11 de marzo de 2016

MUERTE DE SOLEDAD BARRETT. de Mario Benedetti

“Antes o después me quedaré sin palabras, ¿comprende? Todo el mundo tiene solamente cierto número de palabras dentro” P. Auster


La literatura hispanoamericana, acostumbrada a entretejer su universo estético con la convulsa materia prima de su historia, quedó a partir de los años setenta definitiva y profundamente atravesada por la conmoción del dolor, la ausencia y el exilio. El 8 de enero de 1973 moría asesinada en Recife (Brasil) Soledad Barrett Viedma -nieta del escritor y anarquista Rafael Barrett- con tan sólo 28 años. Encarnó la conciencia moral del Cono Sur del siglo XX y pagó caro los riesgos de sus compromisos. Quién le iba a decir a su abuelo que sus abrasivos escritos anticiparían el horror de la tortura y la represión que viviría en primera persona su nieta. Su brutal asesinato a manos de la policía brasileña -el cabo Anselmo, un infiltrado por el régimen militar y padre de su hijo no nato la entregó- causó una honda consternación entre las personas que la conocieron. Mario Benedetti le dedicó en su memoria el poema "Muerte de Soledad Barrett".


Viviste aquí por meses o por años
trazaste aquí una recta de melancolía
que atravesó las vidas y las calles

Hace diez años tu adolescencia fue noticia
te tajearon los muslos porque no quisiste
gritar viva Hitler ni abajo Fidel

Eran otros tiempos y otros escuadrones
pero aquellos tatuajes llenaron ele asombro
a cierto uruguay que vivía en la luna

y claro entonces no podías saber
que de algún modo eras
la prehistoria de ibero

Ahora acribillaron en Recife
tus veintisiete años
de amor templado y pena clandestina

Quizá nunca se sepa cómo ni por qué

Los cables dicen que te resististe
y no habrá más remedio que creerlo
porque lo cierto es que te resistías
con sólo colocárteles en frente
sólo mirarlos
sólo sonreír
sólo cantar cielitos cara al cielo

Con tu imagen segura
con tu pinta muchacha
pudiste ser modelo
actriz
miss Paraguay
carátula
almanaque
quién sabe cuántas cosas!

Pero el abuelo Rafael el viejo anarco
te tironeaba fuertemente la sangre
y vos sentías callada esos tirones

Soledad no viviste en soledad
por eso tu vida no se borra
simplemente se colma de señales

Soledad no moriste en soledad
por eso tu muerte no se llora
simplemente la izamos en el aire

desde ahora la nostalgia será
un viento fiel que hará flamear tu muerte
para que así aparezcan ejemplares y nítido
las franjas de tu vida

Ignoro si estarías
de minifalda o quizá de vaqueros
cuando la ráfaga de pernambuco
acabó con tus sueños completos

por lo menos no habrá sido fácil
cerrar tus grandes ojos claros
tus ojos donde la mejor violencia
se permitía razonables treguas
para volverse increíble bondad

y aunque por fin los hayan clausurado
es probable que aún sigas mirando
soledad compatriota de tres o cuatro pueblos
el limpio futuro por el que vivías
y por el que nunca te negaste a morir.


Mario Benedetti


Se ha publicado un excelente artículo 
de Uraniano Mota a Soledad Barret en Rebelión. Pinche aquí.


P.D.: Daniel Viglietti compuso la canción “Soledad


28 comentarios:

  1. hondo hermoso y profundo como la vida mismas que tanto nos duele

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poema conmovedor y una historia tremenda!!

      Eliminar
  2. Reconozco que no soy de leer poesía. Benedetti me lo han más que recomendado, igual algún día me animo.
    BEsos

    ResponderEliminar
  3. No conocía este poema de Benedetti, poeta cuya vida y obra fue todo un compromiso y un ejemplo a imitar... Gracias amiga Marybel, también por darme a conocer a Soledad Barrett, cuyos ojos siguen abiertos acusando, por toda la eternidad...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así lo pensé cuando lo leí y supe de la historia que encerraba. De alguna manera Benedetti y Daniel Viglietti la inmortalizaron.
      Un abrazo y graciasssss

      Eliminar
  4. Tampoco conocía este bello poema de Benedetti, ni el caso de Soledad. Hay tantos casos como este en nuestra historia; hoy mismo, las chicas mendocinas que murieron en Ecuador serían fuente de inspiración para muchos poemas. El dolor, la muerte, el exilio siguen siendo temas fuertes en nuestra cultura y en nuestras letras. Galeano está también profundamente vinculado a estos temas, y me atrevería a decir que, de algún modo, tomó la posta que le cedió Benedetti.

