesto su firma en 41 películas.

En esta cinta -una de las últimas entrevistas del director alemán- podemos verlo dirigiendo diferentes escenas de cine, y reflexionar sobre su carrera, sus orígenes y el arduo camino que tuvo que recorrer para llegar a ser director. La desaparición del viejo cine convencional alemán ofrecía al "New German Cinema" la posibilidad de emerger. Fue en ella donde (con Werner Herzog, Alexander Kluge, Margarethe von Trotta o Wim Wenders) configuraron su forma de entender el cine y donde adquirieron el adiestramiento necesario para convertirse luego en directores. Se erigieron como la conciencia implacable de la Alemania de postguerra. Esa Nación-taller, donde todo se toma muy en serio, estaba escindida. Si la angustia y el caos habían podido ser dominados en la superficie, en el fondo seguía sumergida en el desorden y la hipocresía. ¿Acaso esa sociedad cómplice pasiva o abiertamente partidarios de las chifladuras del nazismo tenían alguna base moral o ética para darles lecciones ciívico-politicos? 






18 comentarios:

  1. Un gran director, del que vi varias películas. Las que más me impactaron fueron "Las amargas lágrimas de Petra von Kant, densísima y con un clima un tanto asfixiante, y "El matrimonio de Maria Braun", con la mactuación de la magnífica Schygulla.
    Muy buena tu reseña, Marybel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mirella, supongo que dentro de su filmografía son una de las más salientables. Tiene teatro y televisión también.
      Besos

      Eliminar
  2. No conocía a este director y es muy curioso verlo trabajando, reflexionando además sobre la cuestión cinematográfica. Tomo nota además de las recomendaciones de Mirella, a ver si me hago con alguna de sus películas. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo diría que es un lujo poder verlo y oirlo. Personalmente me pareció una buena sugerencia.
      Vi las películas que nombró Mirella; te animo a que las busques y las busques. Ya me dirás.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Yo aun tengo que descubrir ese cine. Recuerdo haber visto ya hace bastante un trozo de una película suya, pero no recuerdo cual, ni siquiera de que iba. Me llamó mucho la atención porque era de la RFA.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fassbinder pertenecía a una generación de resentidos (con motivos) y que se rebelaban ante todo y todos. Busca las que se nombraron más arriba. Son muy buenas.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Me ha resultado muy curioso que este director, desconocido para mí, hizo más películas que años tenía. Sin duda creía en lo que hacía y poseía una gran capacidad de trabajo. Procuraré ver algo suyo :)

    Un abrazo y gracias por "presentarnos" siempre cosas tan interesantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, cuarenta y una películas en sólo trece años. Agotador incluso para un genio!!! Pero Fassbinder era así, un obseso por su obra.
      Gracias a ti por tu presencia en el blog.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Tampoco lo conocía, y me impactan, además de su cronología, sus ideas con respecto a qué historias contar a la hora de filmar. Soy una convencida de que la verdad ficcionada tiene un poder que supera la más pura fantasía, y su poder reside justamente en su universalidad. Buena reseña, como siempre, Marybel. Mucho se aprende por aquí y se agradece ;)!

    Un beso.

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede gustar más o menos, pero ten la absoluta certeza que Fassbinder no dejaba indifente a nadie. Te animo a que lo descubras.En toda su obra, hay una constante y es que la tensión y la violencia que rigen las relaciones entre los individuos son producto de su sociedad.
      Gracias de corazón.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Yo vi unas cuantas películas suyas en un ciclo, pero ninguna me gustó tanto como 'Las amargas lágrimas de Petra von Kant' . Una película de las que no se olvidan.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiii, yo también lo descubrí en un forum de cine en mi época universitaria. Y como bien indicas, son películas que no se olvidan.
      Gracias Indi.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Me parece una gran recomendación y de los que mencionas, conozco un poco de la obra de Win Wenders que me encanta. Apenas la semana pasada volví a sus dos enormes películas de “Las alas del deseo” y “Tan lejos y tan cerca”.

    Voy a ver si consigo alguna pelí de quien nos recomiendas, y recordé que tengo pendiente a Margarethe von Trotta.

    Un beso Marybel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te recomiendo "Cielo sobre Berlín". Bellísima y reflexiva película sobre Berlín.
      Gracias Gonzalo.
      Un abrazo trasatlántico :))

      Eliminar
  8. Qué delicia, verlo de nuevo. La primera película que vi fue "El matrimonio de Maria Braun" y desde alli lo seguí en los ciclos de cine club o cines de arte. Me gusta mucho su propuesta y es verdad lo que dices, los grandes artistas son los que tienen estrategia creativa, es bueno recordarlo ahora con tanto cine de grandes efectos tecnológicos pero escaso o refrito contenido. En general, soy fanática del cine alemán aunque para algunos es muy lento, me gusta la fotografía, los diálogos, en fin... Besos y gracias. ¿viste Alexanderplatz? la he estado buscando últimamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta el cine con mensaje. Sobre lo que me preguntas, leí el libro de Alfred Döblin, un clásico del siglo pasado pero no vi la serie. Me ha entrado ganas a mí también.
      Un abrazote maríaE.

      Eliminar
  9. Muy interesante Marybel, me sonaba el nombre pero no lo identificaba con las películas. Un hombre prolifero y cargado de problemas, como otros grandes artista.
    Me ha gustado la frase que nos pones, creo que resume su esencia "Cada cual debe decidir si es mejor llevar una vida breve pero intensa o larga y rutinaria".
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese tipo de sentencias eran muy típicas de Fassbinder. Creo que lo que resulta más fascinante de su obra es su forma para expresar su visión de esa realidad (esa mezcla de historia, realismo y melodrama) y conseguir llamar la atención del público.
      Gracias Conxita y feliz semana

      Eliminar