4 de julio de 2020

DIÁLOGO sobre Michel de Montaigne


"Rechazo toda violencia en la educación de un alma tierna que se adiestra para el honor y la libertad" Michel de Montaigne.



17885731947.jpg (600×949)
http://www.acantilado.es/catalogo/los-ensayos/

-¿En qué piensas, cariño?

-En lo que acabo de leer. 

-¿Qué dice que te ha llamado tanto la atención? 

-"No falta razón cuando se dice que aquel que no se siente bastante seguro de su memoria no ha de meterse a mentiroso. Si bien que los gramáticos distinguen entre decir mentira y mentir; y dicen que decir mentira es decir cosa falsa mas considerando uno mismo que es verdadera; y que la definición de la palabra mentir en latín, de donde nació nuestro francés, implica ir contra la conciencia y por consiguiente solo atañe a aquellos que hablan contra lo que saben, a los cuales me refiero." (Montaigne, Ensayos I, 9, p. 78)

-Sigue, me interesa.

- Sigo. "Ahora bien, éstos o se inventan lo esencial y el resto, o disfrazan y alteran un fondo verdadero. Cuando disfrazan y cambian, si se les remite muchas veces a la misma consideración, es difícil que no se descompongan. En efecto, la memoria ha albergado antes la cosa tal como es, y ésta ha quedado impresa en ella por la vía del conocimiento y de la certeza. Por tanto, es difícil que no vuelva a presentarse a la imaginación y no desaloje a la falsedad, que no puede tener una base tan firme ni tan segura, y que las circunstancias del primer aprendizaje, introduciéndose a cada momento en el espíritu, no hagan perder el recuerdo de los añadidos falsos o espurios. En aquello que inventan por completo, dado que no existe ninguna impresión contraria que se oponga a la falsedad, parece que han de temer mucho menos el error. Aun así, también esto, por tratarse de un cuerpo vano e inconsistente, suele escapar a la memoria si no está bien asegurada." (Montaigne, Ensayos I, 9, p. 78)

-¿Quién es el autor?

-Michel de Montaigne, un filósofo, humanista y moralista del siglo XVI. El día que cumplió 38 años colocó una inscripción en la puerta de su biblioteca que rezaba: “Retiro de la vida pública". El autoconfinamiento duró diez años y dió lugar a uno de los géneros literarios más conocidos en nuestro tiempo: el ensayo.


"Los ensayos" es de esos lugares -los libros también son lugares- a los que, una vez conocidos, se vuelve con la perspectiva de encontrar perspicuidad y discernimiento. 


PD: "Canção do mar" de Amália Rodrigues, quizá el fado más hermoso. 


10 comentarios:

  1. He leído que muchos tienen los Ensayos como libro de cabecera. Yo los tengo también pero no los he leído. Por los fragmentos que nos traes sobre la mentira, se puede afirmar que hay en estos textos una extraordinaria sutileza y alambicamiento verbal en el desdoblamiento de argumentos, tanto que me hace pensar en si todos los que dicen que leen a Montaigne, lo hacen realmente. En estos tiempos estamos acostumbrados a prosa simple y lineal, cuanto más elemental, mejor. Esta inteligencia verbal no es propia de nuestro tiempo. Hemos perdido gran capacidad para el lenguaje. Antes, hace siglos, había un gran sentido espontáneo de la retórica entre incluso la gente más llana. Solo hay que ver la complejidad de los diálogos en el teatro del siglo de Oro o en el mismo Shakespeare, cuyo sentido no es sencillo y, sin embargo, veían y comprendía su teatro, el público más popular de su tiempo. Hemos perdido olfato, vista y instinto verbal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sutil observación. Así es, palabras raras o inventadas, nos salen una y otra vez al paso. No dejo de maravillarme la exhuberancia verbal de estos autores, alguno llegó a dominar más de 20000 vocablos. Me conformaría hacerlo con un cuarto menos de palabras.
      Va una pequeña confesión. Siempre soñé con ser escritora y hacerlo como algunos de estos autores que ilustran mis entradas. No puede ser, a la vista está. Sólo soy una simple lectora, selectiva pues no me da la vida para leer todo lo que se me ofrece.
      Hablar de los libros que me maravillan es difícil. Es cómo hacerlo de mí misma, y eso siempre suscita cierta inquietud y deleite aunque suene paradójico. Pues en la escritura y en la lectura muchos creemos encontrar alguna verdad sobre lo que somos.
      Muchas gracias por tu participación.

      Eliminar
  2. Un autor dotado con una mirada lúcida, sin duda.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Llevo todo este 2020 leyendo Los ensayos de Montaigne. Los leo poco a poco, alternándolos con otras lecturas, y creo que voy a poder cumplir mi propósito de terminarlos antes de que acabe el año. Me estoy encontrando muchas perlitas como las que nos has dejado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin prisas. Para Montaigne: "la lentitud abría el camino a la sabiduría y a un espíritu de moderación que compensaba el exceso y el fanatismo que dominaban la Francia de su época”.
      Y tiene razón!!
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Enhorabuena, Marybel, por traer a escena de tu teatro de las ilusiones a Montaigne. Uno de los pináculos del pensamiento occidental sin ningún género dudas y con una vida más que notable como sabio. Lo tengo entre mis asignaturas pendientes, enhorabuena a Lorena, porque me teno que su prosa es muy alambicada, con incensantea jeribeques argumentales, que al lector contemporáneo le son muy ajenos. Es verdad como dice Joselu, que hemos perdido capacidad lingüística.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Los ensayos" de Montaigne son una lectura imprescindible para los interesados en las humanidades. Personalmente creo que es un libro para leer a largo de toda una vida.
      No creo que tengamos menos capacidad lingüística, más bien creo que hemos desviado nuestra atención de la cultura del saber a la cultura del consumo.
      Un abrazo Sergio.

      Eliminar
  5. Es uno de mis libros favoritos (de hecho tengo dos ejemplares de dos ediciones diferentes) y lo leí en un par de años. Pero como bien dices es un libro para toda la vida, para ir leyendo o para leerlo y después releer.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. Montaigne aunque es del siglo XVI sigue siendo muy actual
      Gracias por tu visita.
      Un saludo.

      Eliminar