    Besos y buen finde, Marybel!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tenía conocimiento de lo de estas chicas mendocinas, las noticias sobre Latinoamérica se reducen -cuando las hay- a cinco minutos de noticiario y nos regalan la versión que más conviene...La manipulación mediática es tan descarada, que llegas a dudar de tu intuición.
      Galeano es una de esas personas a las que podría estar escuchando horas y horas. Siempre con un diagnóstico acertado. Pendiente "Espejos".
      Muchas gracias Fer.
      Besos!!

      Eliminar
  5. Durísima la historia de Soledad Barrett y emotivas palabras las dedicadas por Benedetti.
    Triste mundo donde se es capaz de todo por doblegar a los que piensan diferente. Cuanta crueldad.
    Feliz fin de semana Marybel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que más me llamó la atención de esta historia, fue que estaba embarazada y su pareja la traicionó. Muchas crueldad!!
      Feliz domingo Conxita.

      Eliminar
  6. Ese mismo año fue el golpe de Estado de Pinochet en Chile. Desde luego, malos tiempos en América Latina. No conocía la historia de Soledad, el poema creo que lo tengo en una antología (qué tentación). Gracias por compartirlo, saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soledad había heredado el compromiso moral de su abuelo. Tuvo que marcharse de Paraguay por la dictadura, luego lucharía contra el despotismo de Chile y Brasil. Ésta última devoró sus esperanzas. Por desgracia no fue el único caso. Su asesinato fue monstruoso, como lo fue el de Victor Jara y tantos, tantos...
      Un abrazo!!

      Eliminar
  7. Entregado, comprometido, hondo homenaje el que Benedetti rendía a esta luchadora que no se rindió ni ante la muerte. Historias como la suya llenaron las fosas comunes y los mares durante una época convulsa en que las dictaduras militares se “socorrían” mutuamente para “limpiar” Latinoamérica de libertad. Lo peor de todo es que esos crímenes han quedado impunes porque el pueblo siempre tiene “la obligación” de perdonar.
    Comparto con sumo gusto, querida Marybel y te dejo mis mejores deseos para lo que queda de finde. Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al leer tu comentario me vino inevitablemente a la cabeza la muerte absurda de Federico García Lorca, por no haber tenido un funeral y por lo que podia haber creado si le hubieran dado tiempo
      Sin duda, Soledad Barrett, es un verso atravesado por una injusticia.
      Muchas gracias Mayte.
      Un fortísimo abrazo

      Eliminar
  8. Un poema que desgarra por dentro al leerlo y, que al tiempo que se admiran los versos, hace odiar la historia que hay detrás. Benedetti jamás defrauda :))

    Gracias por el descubimiento, Marybel.

    Un beso y feliz domingo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soledad no es tan sólo un caso de asesinato salvaje, es el rostro de todos los que como ella sufrieron en sus carnes la ira de la imposición dictada.
      Muchísimas gracias Julia.
      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  9. Grande Benedetti. Cuando empecé a leer poesía, empecé con él.

    Buena entrega en este mes de marzo y con los ecos del 8 de marzo.

    Un beso trasatlántico, querida Marybel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Gonzalo. Otro abrazo enorme.

      Eliminar
  10. Magnifica entrada, Marybel. No conocía la historia; es bastante triste y vergonzosa. Gracias por compartir conocimiento. un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por compartir tu tiempo e impresión.
      Un placer tus visitas.
      Un beso

      Eliminar
  11. No conocía la historia de Soledad Barret. Un bonito poema el de Benedetti.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  12. De Benedetti casi no leí poesía, pero sí sus cuentos y novelas. Este poema es tremendo, como lo es la historia de Soledad y de tantas mujeres que han luchado por sus convicciones.
    Gracias por compartirlo, Marybel.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La dictadura creía que apagaría su voz. Es obvio que no.
      Muchas gracias Mirella.
      Un abrazo

      Eliminar
  13. Mira "Soledad, la mujer del cabo Anselmo"
    http://www.rebelion.org/noticia.php?id=128553

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me he emocionado al leer tu artículo. Con tu permiso dejo el enlace para quien desee leerlo. Toda esa gente anónima merece ser recordada. Muchísimas gracias Uraniano. Un placer que te hayas detenido en este humilde blog.
      Un saludo

      Eliminar
    2. Gracias, Marybel Galaaz. Mira el origen del libro http://jornalggn.com.br/noticia/urariano-mota-%E2%80%9Creconstrui-soledad-com-guerreiras-da-luta%E2%80%9D
      Abrazos.

      Eliminar
    3. Interesantísima información. Admiro a túa dedicación y reitero o meu máis sincero agradecemento.
      Unha forte aperta!!

      Eliminar